Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La Copipev: por una reforma integral

Espacio Ciudadano

Por: Jorge E. Lara de la Fraga

29/08/2012

alcalorpolitico.com

“Vamos por un IPE fortalecido; no se justifican ajustes superficiales.
Urge transparencia, no opacidad…”

He tenido problemas con mi descanso nocturno. A lo mejor “me llevo” a la cama mis tensiones y problemas y no logro un reposo pleno. Hace unos días, de manera excepcional, tuve un agradable sueño pues me vi envuelto en un escenario singular donde observaba que el Instituto de Pensiones del Estado se regía con absoluta transparencia en el manejo financiero, había una representación democrática de trabajadores y pensionistas en su Consejo Directivo y se enjuiciaba a los responsables de actos de corrupción o de ineficiencia administrativa; aunado a ello, la “caja chica” era mera ficción, se proyectaba en el organismo respectivo un respeto pleno a su normatividad interna, operaba un comité de vigilancia autónomo y las auditorías externas eran el pan nuestro de cada día. Tanto los activos como los pensionados estaban atentos y complacidos por la buena organización y funcionamiento de dicho modelo solidario. En esas estaba cuando el sonido insistente de un auricular telefónico interrumpió mi fantasía; me levanté sobresaltado y después de contestar la llamada, entendí de sopetón que la realidad del IPE es bastante diferente a mis evocaciones oníricas.

En días pasados, mientras el titular del IPE, el Lic. Armando Adriano Fabre, declaraba con optimismo que habrá Instituto por varias décadas más, el integrante del Consejo de Administración del referido organismo, C. Enrique Levet Gorozpe, enfatizó que la institución amerita de una redefinición, la cual tiene que surgir desde el interior del IPE; cualquiera que sea debe realizarse para mejorar sus condiciones y garantizar en el devenir pensiones dignas a los derechohabientes. Agregó: “Esto requiere de un esfuerzo, un análisis y un estudio de todos los que estamos involucrados. Tenemos que avanzar y para ello contaremos con la solidaridad de todos, siempre y cuando se presenten propuestas que surjan de las mismas bases”. Sostuvo que el Instituto no está quebrado, pero sí en una situación crítica, de riesgo. Insistió que tanto los activos como los jubilados deben estar consientes de la necesidad de hacer una reforma, de ver hacia el futuro.

Los integrantes de la Coalición de Pensionistas del IPE del Estado de Veracruz (COPIPEV) no hemos quitado “el dedo del renglón” y hemos insistido en que se aclare la actual situación financiera del Instituto, que aflore la transparencia, la rendición de cuentas y que los pensionados tengan la oportunidad de intervenir en la toma de decisiones para reestructurar a fondo dicho organismo. La dirección colegiada de la COPIPEV afirma: “Algunas voces ponen el acento en que la inviabilidad financiera del IPE se origina en la opacidad, la corrupción y la impunidad que históricamente han erosionado al Instituto… Sin menoscabo de lo anterior, el estudio serio del problema financiero del IPE llevaría a concluir, con datos sólidos, que el mal es estructural, multicausal, está cruzado por variables demográficas, políticas, fiscales, etc. Nuestra visión es que aun en un escenario técnica, política y éticamente incuestionable, el resultado sería similar. Con declaraciones públicas y datos aportados por algunos de los propios integrantes del Consejo Directivo del IPE, se puede afirmar que éste está sumido en una crisis financiera grave. Es una bomba de tiempo a corto plazo, que puede estallar…”

El gobierno estatal, por lo que se ve, pretende superar la problemática existente con medidas un tanto ligeras y cosméticas, tales como incrementar las aportaciones de los derechohabientes, establecer topes pensionarios y modificar la edad jubilatoria, pero no llevar al cabo transformaciones en la normatividad, estructura y organización del modelo solidario. Habrá que enfatizarles a las autoridades que urge una evaluación integral del caso para de ahí derivar una serie de políticas que propicien la pertinente estabilidad y la viabilidad financiera del IPE. Al respecto, la COPIPEV plantea básicamente lo siguiente: Es esencial conocer e informar fidedignamente el estado financiero del Instituto; es impostergable iniciar los trabajos para una reforma estructural del IPE; la reforma debe tener como base la información suficiente, clara y pertinente para todos los involucrados; todo cambio que pudiera modificar el modelo vigente debe ser planteado y analizado en los foros posibles y la reforma, por la complejidad que implica, exige la participación de expertos en la materia. Ahora o nunca, esa es la tarea o compromiso primordial.

Columnas recientes