Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Ni de mandaderos

Por: Luciano Blanco González

26/10/2012

alcalorpolitico.com

Es evidente que para discurrir sobre el fenómeno político en Veracruz, es necesario tener una visión democrática y evitar en lo posible los juicios sesgados, interesados, partidistas o de cualquier naturaleza. El comportamiento social, esta dicho hasta la saciedad, siempre arroja distintas conductas y diferentes resultados, de ahí que es importante abordar equilibradamente la rica gama de factores que ofrece la existencia de múltiples y fuertes organizaciones políticas de composición humana e ideológica diversa que pululan a lo largo del territorio Estatal.

Pretender que el PRI es el único responsable de un buen o mal gobierno en la entidad, es un equívoco con origen en el dolo o en la ignorancia, Veracruz es el estado mas plural de la Republica, de lo que da testimonio su representación senatorial y la representación popular federal de composición múltiple, cámara local plural, Gobierno del Estado con un Ejecutivo de partido, compartido con líderes y militantes distinguidos provenientes de otros partidos y en los ayuntamientos de todos los municipios encontramos representación multipluripartidista o sea de chile de mole y de dulce, con relevancia proporcional al poderío municipalista del tricolor.

Confundir el poder político con el poder real, es una confusión que nos hace cometer yerros fatales a la hora de discernir en este tema de la democracia. El estado como parte de una federación, por una Legislación abusiva y tolerada, es altamente dependiente en todo, pues le han sido reservados escasas funciones y escasos ramos de recaudación financiera, siendo altamente dependientes de lo que la federación nos quiera mandar, ¿a dónde van las millonarias cantidades de dinero que por concepto de derechos aduanales se recaudan diariamente en nuestras aduanas marítimas del puerto de Veracruz, Coatzacoalcos y Tuxpan? ¿a dónde el pago de los miles de barriles de petróleo que en Veracruz se extraen y que en el mercado se negocian a razón de 100 dólares por barril?. ¿A dónde los millones de pesos que por concepto de IVA y de Impuesto Sobre la Renta se recaudan en todas las operaciones comerciales que se realizan?. Por hablar solo de algunos conceptos.

Estos y otros ingresos se regresan al estado y a los municipios en mezquinas y miserables participaciones federales que ambas instituciones tienen que mendingar para que les sean oportunamente enviadas. O en macro obras, que el estado no necesita, no solicita y a veces no quiere, todo ello porque no hay criterios de coordinación suficientemente fuertes y confiables, sobre nuestras estructuras de educación, salud, comunicaciones, hacienda, seguridad, la Federación monta sus propias estructuras, para darle chamba a sus cuates, ¿por qué no aprovechan nuestra estructura y dejan de gastar millones de pesos en inútiles e insaciables burocracias?

Este es el poder real, el control económico, padre del control político que tiene y ejerce a capricho la federación y que nuestros senadores y diputados tienen que enmendar, no más celebraciones de nada, no más sonrisas en los periódicos, aunque sean alentadoras por el optimismo, como la sonrisa de Peña Nieto, quisiéramos que ese optimismo fuera complementado con mas recursos para nuestro estado, para ir reconquistando la autonomía económica y la consecuente autonomía política.

Así mismo un poder real, es el que ejercen nuestros beneméritos y patrióticos militares mexicanos, establecidos en la Constitución, las leyes y reglamentos para la defensa exterior y para la seguridad interna del país, como son el Ejercito, La Marina y la Policía Federal, quienes ante la incapacidad y manifiesta corrupción de las fuerzas de Seguridad Pública.- actualmente en un serio proceso de profesionalización policiaca.- han asumido oportunamente y con la mayor responsabilidad, la seguridad pública del estado, y ante quienes tiembla nuestra gendarmería local cuando es requerida por aquellos milicianos, al igual que el pavor de los civiles a que aquellos se equivoquen en errores fatales, ese es poder real.

Como real es el poder que se impone por el miedo, la amenaza o la tortura a quienes detentan el poder en el gobierno o en los partidos políticos, para que concedan pagos ilícitos, puestos públicos y candidaturas electorales, concesiones especiales y otras complacencias inmorales a quienes actúan al margen de la Ley.

Es poder real, el hecho de que el destino de los políticos de Veracruz y de Veracruz mismo, como en la época precortesiana en el estilo centralista de Moctezuma, que afirmaba, removía, quitaba y ponía gobernantes, actualmente tan delicada potestad dependa de la voluntad del Grupo Atlacomulco, marca registrada, en cuyas manos gravita la delicada posibilidad de cambiarnos a un Gobernador electo por los veracruzanos, mediante una simple invitación a integrar el gabinete Peñista y ponernos otro al gusto y a la medida de los de Atlacomulco.

