Ir a Menú

Ir a Contenido

Conaefo

Columnas y artículos de opinión

Amadeo 2-PGR 0

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

21/08/2012

alcalorpolitico.com

A principios de abril de este año, cuando estaba en su apogeo el escándalo por los 25 millones de pesos en efectivo que les fueron incautados por la policía federal a dos empleados del gobierno de Veracruz en el aeropuerto de Toluca, el procurador general de Justicia del estado, Felipe Amadeo Flores Espinosa, dio un golpe espectacular que inclusive sorprendió a la titular de la Procuraduría General de la República, Marisela Morales Ibáñez, cuya ratificación al frente de la PGR había apoyado exactamente un año antes el veterano priista de Cotaxtla como diputado a la LXI Legislatura federal.

Y es que por la vía institucional, mediante oficio, Flores Espinosa había solicitado a la procuradora Morales el reembolso de ese dinero salido tres meses atrás de las arcas del gobierno del estado. La solicitud del fiscal veracruzano se hizo basándose en un peritaje que la propia PGR había realizado y en el cual se dictaminaba que el origen de los recursos asegurados era totalmente lícito.

Las autoridades federales ya no pudieron retener más los 25 millones requisados desde el 30 de enero, y los cuales habían sido reclamados públicamente por otros funcionarios estatales y diputados locales del PRI pero de manera infructuosa.

Según trascendió en su momento, ante el riesgo de incurrir en el incumplimiento de un deber legal, la procuradora Morales le expuso el caso a su jefe, el presidente Felipe Calderón, quien hasta entonces seguía negándose a que se hiciera lo legalmente conducente.

Fue hasta el 21 de abril, luego de haber presidido la ceremonia conmemorativa del 98 aniversario de la Defensa del Puerto de Veracruz y Jura de Bandera de los Cadetes de Nuevo Ingreso a la Heroica Escuela Naval Militar, de Antón Lizardo, cuando al despedir a Calderón en la Base Aeronaval de Veracruz, el gobernador Javier Duarte de Ochoa le habría abordado este asunto que, para ser destrabado, sólo se requería de la voluntad política del mandatario mexicano.

El Presidente accedió a la petición del gobernador de Veracruz. Sin embargo, los recursos fueron liberados hasta mediados del mes siguiente.

Entrevistado por representantes de varios medios de comunicación en su despacho de la Secretaría de Finanzas y Planeación, Tomás Ruiz González mostró la copia de un cheque emitido el 15 de mayo por el Servicio de Administración Tributaria y Enajenación de Bienes. El titular de la Sefiplan confirmó que la PGR había entregado al gobierno de Veracruz los 24 millones 990 mil pesos decomisados en enero de este año en el aeropuerto de Toluca, “más intereses”.

“Desde el principio dijimos y acreditamos el uso lícito de los recursos”, dijo Ruiz a los reporteros. Y en efecto así fue, pero ese dinero que estaba destinado a liquidar los adeudos contraídos con prestadores de servicios contratados para la celebración de la Cumbre Tajín en Papantla, las fiestas de la Candelaria en Tlacotalpan y para el Carnaval del puerto de Veracruz fue liberado hasta que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) hizo la solicitud formal anexando una copia fotostática certificada de un peritaje practicado por la propia PGR, el cual confirmaba la licitud de los casi 25 millones de pesos asegurados a dos funcionarios veracruzanos que los transportaron vía aérea en un par de maletas.

¿Cómo obtuvo Amadeo Flores ese importantísimo documento interno de la PGR? Ese es el gran secreto que el procurador duartista jamás va a revelar.

Ahora, el titular de la PGJE acaba de dar otro campanazo que lo ha puesto en el ojo del huracán por un delicado asunto que le compete también a la PGR: el esclarecimiento de los homicidios de cuatro trabajadores de medios de comunicación del puerto de Veracruz y uno de Xalapa, los cuales habrían sido ejecutados por un grupo del crimen organizado que le disputa a otro el control de la entidad.

El abogado nativo de Cotaxtla está siendo duramente cuestionado por las pesquisas derivadas de la detención de una célula delincuencial del autodenominado Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), encabezada por Isaías Flores Pineda, alias “El Cronos” y/o “El Rayito” y/o “El Maniaco”, presunto jefe de plaza en Veracruz y Boca del Río, cuya captura y la de sus cómplices permitió esclarecer un total de 36 crímenes cometidos en la zona conurbada en los últimos ocho meses, entre ellos los de cuatro comunicadores.

Según trascendió, Flores Espinosa logró tener acceso a la declaración ministerial que el sicario del cártel jalisciense había rendido inicialmente ante la PGR, cuyos fiscales, de manera inexplicable, no ahondaron en el asunto de los reporteros veracruzanos ejecutados, cuyo caso emergió debido a que uno de los detenidos poseía documentos personales de una de las víctimas.

No obstante que representantes de la Fiscalía del estado no pudieron interrogar a “El Cronos”, pues la Secretaría de Marina lo trasladó de inmediato a la ciudad de México para ponerlo a disposición de la Subsecretaría de Investigaciones Especializadas en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR que lo mantuvo totalmente aislado bajo arraigo, Amadeo Flores, con base en lo dicho por el presunto jefe de plaza del CJNG, posteriormente les tomó la declaración a los otros delincuentes retenidos en Veracruz, los cuales ratificaron lo revelado por el capo.

Además, la PGJE cuenta con otras declaraciones rendidas por testigos cuyo anonimato debe mantener obviamente en absoluta secrecía por su propia seguridad personal.

Los detractores de la administración duartista buscan desacreditar al procurador local aduciendo que se precipitó, que fue un madruguete del gobierno de Javier Duarte para sacudirse esta papa caliente y, que en todo caso, se trató de un simple “golpe de suerte”. Pero hasta el comandante de la Tercera Zona Naval, Víctor Manuel Gamboa Carvallo, avaló la seriedad de las investigaciones desprendidas de la captura realizada por elementos de la Marina Armada de México.

Sin embargo, “haiga sido como haiga sido” –Felipe Calderón dixit–, lo cierto es que Flores Espinosa ha obligado a que la PGR atraiga de manera tardía este caso que originalmente pasó por sus manos y que al parecer pretendió evadir por supuestos intereses políticos, tal y como también la administración federal en poder del PAN explotó mediáticamente el asunto de los 25 millones de pesos asegurados en enero a dos empleados del gobierno priista de Veracruz, recursos que al final tuvieron que reembolsar de manera forzada al gobernador Duarte luego de que Amadeo les prensó los dedos en el marco de la puerta.

Por eso la embestida de Televisa y otros medios impresos afines al calderonismo en contra de Javier Duarte y su procurador.

Columnas recientes