Ir a Menú

Ir a Contenido

Conaefo

Columnas y artículos de opinión

Una verdadera representante popular

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

14/09/2012

alcalorpolitico.com

Es una voz valiente. Es una voz responsable, sin duda. Mejor, es una voz de mujer. Sorprendente y gratamente se trata de la voz de una diputada local priista, de –queda plenamente comprobado– una verdadera representante popular, alguien que asume con toda seriedad la representación que le dieron los veracruzanos (es legisladora de representación proporcional, o sea, plurinominal, algo que también honra y justifica) y que a ojos de ciudadano se merece el respeto, el reconocimiento y todo el respaldo de los veracruzanos, sean del partido político que sean.

Olga Lidia Robles Arévalo, panuquense ella, huasteca, ex presidenta municipal de Pánuco, ex subprocuradora de Justicia del Estado en el sexenio anterior, actualmente secretaria de la Comisión de Gobernación y vocal de la de Justicia y Puntos Constitucionales del Congreso local, salió ayer a confirmar públicamente que en la zona de la Huasteca sí se está integrando un movimiento de resistencia civil armado para combatir al crimen organizado.

Su declaración la hizo con base en un argumento sólido e irrebatible: “… nosotros los legisladores tenemos el termómetro de lo que pasa en la zona norte y somos los que tenemos que decir alerta a las autoridades…”. Citó Pánuco pero también Tantoyuca.

Ante señalamientos como el de Olga, es de desearse que no solo no se le reprenda políticamente, sino incluso que se le proteja, pues es claro que su intención no tiene otro propósito más que el de alertar a las autoridades civiles y militares de que sí hay un movimiento ciudadano armado en formación, pues con anterioridad, ante una versión en ese sentido, se salió a decir que no se tenía conocimiento de ello.

Existe una campaña solicitando a los ciudadanos que denuncien en forma anónima cualquier conocimiento que tengan de un probable acto delictivo, y Olga Lidia Robles Arévalo, como ciudadana y como diputada local, ha atendido el llamado cuando denuncia el clima que se vive en la huasteca y que afecta a sus paisanos.

En su declaración a la prensa, no se advierte en la diputada local otro propósito más que mostrar la preocupación que existe en la demarcación de la que es originaria por la inseguridad que priva e incluso hace un reconocimiento a las acciones del secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, así como a los gobiernos federal y estatal, aunque señala que no es suficiente.

En justicia, debe reconocerse que el martes pasado el Gobierno del Estado, a través del secretario de Gobierno Gerardo Buganza Salmerón y del propio titular de Seguridad Pública Arturo Bermúdez Zurita, anunció que a partir del próximo lunes comenzará a funcionar en la zona en mención el programa Tantoyuca Seguro, además de que el comandante de la Sexta Región Militar, René Carlos Aguilar Páez, informó que el Ejército tiene asignados allá un centenar de elementos, que se incrementarán con la construcción de un cuartel militar, que ya también ha dado inicio.

De lo que debe tratarse ahora no es de ver el asunto como un problema de competencia declarativa, de instancias, sino de abordarlo en conjunto, autoridades civiles y militares, legisladores y ciudadanos, pues es indudable que el problema de la inseguridad persiste y que nos afecta a todos. Que tampoco es un problema privativo de Veracruz.

Precisamente ayer se informó que el Presidente electo, Enrique Peña Nieto, visitó la Residencia Oficial de Los Pinos, donde celebró una reunión con el Mandatario saliente Felipe Calderón para abordar los temas de seguridad a fin de compartir un diagnóstico de la situación en el país. "Durante el encuentro, intercambiaron puntos de vista sobre los avances y retos en materia de seguridad. El Presidente Calderón hizo un recuento de los alcances de la Estrategia Nacional de Seguridad y expresó su reconocimiento al esfuerzo extraordinario realizado por las Fuerzas Federales en la construcción del México Seguro", informó la Presidencia de la República.

Para que fuera de agenda el Presidente entrante y el saliente se hayan reunido en forma extraordinaria para abordar exclusivamente el tema de la seguridad-inseguridad, entonces es que la situación, el pulso que deben tener de la situación que priva en el país debe ser preocupante. Los hechos que diario ocurren y de los que va dando cuenta la prensa, no dejan lugar a dudas. Pero debe reconocerse que por encima de militancias políticas están actuando con responsabilidad ante un grave problema.

Por lo que hace a Veracruz, no se debe olvidar que el pasado 4 de abril, durante un acto en el tradicional Café de la Parroquia, el entonces candidato presidencial Peña Nieto firmó ante notario público el compromiso de mantener a la policía naval velando por la seguridad de los habitantes de Veracruz, el tiempo que sea necesario. “Aseguró que ante la situación de violencia que se ha generado en varias entidades del país y que afecta al estado de Veracruz, mantendrá la presencia, respaldo y apoyo de la policía naval en tanto no regresen las condiciones de orden y tranquilidad a los ciudadanos”, se dijo entonces en un boletín de prensa oficial.

Pero también debe reconocerse que ya desde la noche del 10 de agosto de 2011 el gobernador Javier Duarte de Ochoa había sorprendido a los veracruzanos cuando primero a través de una cadena estatal de radio y luego a través de la televisión admitió públicamente, sin tapujos: “En los últimos días hemos sido testigos de acontecimientos que han afectado la convivencia armónica de nuestra sociedad. Eventos que reflejan la presencia de grupos delictivos que realizan actividades criminales en diversos puntos del territorio”. Lo relevante fue que por primera vez, y a mi juicio en forma responsable, reconoció una realidad que hasta entonces oficialmente se había venido negando que existiera.

“En Veracruz, los delincuentes, sin importar su origen ni el grupo al que pertenezcan, no encontrarán tierra fértil para realizar sus actividades ilícitas. Se les combatirá con toda la fuerza del imperio de la ley”, proclamó entonces. La batalla, es cierto, se viene dando, con la participación del Ejército, la Marina, la Policía Federal y la de estatal de Seguridad Pública, con más éxito en algunas regiones o en algunas ciudades que en otras.

Si el problema no se ve fácil de resolver en todo el país con todo el poder de la fuerza pública de la Federación, Veracruz es reflejo de ello y en la solución debemos participar todos, los ciudadanos dando nuestro respaldo a las autoridades y éstas actuando con responsabilidad dentro de la que cabe la denuncia pública, como lo acaba de hacer la diputada Olga Lidia Robles Arévalo.

Por lo demás, habrá que ver qué actitud toman ahora respecto de su compañera los demás diputados locales del PRI e incluso la dirigencia estatal misma de su partido, que si quiere ganar las elecciones del próximo año, la huasteca panuquense le acaba de poner una muestra de lo que se debe hacer y cómo se debe hacer: con los calzones bien puestos, pero, sobre todo, atendiendo, interpretando y alzando la voz de sus representados. Tan sencillo como eso.

Columnas recientes