Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Lo que viene

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

09/07/2012

alcalorpolitico.com

Ahora que oficialmente se ha declarado a Enrique Peña Nieto virtual triunfador de la elección presidencial, en algunos sectores sociales antipriistas comienzan a preguntar con qué militantes del PRI pretenderá el mexiquense gobernar al país.
 
Y es que con el lanzamiento de la candidatura de Peña se hizo creer al electorado que el ex gobernador del Estado de México representa a una nueva generación de priistas, tal como lo manejó también el ex presidente Vicente Fox para promover a favor del abanderado del PRI el voto útil entre los panistas desencantados de la candidata Josefina Vázquez Mota.
 
En Veracruz también existe expectación por saber qué veracruzanos podrían formar parte de la próxima administración federal, pues aunque en el cómputo oficial Peña quedó ligeramente debajo de la abanderada del PAN, el priismo local consiguió acortar la brecha en la votación presidencial ya que hace seis años cayó hasta el tercer lugar con Roberto Madrazo.
 
Además, a diferencia de 2006, ahora el PRI del gobernador Javier Duarte logró ganar 15 de las 21 diputaciones federales de mayoría relativa y las dos senadurías.
 
Pero hasta ahora no se sabe de ningún veracruzano que pudiera formar parte del gabinete peñista.
 
Sin embargo, no son pocos los que se frotan las manos por ocupar las delegaciones federales en Veracruz que en algunos casos, como la de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), manejan anualmente más presupuesto que el gobierno estatal.
 
Las delegaciones del gobierno federal, como ya lo demostró también el PAN en los 12 años que estuvo en el poder, serán claves para fortalecer regionalmente al partido gobernante.
 
No se trata de nada nuevo. Es la misma estrategia que a través del Programa Nacional de Solidaridad (Pronasol) desplegó el presidente Carlos Salinas de Gortari en los tres primeros años de su administración. Como se recordará, luego de la polémica elección presidencial de julio de 1988, en la elección federal intermedia de 1991 el PRI salinista arrasó con “carro completo” en los 300 distritos electorales del país, lo que le permitió al mandatario sacar las reformas constitucionales comprometidas con la Iglesia Católica y otros poderes fácticos que legitimaron su Presidencia impugnada por los neocardenistas.
 
En Veracruz, a pesar del empuje del gobernador Javier Duarte, Peña logró una alta votación pero no pudo ganar la elección presidencial.
 
Una de las realidades que evidenció este resultado electoral es que algunos liderazgos regionales en los que se apoyó la campaña de Peña ya están políticamente desgastados en la entidad.
 
Esta situación deberá analizarla cuidadosamente y con gran sentido autocrítico el gobernador Duarte de Ochoa y los directivos del Revolucionario Institucional si quieren mejorar el saldo en las elecciones locales del año próximo, en las que se elegirán 50 diputados a la LXIII Legislatura del estado y se renovarán los 212 Ayuntamientos cuyas administraciones a partir de ahora serán de cuatro años.
 
Peña fue vencido en la mitad de los 21 distritos del estado por la candidata del PAN y el del Movimiento Progresista (PRD-PT-Movimiento Ciudadano). Pero hubo otras circunscripciones en las que se observó que los grupos de poder alineados con el PRI ya no tienen el mismo control y ascendiente sobre el electorado.
 
En el distrito de Acayucan, por ejemplo, Peña ganó por una diferencia de casi 8 mil 700 votos a Vázquez Mota y por más de 40 mil a López Obrador. Pero en la cabecera distrital, donde gobiernan alternadamente desde hace doce años las dos hijas del extinto cacique Cirilo Vázquez Lagunes, el mexiquense sólo pudo ganar por 208 votos (13 mil 669 contra 13 mil 461) a la abanderada del PAN. La mayor parte de su ventaja la sacó el candidato presidencial del PRI en los otros 9 de los 11 municipios que integran dicha circunscripción, pues sólo en el de San Juan Evangelista –uno de los cuatro gobernados por el partido tricolor– perdió ante la panista por un mil 147 sufragios.
 
