Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El dinero no se come

Desde Zimpizahua

Por: Joaquín Alcántara Hernández

15/10/2012

alcalorpolitico.com

(Con dedicatoria respetuosa a Enrique Peña Nieto)
 
En nuestro artículo pasado decía que el presidente electo Enrique Peña Nieto recibirá una ‘bomba de tiempo’. Mencionaba también la necesidad impostergable de corregir políticas para rescatar al campo y rescatar este México que hoy es rehén de la violencia. Porque el hecho que Peña Nieto haya ganado las elecciones “Haiga sido como haiga sido”, no quiere decir que los problemas se hayan resuelto. El poder lo tendrá él con su gabinete, ajá, pero el poder de un pueblo enardecido, hastiado de mugre, corrupción y pobreza también está latente. Urge corregir la brújula de México, ‘Diario de Xalapa’ publico en su nueva sección República que cinco estados piden frenar la importación de frijol, por citar solo un ejemplo. Urge, pues, corregir tanta ineptitud en el renglón campirano que hoy amenaza con algo impredecible.
 
Porque además existe un descontento general que antes no existía; una angustia permanente de solo pensar que un miembro de nuestra familia no regrese. Las redes sociales difunden información sobre hechos que la prensa vendida oculta. La verdad es que, los creyentes, vivimos implorando a Dios su protección contra todo mal y peligro. México hoy no tiene calma ni seguridad. Quien diga lo contrario, miente.
 
Así las cosas, usted y yo y todos no queremos que las cosas sigan de mal en peor. El nuevo gobierno solo tendrá dos alternativas: o cambia para mejorar porque la demagogia ya no engaña a México, o México con su pueblo encabronado puede estallar. Esto es lo que se debe evitar. Se comenta con indignación, por ejemplo, la adquisición del brutal avión de mega lujo que ni los magnates petroleros de Irán tienen y que el presidente saliente ya adquirió. Ese avión tiene un valor que rebasa el doble del que era hasta hace poco el avión más caro de la Tierra. ¡Vamos! ni el presidente del país más poderoso del mundo, EEUU, lo tiene. Ya circula vía Internet la información detallada sobre ese bólido aéreo que es un insulto a la pobreza de más de 60 millones de mexicanos. Cuánta falta nos hacen gobernantes de conciencia elevada, de visión universal, de convicciones y principios, y, sobre todo, gobernantes con humildad. No pedantes egocéntricos que siguen polarizando con sus excentricidades y oquedad de valores al pueblo mexicano.
 
Todo esto Enrique Peña Nieto puede revertirlo con políticas correctivas contundentes. Porque si bien es cierto que esta pluma ha reconocido del actual gobierno federal (PAN) su combate al crimen organizado, también es cierto que tratándose del campo estos inútiles tecnócratas de escritorio ignoran que México dentro de los países mesoamericanos es el centro de origen del maíz y tiene más de 60 variedades entre los cuales está el criollo que durante siglos fue el sustento de su pueblo… ¿Cómo diablos explicarnos entonces que el actual gobierno este importando toneladas de ese alimento básico en vez de fijar una política efectiva de rescate al campo?? … Pregúnteles a los productores de maíz lo que piensan de esa política estúpida.
 
Lo mismo pasó con el café donde miles de hectáreas están siendo devastadas para sembrar caña, producto éste no rentable que tiene subsidio gubernamental como medida electorera. La azúcar es, además, dañina para el organismo. Es la miel de abeja la que contiene verdaderos nutrientes y beneficios para la salud, en fin... Los productores de café, pues, están cometiendo garrafal ecocidio propiciado por el propio gobierno al sembrar caña de azúcar qué atenta contra el equilibrio ecológico al seguir arrancando la piel al planeta Tierra. Ignoran que las leyes de la naturaleza no se negocian. Aparte, México esta en los primeros lugares como país de diabéticos. El propio gobierno se alarma del costo que representa en el sector salud. Y es tan dañina el azúcar que vemos ahora muchos productos alimenticios que tienen su leyenda informativa: ¡Sin azúcar!
 
Bien; Peña Nieto tiene mucho por corregir y con ello tiene la oportunidad de ganarse la aceptación del pueblo mexicano y hasta de quienes no votaron por él. Porque una cosa es ganar las elecciones y otra tener legitimidad. Somos algo así como 110 millones de mexicanos y él gano con menos de 20 millones de votos, de 80 que podemos votar. Y si logra un gobierno reformador gana México y por ende, todos.
 
El PRI, por su parte, como partido tiene ‘sangre nueva’ no contaminada para lograr su completa renovación; jóvenes limpios sin cola que les pisen. Esto debe aprovecharlo el PRI y liberarse de algunos dirigentes charros que lo tienen secuestrado. Debe aceptar la autocrítica para convencer, no imponer. Las alcaldías, pues, jugarán un papel trascendental en el nuevo gobierno federal que ganó el PRI, pero éste, tiene el compromiso de apuntalar por toda la provincia a quien debe y puede corregir la brújula devolviendo al campo mexicano lo que éste requiere. No es el dinero lo que se come, sino lo que la tierra produce. ¡Viva México señores! Ajúa.

Columnas recientes