Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Será Américo

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

22/10/2012

alcalorpolitico.com

Aunque la cúpula estatal del PRI todavía sigue ponderando diversos nombres de aspirantes a las alcaldías en la mayoría de los 212 municipios del estado, en el caso específico de Xalapa ya se tomó la semana anterior la decisión de postular al actual diputado local Américo Zúñiga Martínez.

Independientemente de sus méritos propios –un joven político serio, con buena imagen y sin aparente “cola” que le pisen pese a que en la pasada administración estatal se desempeñó como titular de la Secretaría de Trabajo, Previsión Social y Productividad, donde inició como encargado de despacho–, la candidatura municipal del legislador xalapeño se habría resuelto también a su favor por un compromiso político personal del gobernador Javier Duarte de Ochoa, quien así estaría honrando a su palabra empeñada durante la sucesión estatal de 2010, en la que de última hora consideró conveniente acordar un enroque entre Américo Zúñiga y la actual alcaldesa Elízabeth Morales, a la que originalmente se pretendía nominar a la diputación local.

Como ya se sabe, Morales García, con encuestas en mano, logró convencer a Duarte de Ochoa y a su antecesor Fidel Herrera argumentándoles que si se le postulaba a la presidencia municipal podría hacer campaña por los demás candidatos del PRI en todo el municipio y no solamente en la mitad del territorio xalapeño. Además les garantizaba obtener alrededor de cien mil votos, cifra que sólo pudo sumar para sí.

Esa misma elección también la ganó Américo, aunque con una votación menor que la de Elízabeth pero mayor a la que consiguió el ex alcalde Ricardo Ahued Bardahuil como candidato del PRI a diputado federal en los comicios de 2009.

De acuerdo a los recientes sondeos realizados por la dirigencia priista, en Xalapa los aspirantes a la alcaldía mejor posicionados en las preferencias electorales son precisamente Ahued Bardahuil y, muy cerca del ex legislador federal, el diputado local Zúñiga Martínez, a quien el ex munícipe xalapeño apoyó en sus aspiraciones por la alcaldía en 2010 y con el cual mantiene hasta la fecha una relación cordial.

Pero Ahued se autodescartó hace poco en una entrevista concedida a la revista “Líder”, en la que le mencionaban que “hay en Xalapa una corriente de opinión que piensa que podría volver a buscar la alcaldía el año entrante”, por lo que le preguntaron si la presidencia municipal “¿está en tu ánimo, en tus planes, en tu proyecto de vida?”.

El popular comerciante nativo del estado de Hidalgo pero avecindado desde hace 50 años en la capital veracruzana, respondió: “No tengo planes de volver a contender. Además, no es algo que te estés programando. Yo me encontré un día con la oportunidad de ser alcalde, después con la de ser diputado, y yo ni lo pensaba. Hay circunstancias en la vida que te hacen tomar determinaciones.”

Y luego, en alusión al catastrófico resultado electoral en Xalapa durante los comicios federales de julio de este año, Ahued diagnosticó la situación que actualmente prevalece entre el priismo de la ciudad capital, coyuntura que también habría contribuido a decidir ya la futura candidatura municipal a favor de Américo Zúñiga:

“A mí –dijo el ex diputado federal– lo que no me gustaría ser es un candidato que dividiera más a Xalapa. Ya está muy lesionada. Más que un alcalde, lo que creo que se necesita en Xalapa es que los xalapeños productivos, los jóvenes, los académicos, las mujeres, sientan que hay un proyecto por la ciudad. No se trata de si gana Ahued o el partido que represente. Tiene que ganar el pueblo.

“Yo veo a Xalapa muy disgregado en opiniones. Social y políticamente lo veo muy disgregado, muy dividido, por las razones que gusten y manden. Veo una ciudad muy dividida. Así que quien sea candidato y llegue a gobernar tendrá un buen reto, el de llevar un mensaje de unidad a la sociedad xalapeña. Que convoque y que provoque a los empresarios, a los académicos, a los jóvenes, a trabajar por la ciudad. Eso le vendría bien a Xalapa.”

El reto, pues, será para Américo Zúñiga como virtual candidato del PRI a presidente municipal. Ahora estará por verse si el joven diputado local logra ganar la elección constitucional.

Para ello, en las altas esferas del poder confían en que el futuro candidato a la alcaldía siga afianzando su propia personalidad política, deslindándose cada vez más de la de su padre Guillermo Zúñiga Martínez, ex dirigente estatal del PRI, ex titular de la SEC, ex alcalde, ex diputado local y federal y flamante rector de la recién creada Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), donde si bien en el primer círculo duartista le reconocen que está haciendo un magnífico papel en la promoción y consolidación académica de la novel institución de educación superior también le cuestionan su fuerte protagonismo que ha metido en serios problemas a la administración del gobernador Javier Duarte, como el reciente escándalo mediático nacional provocado por la agresión de presuntos miembros del movimiento #YoSoy132 en contra de la periodista Adela Micha durante la entrega del polémico doctorado Honoris Causa a la presentadora de noticias de Televisa.

Y es que en la elección federal de julio pasado, el electorado xalapeño manifestó su acendrado antipriismo, relegando hasta el tercer lugar de la votación al ex alcalde, ex secretario de Gobierno y ex procurador general de Justicia del estado, Reynaldo Escobar Pérez, quien inclusive fue superado por más de 4 mil votos por la candidata del PAN, Rosa Hilda Llamas González, una desconocida y desarraigada ex regidora del ayuntamiento de Poza Rica que de última hora, por exigencias legales de cuota de género, tuvo que ser postulada por el partido blanquiazul a la diputación federal por el distrito urbano de Xalapa.

Sin embargo, en las elecciones locales de 2013 ni el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador va a andar en campaña remolcando a los candidatos municipales del PRD, ni el PAN contará ya con los millonarios recursos federales de la Sedesol y de programas clientelares como Setenta y Más, Oportunidades y Procampo para coaccionar el voto a favor de sus candidatos a las alcaldías.

Pero, aun así, la elección del año entrante tampoco será un día de campo para Américo Zúñiga. Sobre todo si su candidatura municipal no es arropada también desde la cúpula del poder priista con la postulación de candidatos fuertes a la diputación local por los dos distritos electorales con cabecera en Xalapa.

Columnas recientes