Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Las cuentas alegres de los diputados y senadores

A salto de mata

Por: Gino Raúl De Gasperín Gasperín

02/10/2012

alcalorpolitico.com

Sumamente interesantes son los datos que contiene el tercer número de la revista “Reporte Legislativo”, que edita el doctor Luis Carlos Ugalde, quien fue presidente del Instituto Federal Electoral. En este ejemplar se reportan los datos del trabajo de diputados y senadores (nuestros “representantes”) que integraron el Congreso en este trienio (LXI legislatura). Como no requieren de muchos comentarios, vamos a enlistar algunos datos, para que cada lector asuma la postura que más sea acorde a su conciencia ciudadana:
 
1.      La cámara de diputados recibió 3,509 iniciativas y el 41% quedó pendiente de atención; el senado recibió 1,584 iniciativas y dejó pendiente el 60%. El senador priista Adolfo Toledo Infanzón presentó, él solito, 131 iniciativas de ley, y el diputado panalista Jorge Kahwagi Macari presentó 136 (¡Para Riplay!).
 
2.      De esas iniciativas, solo 369 pasaron el filtro de “relevancia política y factibilidad técnica” (llamadas Minutas), o sea, las demás fueron consideradas basura. Pero, de esas minutas, los diputados no atendieron 174 (47%). En el senado, de 408 minutas quedaron 207 sin atender, o sea, el 46% de rezago.
 
3.      De esas minutas, las comisiones de los diputados dictaminaron la mitad. Las comisiones del senado no dan información “oportuna, completa y certera” de este trabajo. Así viven más tranquilos.
 
4.      Los diputados usaron la tribuna 11,624 veces y los senadores 3,553. Los 13 diputados del PT usaron la tribuna 3,140 veces y, entre ellos, Jaime Cárdenas habló 996 veces y Fernández Noroña 739 veces (¡puf!).
 
5.      El 91% de las comisiones de diputados no rindieron su informe de las actividades en la Gaceta Parlamentaria, como lo marca el reglamento. Total, ¿para qué?
 
6.      En los tres años, hubo 198 sesiones de los diputados y 176 en el senado.
 
7.      Los diputados asistieron, en promedio, un 84.9% y participó un 68.7% de ellos. En el senado, asistió un promedio de 88.6% y de ellos participó solo el 65.8%. En el último periodo de sesiones, la inasistencia de los diputados fue de un 25.9%. Los diputados del MC fueron los más faltistas (23.7% de faltas) y menos participativos (49.9%). En el senado, el PT es el que menos asistió (24.8%) y menos participó (36.2%). Debe tomarse en cuenta que “La asistencia oficial se refiere a la suma de los legisladores presentes en las sesiones, más las inasistencias justificadas, más los permisos de la Mesa Directiva, así como las comisiones oficiales”. Solo un senador y dos diputados asistieron al 100% de las sesiones (o justificaron sus faltas). La diputada priísta De la Fuente Dagdug faltó al 61% de las sesiones. Haciendo cuentas, los diputados asistieron, en promedio, solo a 168 sesiones, y los senadores a 156 ¡en tres años! Eso se llama eficacia legislativa…Una pregunta incómoda: ¿les pagarán, según la nueva ley laboral, por hora efectiva de trabajo?
 
8.      La duración promedio de las sesiones de los diputados fue de 5 horas 11 minutos 45 segundos (la más breve fue de 18 minutos), y se iniciaron con un atraso de 43 minutos 18 segundos. En tan escaso tiempo resolvieron el 61% de los 12,366 asuntos presentados. En el senado, la duración promedio de las sesiones fue de 3 horas 8 minutos 58 segundos; se iniciaron con un atraso de 59 minutos 33 segundos, y la más breve fue de una hora 8 minutos. En el total de tan breves sesiones, los senadores atendieron el 72% de los 9,345 asuntos presentados. En resumen, los diputados “trabajaron” 840 horas, y los senadores 468 horas ¡en tres años!
 
9.      Vamos a los costos. La cámara de diputados costó, solo en el 2012, 5 mil 944 millones de pesos, y el senado, 3 mil 557 millones. Total del Congreso solo en este año, 9 mil 500 millones de pesos presupuestados, un 25% de aumento respecto al 2010. Si consideramos un promedio de 8 mil 900 millones de pesos por año, nos resultan 26 mil 700 millones por un total de ¡mil 308 horas de trabajo legislativo! ¿Sacamos un promedio? Ahí va: 20.5 millones de pesos la hora. ¿Estoy mal?
 
10. Otros gastos: para vehículos de diputados, solo en el 2011: 31 millones; para los senadores pasaron, de 10 millones en el 2010 a 33 millones en el 2011. En el senado, solo en el 2011, se contrató a 94 empleados más, y en la cámara de diputados, a 496 más. Para abatir el desempleo, prioridad del sexenio…
 
11. Asignaciones a los grupos parlamentarios de diputados por partido político (hasta abril de este año), para que se los distribuyan como quieran: mil 910 millones de pesos. Al PRI, 825 millones, y al más “fregado”, que es MC, le tocaron 56 millones. Para que fluya la democracia, por supuesto.
 
12. La dieta de los legisladores (pero “dieta” no es eso a lo que están sometidos 100 millones de mexicanos, sino el ingreso de cada legislador):
 
a)      Sueldo base: 121,700 pesos mensuales para senador, y 75 mil 457 pesos para diputado. Más:
 
b)      Gratificación anual de 45 días de salario: 182 mil 550 para cada senador y 113 mil185 para cada diputado.
 
c)      Seguro se gastos médicos mayores por 1,500 salarios mínimos generales mensuales, más ISSSTE, FOVISSSTE y SAR)
 
d)     Seguro de vida para senadores de 40 días de “dieta bruta”.
 
e)      Fondo de ahorro para diputados formada por la aportación institucional (como si dijéramos, solo del patrón) del 12% de la dieta mensual.
 
f)       Seguro de separación para senadores, del 10% de la dieta más rendimientos.
 
g)      Y un extra: para que los diputados puedan “cumplir sus funciones legislativas”, 45 mil 786 pesos; para que puedan “atender y gestionar asuntos ciudadanos”, otros 28 mil 772 pesos.
 
Está usted informado. Para más detalles (y corajes), vea “Reporte legislativo”, número 3.
 
[email protected]

Columnas recientes