Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Aclara Delegado del IMSS-Norte que la paciente de la clínica 57 llegó muerta

- No hubo espera ni negativa para dar el servicio médico, su muerte la certificó el Ministerio Público
- Pone a disposición de los familiares los servicios funerarios de la institución

Ángeles González Ceballos Xalapa, Ver. 15/11/2012

alcalorpolitico.com

Tras el fallecimiento de una mujer al llegar a la clínica 57 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) “Adolfo Ruiz Cortines” en la ciudad de Veracruz, el delegado Víctor Octavio Pérez del Valle Ibarra, aclara que la paciente llegó lamentablemente muerta, por lo que el médico que se acercó al vehículo a recibirla se dio cuenta de ello y procedió a esperar al Ministerio Público para los cauces legales correspondientes.

“Queda la duda de que murió dentro del taxi esperando a que alguien la atendiera y la verdad es que no estuvo esperando, murió dentro del taxi y ya no la pasaron al interior porque ahí en el taxi cuando iban a bajarla se dieron cuenta que lamentablemente había fallecido. El taxista lo dice, no estuvo esperando un minuto, tres minutos, con la paciente muriendo para que después la negaran. No se niega un paciente al Instituto cuando llega en gravedad”, afirmó.

Este miércoles se acusó que por presunta burocracia y falta de humanidad, la señora María Luisa García Jiménez de 62 años de edad, enferma de diabetes, perdió la vida de un infarto al corazón en el interior del taxi económico 574, debido a la cerrazón para no ser atendida en urgencias médicas de dicha clínica.

En el estacionamiento de la clínica llegó el taxi, tipo Chevy, con placas de circulación 5762-XCX, económico 574, manejado por José Antonio Bravo, en donde iba la enferma con su pareja.

Presuntamente los médicos del Seguro Social se negaron a atender a la señora, quien padecía de diabetes y necesitaba ser valorada de un infarto al corazón, pereciendo dentro de la unidad de alquiler.

“La paciente ya había fallecido, lo que procede por ley es que el Ministerio Público llegue, de fe y el médico particular que la estaba tratando entregue el certificado médico, no la institución. La institución no la recibió no porque no quisiera, sino porque llegó fallecida. El taxista está consciente de esa situación y nos lo hace saber y ahí está el nombre del taxista en las declaraciones de la familia. El vigilante vio que la señora estaba muerta cuando llegaron”, añadió.

Víctor Octavio Pérez del Valle Ibarra entendió la pena de los familiares que llegaron después de que su madre había fallecido, pero insistió en que no fue por negligencia médica, ni por dilación en la atención una vez que arribó al nosocomio y para ello se llevaron a cabo investigaciones inmediatas y profundas para descartar las acusaciones.

“A mí sí me indignó porque al Seguro Social mucho nos ha costado mejorar la imagen y lo hemos estado logrando paulatinamente para que una situación como esta nos tire al suelo todo lo que hemos hecho. Investigamos profundamente. La señora llegó muerta, fue valorada en el interior del vehículo porque fueron a prestarle la atención, tan no se le negó que salieron a prestarle atención, pero se dieron cuenta que ya había fallecido”, abundó.

Comprendió también la molestia y el dolor de los familiares porque no llegaba el Ministerio Público y por lo tanto no podían trasladar el cuerpo de su madre.

Fue ahí cuando se puso a las órdenes de los familiares para otorgarles el servicio funerario si es que no cuentan con éste, aunque aclaró, no es como respuesta-responsabilidad, sino como un apoyo solidario.
  • Seminario
  • La Parroquia Xalapa
  • Casas Murano