Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Xalapa: acabemos con su manoseo

Por: Uriel Flores Aguayo

05/10/2012

alcalorpolitico.com

En Xalapa, se dice y se sabe de todo, opinamos de ella los Xalapeños de siempre y de último tiempo, los que nacimos aquí y los que llegaron del exterior -siempre bienvenidos-; las opiniones no son problema, bienvenidas de quien vengan, ya sabemos que habrá de todo, aunque cada vez mas sobresalen las quejas de casi todo, especialmente de la falta de atención; lo que no es sano es que funcionarios públicos ajenos a la ciudad tengan las facultades de tomar decisiones que nos afectan a todos, que no son correctas y no tienen de respaldo la consulta y el apoyo de los Xalapeños. Ese es el gran problema, lo que más pesa y daña todo; se experimenta y se falla, se vuelve a lo mismo y vuelve a fallar sin consecuencias y responsabilidades para el que lo ordena, así cause los peores estropicios. ¿Ejemplos?: cientos, de todos tipos, de funcionarios foráneos o ineptos, de ocurrencias y frivolidades; veamos el transporte público, la débil infraestructura en general, la ocupación ilegal y absurda de los espacios públicos, la casi total carencia de políticas publicas, el clientelismo de todo tipo, etc. Me disgusta y preocupa la falta de compromiso democrático de las élites políticas y económicas, acomodaticias, sin convicciones y ajenas a la formación de ciudadanía, condición vital para tener una sociedad participativa y una autoridad real y cumplida. Ha sido tan fácil e impune saquear a Xalapa, tan utilizada como plataforma para ambiciones personales y de grupo, que se cree que siempre será así, que cualquiera puede ponerse al frente de ella; digamos que esa es la visión tradicional, la politiquera y ambiciosa. Xalapa, tiene que cambiar, no debe seguir así, concebida como un pueblote, sin identidad y sin futuro; urge, por lo tanto, una sacudida, si hay que innovar propuestas políticas audaces, adelante; si se necesitan figuras ciudadanas oxigenantes, adelante; si las coaliciones electorales son la solución, adelante; todo lo que se pueda y deba hacer ahora hay que impulsarlo, incluso enfrentando las maniobras y maromas, algunas patéticas, de quienes estén pensando tomar o están tomando decisiones por nosotros. Si el PRI quiere seguir al frente de nuestro municipio, que se renueve, sin simulaciones, con gente seria y profesional; si el PAN por fin va a aportar algo a la ciudad, que salga de la comodidad de sus espacios de regidurías; si el PRD y la izquierda quieren gobernarnos deben subir la mira, abrirse y mostrar un programa de desarrollo social y modernidad integral, participativo y de futuro.

Hoy por hoy, como aporte de los xalapeños más conscientes, pues hay historia de lucha y de alternancia, el escenario preelectoral es de incertidumbre, por lo tanto democrático, puede pasar cualquier cosa, todo es volátil hoy, puede pensarse en el triunfo de unos pero también de otros. Xalapa se ha cobrado pacíficamente, con votos, los agravios que le han hecho desde el poder local; se los seguirá cobrando de persistir esa actitud de desquite y desprecio. Al parecer los mandos políticos oficiales no registran eso, siguen actuando a la antigüita, con un guion tradicional e inútil, promueven la división de los opositores, impulsan mediáticamente a sus funcionarios, nos restregan a membretes como el autollamado frente cardenista y condicionan todos los servicios y los programas con criterios partidistas; le apuestan al control y a las necesidades de la gente. Todo eso es inmoral y antidemocrático, si les funciona condenan a la ciudad a padecer a politiquillos corruptos y "chafas", pero si no les cuaja, van a tener que aprender a convivir con los distintos, con los contrarios, con la pluralidad que nadie puede tapar con un dedo, que ni todo el dinero del mundo puede exorcizar.

Son tiempos de cambio, es de esperarse que sean inteligentes y sanos, que acepten la competencia, que se alejen de toda tentación autoritaria y primitiva, no siempre pueden gobernar, ni deben, no es normal, además que el servicio público no les pertenece, no tienen la exclusividad de lo público; no debe haber traumas, tienen que hacer honor, mínimamente, a su buen nombre, asumiendo que lo tienen. En fin, que se abra el debate sobre el momento actual y el futuro de Xalapa, de sus problemas y ventajas, de sus hombres y mujeres, de quienes aspiran a gobernarla, que digan: qué portan, qué aportan y qué han hecho, sin recursos públicos, por ella; este es un buen tiempo de pruebas, de coherencia y de compromiso. Que den la cara, que nos digan los cómos y los qué, que asuman temas y causas. Ya no se debe seguir en lo mismo de siempre, con mediocridad y falta de profesionalismo, además de carencia de ideas y convicciones, eso sería lo tradicional, el chambismo de la grilla; Xalapa merece más, mucho más, necesita más, mucho más; no basta decirse político o influyente, ya hemos tenido suficiente con ese modelo de administración sin la gente, sin fuerza y sin esperanza. Si hay que recuperar algo que sean nuestros sueños, apostarle a una calidad de vida, a una sociedad humana en sentido amplio, incluyente, culta, libre, participativa, solidaria y, sobre todo, digna, para todos pero especialmente para nuestros niños y jóvenes. Como se puede ver no es fácil pero tampoco imposible, luchar por una Xalapa mejor; de entrada hay que distinguir las propuestas y los destapes del momento, ya no se trata de que cualquier burócrata político o negociante se anote para ver que saca, eso ya no, seamos exigentes y liberémonos de un control absurdo y asfixiante .

Recadito: Estamos avanzando en las gestiones de solución para las zonas que se inundan en Xalapa.

Xalapa, Ver., a 4 de Octubre del 2012.
[email protected]

Columnas recientes