Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Veracruz rumbo al 2013

Por: Angel Lara Platas

31/10/2012

alcalorpolitico.com

Por más que las dirigencias partidistas insistan que quienes aspiran a un cargo de elección popular deben contener sus ansias, es decir, abstenerse de realizar alguna actividad proselitista, resulta ser un grito en el desierto.

Sabemos perfectamente que el hombre es político por naturaleza, así lo que haga no sea nada relacionado con cuestiones partidistas.

En el caso de Veracruz, aunque será hasta el próximo 7 de julio de 2013 que se elegirán alcaldes y diputados locales, ya se observa cierta movilidad política de grupos municipales o locales, con la intención de perfilar a sus candidatos.

Muy lejos han quedado frases de grandes figuras de la política nacional, como aquella de don Fidel Velázquez que rezaba “El que se mueve no sale en la foto”.

Evidentemente era la expresión de la férrea disciplina que caracterizó al Partido Revolucionario Institucional, pero que fue adoptada por otros partidos.

El estilo de hacer política ha cambiado. No podría precisarse qué tanto para bien o cuanto para mal, pero las formas ya son otras.

Sin embargo, hay una tendencia que está marcando la decisión de los votantes. Por lo ocurrido en las pasadas elecciones, se podría pronosticar que en las municipales, el sufragante analizará con lupa la trayectoria política, social y administrativa de los candidatos.

Aunque el ciudadano tiende a ser cada vez más analítico, tampoco se aparta de los estilos de hacer política de cada una de las regiones de Veracruz. Hay que considerar la amplia diversidad cultural de la mencionada entidad.

Veracruz tiene ciudades con dimensiones cosmopolitas como es Veracruz, Boca del Rio y Xalapa, marcadas por la importante afluencia de gente de otras latitudes que se han convertido en residentes de esos lugares. Los originarios del lugar son cada vez menos. El espíritu localista está prácticamente diluido. Una muestra de ello es la capital Xalapa.

Esta ciudad ha sido gobernada por personajes que no han nacido en la capital. Algunos ni siquiera veracruzanos por nacimiento. A pesar de ello, no ha habido ninguna intención de desaprobación.

En contraparte, existen otras ciudades donde el localismo es ingrediente fundamental en cuestiones sociales y políticas. En este caso destacan Orizaba y Córdoba. A pesar de su cercanía geográfica, poseen características muy diferentes en lo social y lo político.

Orizaba tiene profundas raíces obreras. En su historia política aparecen de manera preponderante los liderazgos sindicales. Los orizabeños son una sociedad conservadora y tradicionalista. Incluso existe una particularidad: hay mayor afinidad con los poblanos que con sus vecinos los cordobeses. Sin embargo, el sentimiento localista es más acendrado en los de Córdoba.

Pero será en Xalapa y Córdoba donde para el próximo relevo municipal, estarán puestos los ojos y la atención de los líderes nacionales de todos los partidos políticos.

Xalapa por ser la capital del estado de Veracruz, y Córdoba porque es la tierra del gobernador Javier Duarte y de buena parte de sus más cercanos colaboradores.

Por eso, el Revolucionario Institucional está obligado a ganar las dos posiciones más cercanas a la población: la Alcaldía y las diputaciones locales de ambos lugares.

Ya se escucha por los portales de Córdoba -donde ciertamente se ventilan los principales asuntos municipales-, que los cordobeses apoyarán a los candidatos que emerjan de alguna de las familias tradicionales de la ciudad de los Treinta Caballeros, principalmente las de mayor prestigio en la zona.

No hay que olvidar que contrario a lo que ocurre en otros lugares, en la mencionada ciudad el clasismo social es una característica muy especial. Llama la atención escuchar en las pláticas familiares, cuando se menciona algún personaje poco conocido, la obligada referencia a la genealogía del aludido para ubicar su círculo social.

Las próximas elecciones locales y municipales tendrán características diferentes a las federales. Sería un error pensar que los resultados podrían repetirse de manera similar.

Después de la elección federal, ha habido una recomposición de fuerzas. La circunstancia política de los principales actores nacionales ya es otra. Y los partidos políticos nacionales, unos se han fortalecido y otros han reducido su listado de simpatizantes.

Además, por anteriores experiencias, en las elecciones municipales los electores priorizan más lo endógeno que lo exógeno. La movilidad política se da al interior de los municipios con las corrientes políticas de cada demarcación. El interés ciudadano tiene un incremento específico más que en cualquier otro tipo de elección.

En términos generales, los partidos políticos tendrán que modernizar sus campañas proselitistas, en las que se privilegie las propuestas de los candidatos sobre cómo resolver los diferentes problemas municipales y cómo mejorar los servicios.

La viabilidad de los proyectos será fundamental para el triunfo de los partidos y sus candidatos.

Columnas recientes