Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Las elecciones y la antidemocracia

Por: Luciano Blanco González

05/10/2012

alcalorpolitico.com

En política, el costumbrismo en la forma de proyectar y hacer las cosas inherentes a esta actividad, por su misma inercia en el tiempo, por la fuerza de repetirlas rutinariamente en cada acto o periodo siempre igual, se convierte para quienes la practican, en reglas constantes y pasar a formar parte importante de la llamada cultura política tanto en los individuos como en los pueblos.

Veracruz, mejor dicho, Los Veracruzanos nos preparamos para participar en los próximos procesos electorales para la renovación de la Cámara de los Diputados Locales y de la totalidad de los integrantes de los ayuntamientos.

A la manera tradicional, los nuevos y viejos políticos aspirantes a participar en alguno de los cargos que se van a consensar en las urnas electorales, preparan con toda precisión sus armas y artificios, para lograr sus objetivos, cual mas, cual menos, estrecha sus lazos de amistad con el amigo que se encuentra encumbrado en algún puesto publico, o partidista, ellos, hablan con su meloso y abajuno tono, para el saludito y para que no se olviden de ellos, se forman en la audiencia por horas si es necesario, para que se les conozca y para que se les tome en cuenta, comidas y pachangas para el compadre, regalitos e insinuaciones para que se acuerde del interesado al momento de palomear, actos y ceremonias para demostrar el control político regional de sector de organizaciones, de sindicatos, de pueblos y de comarcas, comidas con los correligionarios, desde luego quema de incienso y fuertes abrazos en los besamanos oficiales. Ceremonial que hay que repetir por que esos son los métodos infalibles que siempre se han utilizado. Amiguismo, compadrazgo, consanguinidad, prebendas e intimidades que culminan finalmente en nefastas imposiciones autoritarias

Pero confundidos, extraviados en un reciente pasado, no avizoran el presente, la luz del futuro es tan intensa que ciega sus vistas y no les permite distinguir que ya todo eso quedara atrás, Peña Nieto fue contundente en una reciente reunión con empresarios al afirmar, “Un Presidente no tiene amigos” adiós amiguismo, adiós compadrazgo, Peña Nieto no va a gobernar ni con autoritarismo, ni con la corrupción, va a gobernar con la democracia, con la transparencia y más en su partido político.

La futura elección no se parece en nada a las cuatro elecciones recientes, ni a las anteriores, sin Felipe Calderón, México será diferente, el siete de julio por venir, día de las elecciones, el nuevo jefe de las instituciones nacionales y también del PRI, Don Enrique Peña Nieto, tendrá siete meses al frente del país, para entonces estaremos respirando en plenitud los aires del nuevo PRI, sano, vigoroso, optimista, pero más que nada un PRI demócrata, un PRI sometido a las decisiones de la mayoría, tomadas con la mayor equidad y limpieza, en procesos transparentes, en los que jugaran un papel preponderante los partidos históricos y los nuevos partidos que han demostrado una fuerza y organización suficiente para mantenerse en la palestra, además de la opinión publica y de los medios de comunicación. Que no toleraran los mínimos visos de antidemocracia que pudieran presentarse.

No es necesario esperar a ver qué pasa después del Primero de Diciembre, la política ya está delineada, no al amiguismo, menos al compadrazgo, quienes elaboran las listas quizás tengan que devolver lo de las velas del bautismo, o los regalos, o las prebendas, o pagar los favores recibidos. En esta materia no habrá tolerancia, adiós a las convocatorias amañadas, adiós a los requisitos inventados o a las constancias que los comités estatales sólo otorgan a los elegidos. Con Medellín o sin Medellín, con Erick o sin Erick, la norma no variará por las personas que tengan estos puestos y estas responsabilidades, las trampas ocultas pertenecen al pasado.

Los aspirantes, mareados en el humo de su propio incienso, no distinguen que el estilo de hacer política en Veracruz diverge en forma y fondo, que el mejor de los intérpretes de la política de Peña Nieto es el gobernador Javier Duarte que como lo demostró en las pasadas elecciones permaneció imparcial y respetuoso y seguramente él se encargará de construir el mejor de los ambientes para que los partidos y los ciudadanos ejerciten la democracia en plenitud.

Los procesos de selección interna de cada partido político serán diferentes a todos los anteriores, el nuevo Código Electoral aun cuando no es una panacea, garantiza a cada aspirante de todos los partidos políticos a que se respeten sus derechos, por lo que el mismo proceso desde sus inicios será altamente vigilado y quienes se sientan afectados en su derecho tienen la opción de concurrir a los tribunales, por lo que este será el más judicializado de los procesos, en el PAN, sólo hay dos vertientes Los Yunes y Los Antiyunes, estos últimos no se han dado cuenta que a lo largo de Veracruz, sólo son fantasmas azules invocando una protección que ya perdieron por sus traiciones, por sus caprichos, por sus ambiciones, Madero y Cordero están sobre sus cabezas y en el PRD, más de lo mismo, Vergel contra todas las tribus de oportunistas insaciables, incapaces de construir una izquierda seria y respetada, dignos discípulos de Noroña, contra todo el sistema y contra sí mismos, parece que hay más congruencia en los partidos chaparritos del M. C del P.T del PANAL y del gemelus minoris del PRI, el V.E. Todos ellos cacha candidatos, hospitalarios refugios de los desahuciados. Así es la democracia, una copa de oro, con todas las opciones, para que cada quien saque los puros, los podridos, lo bueno, lo malo, lo que más les convenga.

Asunto aparte es la vigorosa organización política de Vía Veracruzana, Flores Villalva con una visión muy clara de lo que es el trabajo político, recorre el estado para apostolar la idea de construir una sólida estructura de cuadros políticos, capaces de encauzar a la sociedad por los senderos del progreso, lo único criticable es que se focalice más en Xalapa, tal pareciera que se coloca en el perfumado escenario de la Ciudad de las Flores con el deseo de dirigirla. ¿Y por qué no? Amadeo tiene juventud, experiencia y mucha capacidad. El tiempo lo dirá.

Columnas recientes