Ir a Menú

Ir a Contenido

cuentos TETRAS

Columnas y artículos de opinión

Xalapa, la joya de la corona

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

20/09/2012

alcalorpolitico.com

El 9 de julio pasado, apenas habían pasado las elecciones presidenciales y federales, publiqué en “Prosa aprisa” (“La comida con calderón, de reproches”): “El panismo histórico, los que se consideran panistas puros, se han reagrupado ya para mantener el control de la dirigencia estatal al precio que sea. Por lo pronto, van contra los Yunes Linares-Márquez, sobre todo ahora que ya algunos como el todavía delegado de la Sedesol, el coatepecano Abel Cuevas Melo, anda presumiendo que con la bendición de los Yunes (los del PAN, no los del PRI) será el próximo candidato panista a alcalde”.

El martes pasado, al acudir a montar guardia de honor ante la estatua de Miguel Hidalgo en el parque del mismo nombre en esta capital (mejor conocido como Los Berros), el todavía funcionario federal, en declaraciones a la prensa, confirmó la especie aunque trató de maquillar con un halo de democracia su posible imposición, diciendo que sí tiene interés y que le gustaría participar en el proceso de elección de su partido y continuar en el servicio público, o sea, en la nómina.

“Ese es un tema que estamos evaluando la militancia de mi partido aquí en la ciudad de Xalapa, en su momento estaremos en posibilidad de hacer algún pronunciamiento al respecto, pero cuando hayamos avanzado en este proceso de escrutinio y diálogo con la militancia sobre todo”. Trató de justificar su vecindad en el municipio diciendo que tiene seis años de residir en la capital ya que, lógicamente, lo cuestionaron los reporteros porque es nativo de Coatepec y además siempre ha vivido allá, que se sepa.

El caso ofrece ángulos interesantes.

Es indudable que como vecino de Xalapa prácticamente nadie lo conoce y sí en cambio que él y su familia son bien conocidos en la vecina Coatepec. Acaso su liga con la capital tenga que ver con el hecho de que ha estado al frente de la Sedesol, que tiene sus oficinas en esta ciudad, pero no ha realizado vida pública entre nosotros. Pero no se trata de caer en chovinismo, que de Xalapa han sido alcaldes lo más variopinto del espectro político priista como Enrique Hernández Crisanto, nativo del puerto de Veracruz, Jorge Uscanga Escobar, de Catemaco, y Carlos Domínguez Milián, de Coscomatepec, por citar tres casos.

Como ciudadano, está en todo su derecho de aspirar a presidir la capital de Veracruz, porque, además, no hay ley que diga que el presidente municipal tiene forzosa y necesariamente que haber nacido aquí, y entonces habrá que esperar para saber que “evalúa la militancia”, para ver qué dice en los días por venir el “escrutinio y diálogo” panista.

El proceso electoral municipal, que culminará en 2013, inicia legalmente dentro de dos meses, en la segunda quincena de noviembre. A partir de entonces los partidos políticos habrán de ir perfilando abiertamente a sus prospectos hasta elegirlos formalmente candidatos. Al concluir el pasado proceso electoral, el panismo quedó dividido en dos grupos: el de Xalapa, por llamarlo de alguna manera, que es el que tiene el control de la dirigencia estatal, y el de Boca del Río, cuya cabeza visible es el ex candidato a gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Tan pronto se oficializaron los resultados entonces, de la misma dirigencia estatal se comentó que Abel Cuevas Melo ya se promovía como el próximo candidato a presidente municipal de Xalapa apoyado por la familia Yunes Linares-Márquez, pero por aquellas fechas se aseguraba que el grupo de la dirigencia estatal se opondría o no permitiría una imposición y que buscaría postular a su propio candidato, un nativo. Si esto se mantuviera, entonces cabría esperar un choque de grupos y de intereses.

Pero, como comenté en su oportunidad, un miembro de la dirigencia estatal tampoco descartó que para el proceso que viene pudieran re-unirse con su grupo rival. En un principio, el grupo Xalapa se pertrechaba bajo la creencia de que el de Boca del Río intentaría quitarles el manejo de la dirigencia estatal. Pero, sorpresivamente, el pasado 25 de agosto, Miguel Ángel Yunes Linares expresó públicamente que no tiene interés en ello.

¿Hubo ya una negociación, algún entendimiento para no fraccionarse más e ir unidos a las elecciones locales y municipales del próximo año? Puede ser. Los podría acicatear el hecho de saber que ya no tendrán el poder presidencial y por lo tanto todos los recursos que se manejan a través de las delegaciones federales, en especial los de la Sedesol y los del Programa Oportunidades, electoreros hasta decir basta. ¿Cambalacheó Yunes Linares alguna pretensión de hacerse de la dirigencia estatal a cambio de tener vía libre para designar candidatos a las alcaldías de Veracruz, Boca del Río y Xalapa o las que pida?

Abel Cuevas Melo, del establo yunista, ya se destapó. El lunes pasado, en la zona conurbada, sin pelearse entre ellos, el dirigente estatal del PAN, Enrique Cambranis, se reunió en privado con los aspirantes a alcaldes de Veracruz y de Boca del Río, Julen Rementería, Oscar Lara, Julio Saldaña, Danilo Alvízar y, ojo, Miguel Ángel Yunes Márquez. En el puerto ven con alta probabilidad que el candidato sea Julen, pero que en Boca vaya Miguel Ángel Jr., es decir, que de esa forma Miguel Ángel papá se quedaría con dos jugosas plazas: Xalapa y Boca del Río.

Seguramente en la pretensión de que Cuevas Melo sea el abanderado por la capital del estado deben estar tomando en cuenta que en el pasado proceso el PAN jugó en el distrito con una candidata que es de Poza Rica, que nunca ha vivido en la capital, que nunca hizo campaña, que nadie de la dirigencia estatal apoyó ¡y quedó en segundo lugar con una alta votación por encima del candidato del PRI!, y que como delegado de la Sedesol hasta noviembre ha de estar haciendo su cochinito o su cochinote con todos los recursos que se pueda llevar para repartirlos entonces.

Lo cierto, lo único cierto hasta ahora es que el PAN ya destapó su carta, o una carta a la que podrían terminar apostándole todos los panistas, para buscar dirigir los destinos de Xalapa. Si esa carta completa la jugada, entonces tendría que verse como el mejor intento de Miguel Ángel Yunes Linares por tratar de obtener el poder de la capital del estado y a partir de ahí intentar hacerse luego con el del gobierno del estado.

Abierto el juego blanquiazul, por el lado contrario, el PRI tiene ya un referente para actuar en consecuencia. Ya sabe a qué tirarle y a quién tirarle y tiene la medida para buscar a quién ponerle enfrente. Para el priismo, Xalapa será, sin duda, la joya de la corona en juego. De que tiene posibles candidatos competitivos, los tiene. Habrá que ver si acierta en quién postula. El proceso que se avecina se vislumbra interesante por competido. He ahí otro motivo por el que Elizabeth Morales García tiene que aplicarse día y noche, en cuerpo y alma, sin descanso, a motivar a los ciudadanos electores con resultados si no quiere contribuir a una debacle de su partido.

Merecido homenaje

Simple y sencillamente, merecido, bien merecido el homenaje ayer al secretario de Marina Francisco Saynez Mendoza. Un acierto del gobernador Javier Duarte de Ochoa a nombre del pueblo de Veracruz.

Columnas recientes