Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

“Los Piratas”, rumbo a su 50 aniversario

Espacio Ciudadano

Por: Jorge E. Lara de la Fraga

25/10/2012

alcalorpolitico.com

“Más que como un maestro voy por la vida como un ávido aprendiz de la dura realidad mexicana…”

Parece que fue ayer pero ya pasaron 5 décadas de que egresó de la Benemérita Escuela Normal Veracruzana la generación más numerosa de la institución rebsameniana. El enjundioso contingente denominado “Piratas” por sus padrinos “Los Corsarios”, recibió su documento recepcional el 28 de noviembre de 1962 de manos del entonces gobernador estatal Lic. Antonio M. Quirasco y se incorporó tal equipo de bucaneros a la actividad profesional en el año de 1963, merced al respaldo de la administración del Lic. Fernando López Arias que proporcionó plazas suficientes para ese ejército de didactas que se distribuyó por toda la geografía veracruzana. Período febril, dinámico y de entrega, donde las directrices pedagógicas de la DGEP fueron proyectadas con éxito por esos renuevos polifacéticos en los planteles de preescolar y de primaria.

A lo largo de los años y quinquenios los más de 400 elementos de la citada generación ofrendaron su afán de servicio, habilidades y capacidades para encauzar a la niñez y a la juventud de la Entidad. Dichos docentes, en una buena proporción, se siguieron preparando y se desempeñaron posteriormente como profesores especialistas, catedráticos, técnicos – académicos, directivos y asesores en los diversos niveles educativos y algunos se hicieron acreedores a distinciones y alcanzaron niveles de excelencia (maestrías y doctorados), no faltando colegas que operaron como funcionarios educativos o accedieron a cargos sindicales y de elección popular.

Lo anterior sirve de preámbulo para indicar a los lectores y compañeros interesados que en este 2012, durante los días 30 de noviembre y 1 y 2 de diciembre se celebrarán las denominadas “Bodas de Oro Magisteriales” del aludido contingente de filibusteros y la Comisión Organizadora de los festejos ha configurado un programa de eventos a celebrarse en nuestra Ciudad Capital, donde se resalta una cálida recepción, con dramatización incluida, una velada literaria – musical, ofrenda floral, develación de placa, una cena – baile, la convivencia por grupos, el servicio religioso y el convivio de despedida. Al respecto hay mucho entusiasmo de los intrépidos “jóvenes de espíritu” y se están estableciendo los contactos correspondientes para que muchos condiscípulos y familiares asistan a esas actividades de dicha fraternidad normalista. Resulta conveniente indicar que durante estos últimos días de octubre y primera quincena de noviembre estará muy pendiente la amiga y colega Catalina Gutiérrez Carmona para anotar y recibir las aportaciones económicas estipuladas.

Habrá que agregar que la generación piratesca, a lo largo de su trayectoria profesional, ha celebrado sus aniversarios de egreso en diversas localidades del Estado, desde Tantoyuca y Chicontepec hasta Coatzacoalcos, pasando por Tuxpan, Poza Rica, Orizaba, Córdoba, Boca del Río, Veracruz Puerto, Alvarado y por supuesto Xalapa. También, desde hace ya un buen tiempo, ha organizado excursiones por diferentes ámbitos de la República, admirando las bellezas naturales, arquitectónicas y culturales del sureste, ciertos sitios importantes del centro del país y del noroeste, sin dejar de lado espacios de ensueño del Pacífico y del norte de la Nación. Podríamos decir al respecto que todavía “tenemos cuerda para rato” y que anhelamos seguir así, reiterando cotidianamente nuestro entusiasmo; que al igual que los cerros todavía reverdecemos y transpiramos clorofila de óptimos niveles de supervivencia.

No puedo terminar este comentario sin evocar con emoción esos singulares bailes estudiantiles, alrededor de la alberca mágica del plantel, en el Xalapa del ayer y enmarcados por unas noches estrelladas, impregnadas con aromas de azahares y de jazmín, con melodías cadenciosas de las orquestas del altiplano y sin dejar de lado los ímpetus de esos carismáticos jóvenes soñadores, dispuestos a ser felices y ofrendar lo mejor de sí mismos a sus semejantes.

Columnas recientes