Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Vía Correo Electrónico

Profesor de la Técnica 105 protesta por el uso del plantel de alumnos de Crimiología de la UPAV

Quiere saber cuándo se tomó esa decisión por cuánto tiempo y bajo qué condiciones

17/01/2012

alcalorpolitico.com

Sr. Director de AL CALOR POLITICO
Estimado Don Joaquín:

Con relación a las dos últimas notas publicadas acerca de la problemática que atraviesan los alumnos de licenciatura de Criminología y Criminalística, deseo expresar mi opinión, solicitándole respetuosamente sea publicada en su ya invaluable medio informativo.

Primero quiero decirles a todos los alumnos de Criminalística que me solidarizo total y completamente con ellos en sus exigencias de recibir clases en un lugar digno. Tienen derecho a ello, incluso aún sin haber pagado colegiaturas. Pero les recuerdo, que ese cumplimiento deben pedirlo a la UPAV y no a la E.S.T 105 o en último caso, hacer la reclamación/ aclaración, al anterior director Alfonso Tirso Arroyo, que fue quien aceptó o hizo el convenio para prestar las instalaciones. La escuela no recibe ningún beneficio con ese ¿alquiler? Ni siquiera para el mantenimiento. ¿Quién sí?.

A continuación manifiesto, sin ambages, mi postura como docente frente al conflicto que actualmente vive la Escuela Secundaria Técnica 105 derivado del uso de sus instalaciones por la Universidad Popular: respaldo firmemente la decisión de recuperar nuestras instalaciones para los fines originales de su creación, que es servir a más de 1500 adolescentes.

Esta institución educativa, fundada hace más de dos décadas, ha atravesado por innumerables conflictos político-laborales, haciéndola presente en la sociedad xalapeña, más por aquellos que por sus logros académicos, que son más y de gran relevancia. Esos conflictos, créame, han tenido su origen en el manejo arbitrario-discrecional de quienes la consideran propiedad y coto privado. Los directores y subdirectores sólo han sido correas fieles o engranes muy bien aceitaditos que cumplen con lo que les imponen desde arriba, sin importarles en lo absoluto la educación, en espera de un ascenso y/o de tener manos libres dentro del plantel.

La decisión asumida por el actual director (Mauricio Jonguitud) y padres de familia de no permitir el ingreso a los alumnos de la licenciatura de Criminología a nuestras instalaciones, en esta ocasión, no es unilateral. Es compartida por el colectivo que labora en la institución, incluso fue una petición directa que se hiciera al licenciado Montero en una de sus visitas al plantel. Pero como se ve, la olvidó.

En una anterior carta, publicada por su diario, informé la ausencia física en el plantel del anterior director Arturo Vázquez y los problemas que se generaban con ella. En esta misiva mencionó textualmente:

“La escuela en su conjunto está deteriorándose gravemente a pesar de los esfuerzos individuales que hace el personal y algunos padres de familia por dar mantenimiento a las instalaciones más próximas: como son pizarrones, cortinas, ventiladores, puertas, sanitarios, laboratorios, mesas, sillas, talleres, ventanas, canchas, equipo deportivo, computadoras, impresoras, techos, instalaciones eléctricas, hidráulicas y de internet, etc. …por cualquier motivo son extraídas mesas y sillas del aula de maestros o de salones y utilizadas para otros fines…
…Otro caso actual, es la ocupación de todo el edificio durante los sábados por la UPAV, para la carrera de Criminalística”

En este último punto, en aquella ocasión, basándome en el Derecho a la información (6º) y en la política de “Transparencia y rendición de cuentas” tan cacareada por las autoridades, solicito respondan las preguntas siguientes:

¿Cuándo se tomó esa decisión y por cuánto tiempo? ¿Bajo qué condiciones?

De igual manera comunico a la autoridad que “los padres y trabajadores ignoran en qué condiciones se cedió el terreno de la escuela para la construcción del edificio de una Inspección, que se nos impuso mañosamente durante un receso escolar”.

Hoy agregaría estas otras preguntas, ¿Se cumplieron con las leyes y reglamentos para la construcción y sesión de espacios educativos o todo fue de “cuatachos”? ¿Hay coordinación entre las autoridades educativas para ejercer sus funciones o todo lo hacen con divina inspiración? ¿Saben que los programas federales de escuela de tiempo completo exigen instalaciones adecuadas o por lo menos disponibles? ¡Conocen que las reformas a Carrera Magisterial impone trabajar 80 horas extracurriculares y para ello se requieren de las instalaciones los sábados y los domingos? ¿Saben que el costo por el mantenimiento lo cargan los padres de familia debido a la abdicación del Estado de esta responsabilidad?.

Como seguramente no obtendré ninguna respuesta, sólo me resta advertir, que la comunidad escolar no desea otro conflicto que afecte el trabajo que venimos desarrollando en armonía. Mucho menos, esperamos confrontarnos con los alumnos de Criminalística.

Pero la decisión, al menos que nos impongan otra mediante amenazas (modus operandi de los políticos dinosauricos) es de recuperar nuestras instalaciones para el servicio docente.

Atentamente
Profr. Jorge Salazar García.