Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Félix Báez y la amistad

Por: Guillermo H. Zúñiga Martínez

24/03/2012

alcalorpolitico.com

Pocos lo logran, porque no es sencillo; muchos no convocan por temor a ser desairados; otros invitan, pero a quienes han prodigado ayudas o colmado de favores, o cuando ofrecen más esperanzas. Para hacerlo, se requiere haber sembrado instantes de gratitud, recuerdos y emociones.

No sabía a qué iba; en realidad ignoraba el motivo de la invitación. Llegué puntualmente a La Pérgola; sólo estaba mi amigo acompañado de su hija Ixchel. Félix me dijo: “Gracias por venir, toma asiento”.

Ese día había nacido la primavera, el verdor de la naturaleza era más profundo y reluciente; el aire tibio acariciaba los rostros. Las sonrisas estaban a flor de piel y los ojos de algunas mujeres presentes en la parte baja del restaurante, como los de Ema Rodríguez Cañada, eran límpidos y expresivos. A ella y a sus amigas les deseé buen provecho.

Al correr los minutos, llegaban al encuentro distintos intelectuales, hombres y mujeres destacados en el quehacer académico, la literatura, la poesía, la investigación científica, todos reconocidos por su trayectoria y su valiosa contribución a la cultura nacional; era un desfile de prestigio social y universitario. Después de las diez de la mañana hubo necesidad de pedir más sillas, el número de asistentes había sobrepasado las expectativas.

Me correspondió estar al lado de Juan José Barrientos y Jorge E. Brash. El primero, el mejor especialista sobre el legado que nos dejó el argentino Jorge Luis Borges y, además, escritor espléndido. Jorge, poeta xalapeño extraordinario, le confesó que lo leía en Internet y aprovechó el momento para felicitarlo por el blog que ha creado y que se consulta en la barra con el nombre de trapeciolibre.com. Allí mismo consulté el Ipad, anoté la dirección y abrí la página; junto al autor leí dos artículos formidables: “Por Tren en California” y “Una Tarántula Inofensiva”.

Cuando la mesa cuadrangular estaba repleta de invitados, se escuchaba sólo el murmullo de diversas conversaciones; de repente una voz familiar, la de Rafael Arias, quien fungió -luego me enteré- como improvisado maestro de ceremonias, pidió la atención de todos, y dijo que simplemente era una reunión de amigos en torno a Félix Báez Jorge. De inmediato, le concedió el uso de la palabra al arqueólogo Sergio Vázquez Zárate, quien, entre otras afirmaciones, señaló que:

“Félix Báez Jorge es Antropólogo social, egresado de la Universidad Veracruzana; realizó estudios de doctorado en Etnohistoria en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Obtuvo el grado de doctor en Historia Contemporánea por la Universidad del País Vasco.

Desde 1990 es miembro del Sistema Nacional de Investigadores y actualmente pertenece al nivel III. Es miembro regular de la Academia Mexicana de las Ciencias. Ha recibido varias distinciones, entre las cuales pueden citarse la beca John Simon Guggenheim Memorial Foundation que recibió en 1984, la condecoración El Cóndor de los Andes (1985) y de la Medalla Gonzalo Aguirre Beltrán al Mérito Académico (2000).”

Fue muy singular y emotivo que el propio Félix mostrara a los invitados el libro que le editó el Dr. Gonzalo Aguirre Beltrán en el año de 1972: Los Zoque-Popolucas, y también su obra titulada Zempoala, publicada por el fondo de Cultura Económica y el Colegio de México en este año 2012.

El motivo de este encuentro fue muy interesante porque se recordó que hace cuarenta años el anfitrión divulgó su primera obra. Lo observé muy contento por sentir el afecto y reconocimiento de sus amistades.

En la intervención del doctor Báez, dijo que le hubiese gustado que los presentes hablaran tan siquiera un minuto pero que iba a ser demasiado, por lo que aprovechó la oportunidad para anunciar que está realizando algunos hallazgos para ser divulgados en estos meses. Seguramente será interesante conocerlos por la importancia de los enfoques originales que tan destacado estudioso de la antropología y de los pueblos indígenas de Veracruz, les imprime.

La reunión de cuarenta y cinco universitarios sobresalientes consistió en resaltar y reconocer su obra trascendente porque, en verdad, es un creador de tesis fundamentales en la antropología y un valor político, cuya sola presencia puede prestigiar a cualquier régimen.

Asistí como amigo y como lector que ha disfrutado plenamente algunas obras de este talento que vive entre nosotros y que es el antropólogo Félix Báez Jorge. Felicidades.

zmgh12@gmail.com