Por supuesto que en la elección local de 2013 el PAN ya no va a disponer de los mismos recursos ni va a operar los programas asistenciales del gobierno federal como el de “Oportunidades”, cuyos padrones de beneficiarios habrían sido manipulados para favorecer electoralmente al partido blanquiazul y a sus candidatos. Pero también será importante saber con qué operadores va a maniobrar ahora el PRI. Y es que otra de las lecciones que dejaron estos comicios a priistas como el ex secretario de Gobierno y procurador Reynaldo Escobar Pérez, quien fue relegado hasta el tercer lugar en el distrito de Xalapa Urbano, es que una votación tampoco se gana sólo con carretadas de dinero y propaganda apabullante.
 
Algo les debió compartir al respecto el gobernador Javier Duarte a sus colaboradores en la reunión de gabinete convocada la tarde de este viernes 6 en Palacio de Gobierno, pues paradójicamente lo que viene son tiempos difíciles por la turbulencia social y otros retos que habrá de enfrentar el PRI luego de haber recuperado la Presidencia de la República.
 
EL ‘NUEVO PRI’
 
Un lector nos envió la siguiente carta en la que cuestiona precisamente al “nuevo PRI”, aludiendo la actuación que como procurador general de Justicia del Estado desempeñó el sexenio anterior el licenciado Salvador Mikel Rivera, quien en este proceso electoral federal ha representado al PRI ante la Junta Local del IFE. La misiva dice textualmente:
 
“Entre febrero y abril del 2009 la prensa cuestionaba al juez Urbino Alcaraz García, juez primero de Primera Instancia del distrito de Papantla, porque acuerda dejar sin efecto la orden de aprehensión en contra de Basilio Picazo Pérez (ex alcalde de Coyutla) por petición directa del C. Procurador del Estado (Salvador Mikel), siendo que no existían razones legales y válidas para ello (asesinos materiales confesos y sentenciados).
 
“Incluso el Juez mismo denotó en su escrito de revocación que cedía a la petición del Procurador de Justicia Salvador Mikel porque la petición del Procurador se sustentaba en el Artículo 208 del Código de Procedimientos Penales (un artículo aberrante feudal que queda a discreción del Gobierno del Estado, pero que a su juicio no se fundamentaba en lo absoluto).
 
“Ante los cuestionamientos de los medios, Mikel Rivera sólo atinó a responder que la revocación se sustentaba en que ya habían pasado cuatro años desde que se obsequió la orden de aprehensión en contra de Basilio Picazo Pérez por homicidio doloso calificado en agravio del ex síndico de su Comuna (cuando fue presidente municipal por el PRI) Miguel Alfonso Vázquez y no había sido posible ubicarlo (en el Totonacapan todos sabían dónde estaba), así que quitándole la orden de aprehensión se espera que haya otras condiciones que permitan su ubicación y así volver a girar una nueva orden de aprehensión. (…) Pocos meses después apareció el susodicho, casi no salía de su casa en Coyutla y actualmente ya apareció en los diarios acompañando a la candidata del PRI a la diputación por el distrito de Papantla y acompañó a los candidatos al Senado en sus recorridos en la sierra Totonaca (fotos de los candidatos en Facebook) y pregona que él será nuevamente candidato del PRI en el 2013. ¿Este es el nuevo PRI que tanto presumen?
 
“Un antecedente curioso que comentaron los coyutecos en el 2009 es que en el domicilio de la familia Picazo Pérez (siempre pintada de rojo y con las oficinas del PRI municipal en la misma), empezaron a pintar las paredes de azul panista, lo cual dio sustento a los comentarios que se sabían hacían alusión del acercamiento al PAN de un grupúsculo político conocido como ‘Totonacapan’ ─integrado por Rómulo Salazar (tío de uno de los asesinos materiales ya confesos y sentenciados a 29 años), Guillermo Zorrilla y los hermanos Picazo Pérez, entre otros─, pero a los pocos días de pronto pintan de nuevo la casa... pero de color rojo y semanas después sale a la luz pública la revocación de la orden de aprehensión en contra de Basilio Picazo Pérez, y su esposa es nombrada candidata del PRI a la presidencia municipal de Coyutla, siendo derrotada por un candidato del PAN”.
 
Servido.

Columnas recientes