En asunto tan delicado no debe de haber titubeos, votamos y pusimos al gobernador Duarte por seis años y debe desempeñarlos, debe cumplirlos, porque esa es la voluntad de los veracruzanos y en nombre nuestro debe de declinar cualquier invitación, además hay que testimoniar que como Gobernador lo está haciendo bien, Está saliendo del bache económico, ha aumentado considerablemente la percepción de seguridad, La paz pública, excelente. La procuración de justicia anda muy bien, carreteras y planes económicos ahí la lleva, no titubea en las grandes decisiones y bien lo dijeron primero Fidel Herrera y Miguel Angel Yunes, después ¡Viene lo Mejor¡

A diferencia de los recientes gobiernos de partido único, en la actualidad existe una clase política fuerte, señera, en todos los partidos políticos, la democracia en nuestro estado ha propiciado que los partidos paleros a la usanza, hayan pasado a ser participantes, competitivos, adversarios reales, así por ejemplo el PAN, posee una clase política en todos los niveles de gobierno, forjados en la Cámara de los Diputados y de los Senadores, así como en las diversas dependencias federales con sus respectivos representantes y en los municipios.

Con sólidas figuras, aunque grupistas en toda la izquierda, pelean sus membresías pero parece que han renunciado al objetivo principal de dirigir y conducir a la sociedad, a su lado una floreciente y preparada dirigencia en los partidos emergentes, los partidos nuevos que poco a poco van conquistando posiciones y representaciones territoriales y consolidando una dirigencia que a futuro, algún día, será seria y respetada, todo ello consolida una democracia que se fortalecerá con el respeto a los árbitros y a las leyes, sin golpes bajos, sin empujones, sin zancadillas, como se las dan en este momento en todos los partidos. Estamos en los tiempos de la lucha interna, sorda, ciega y muda, madrazo tras madrazo, nada más los pajuelazos se escuchan en cada mesa de café, en cada sede partidista, en la bocina de cada celular político.

Hay quienes piensan que por el triunfo de Enrique Peña Nieto y su próxima toma de posesión arribarán, a la manera del PAN que en las representaciones Federales de Veracruz colocó a puro funcionario criollito de este Estado. Por ese motivo decenas de Priistas como funcionarios de las dependencias federales, ojala y así sea, desafortunadamente en la visión administrativa del PRI no es así, el PRI cree que en estos puestos es de un alto valor colocar a técnicos y profesionistas expertos en las materias, sin importar su origen o vecindad y a nuestra menguada clase política, a los jarochitos no los emplea ni de mandaderos, salvo a unos cuantos, que son todos aquellos que han juramentado amistad y lealtad incondicional al poderoso grupo de Atlacomulco encarnado en el Presidente electo, su segundo Luis Videgaray y su tercero, nuestro vecino Miguel Ángel Osorio Chong, se acentúa esta afirmación con la evidencia de que en el equipo de transición gubernamental, ningún miembro de la desgastada clase política veracruzana figura en ningún otro puesto y lo que es más, en la integración del próximo gabinete no hay que descartar la formula duartista de gobernar con la oposición, no solo Rosario Robles ha sido llamada, ha llamado también a miembros de la sociedad civil y de las derechas a su equipo de transición y creo que formaran para purga nuestra, parte de su gobierno, como altos funcionarios. Quienes sí la tienen amarrada, son todos los diputados federales que fueron compañeros de Duarte y de Videgaray en la Cámara de Diputados.
Tengamos también presente la lección de los sucesos matemáticos en las Cámaras, vamos la misma toma de posesión será negociada.

En Veracruz creemos que por el triunfo del PRI, la ola tricolor arribará a barrer de la administración publica federal a todos los panistas, a quienes seguramente se prepararan expedientes penales sobre la conducta personal y pública de más de una tercia de “honrados” y “honestos” funcionarios federales de cuyas inmensas fortunas amasadas en este breve sexenio, se comienza a hablar con admiración y con escándalo y seguramente serán por esa causa, el pan nuestro de cada día, en el afán de exhibir que no son tan buenos ni tan santos como dicen ser. Nadie se detendrá a escuchar que quizá a la manera del Tío Fide, se sacaron la Lotería Nacional, que fueron los afortunados con el Me Late, que heredaron de su mamá, que les donó su papá, que es dinero proveniente de las utilidades de sus ranchos o de sus empresas, que se endrogaron con el banco, eso a nadie convencerá, eso será simplemente parte de la exquisita adicción política a la antropofagia.

Lo cierto es que en estos momentos el PRI en Veracruz, con independencia de los poderes políticos y poderes reales, es con su líder, el núcleo del que emana el respeto al Estado de Derecho y el eje de la prosperidad a la que anhela toda sociedad humana, la transición solo es una circunstancia si estamos bien plantados, podemos ser los favoritos de Peña Nieto, para trabajar por el crecimiento sostenido de Veracruz, no necesariamente viendo el suelo, sino con la dignidad que nos da el ser todos, parte de un Estado Libre y Soberano cuyos líderes con honor acostumbran mirar al infinito.

Columnas recientes