Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Tapetes de lana anudada a mano, con poco reconocimiento en México: Artesano

- Mencionó que pese al trabajo de confección que representa, son pocos quienes aprecian realmente el valor de las piezas
- Trabajan con material importado de Nueva Zelanda y Argentina

Ángeles Godoy Morales Xalapa, Ver. 17/06/2012

alcalorpolitico.com

David Martínez se ha dedicado toda su vida al trabajo de confeccionar tapetes de lana anudada a mano. Esta es una técnica persa que actualmente se utiliza para plasmar diseños mexicanos auténticos.

Pese al trabajo de confección que representa, son pocos quienes aprecian realmente el valor de las piezas elaboradas con lana que les mandan de Nueva Zelanda y Argentina.

Explicó que la lana es importada, debido a que la producida en México se utiliza para hacer casimires, telas. Por ello compran una lana especial que pese al peso que soportan, no se deforma y es apta para fabricar tapetes.

“Trabajamos con 140 mil nudos por metro cuadrado, para hacer un metro cuadrado lo trabajamos un mes, ocho horas al día. Somos de Perote y anteriormente había una asociación, ahorita somos libres”.

Detalló que son entre 50 y 60 artesanos quienes se dedican a esta actividad y quienes se apoyan cuando tienen que sacar algún pedido muy grande.

Afirmó que una de las problemáticas que viven es para comercializar ya que en el mercado se encuentran con tapetes de máquina que son muy baratos, pese a que la calidad es inferior.

“Un tapete que nosotros confeccionamos tiene una durabilidad calculada de más de 60 años, dependiendo el uso que se le dé; mientras que un tapete facturado en máquina le dura uno o dos años”.

Añadió que también les preocupa que los jóvenes no sientan interés por acercarse a este modo de vida artesanal.

“Esto hay sólo dos lugares donde se elabora el tapete, Temoaya en el Estado de México y nosotros aquí en Veracruz. Por eso mi intención ha sido dar cursos para que esto no muera porque tiende a desaparecer”.

De ahí que en sus diseños plasmes imágenes de diversas culturas del país, así se pueden encontrar escenas huicholas, oaxaqueñas, tlaxcaltecas, mexiquenses, poblanas y por supuesto, veracruzanas.

Respecto a los precios indicó que compiten con los de tapetes chinos y persas, por lo que son algo elevados. El tapete más pequeño de 40 por 60 centímetros lo dan en 2 mil 500 pesos. Uno de los más grandes de 1.80 x 2.60 centímetros, cuesta 23 mil pesos.

“Es un trabajo de ocho meses y el más grande que elaboramos que es de 2.70 por 3.60, está alrededor de 100 mil pesos, pero es un trabajo de un año”.

El artesano precisó que sus tapetes tienen gran mercado en el extranjero, ya que los precios les parecen más accesibles que los chinos o persas. Incluso son capaces de dar mantenimiento a tapetes que no fabricaron ellos.

Los artesanos de tapetes de Perote han acudido a diversas ferias en la entidad; por ello el llamado a la gente para que se acerque a conocerlos y no dejen que esta tradición aprendida en el Oriente, se pierda.

“Son tapetes totalmente hechos a mano, nudo por nudo. Hay algunos diseños que implican más trabajo, pero es todo un arte y sería una tristeza que desapareciera, no sólo es de la región sino del país la cultura que estamos preservando”, concluyó.