Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Sprint final

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

02/11/2012

alcalorpolitico.com

A pesar de las molestias que tanto a automovilistas como a los vecinos les están causando los trabajos de repavimentación de la avenida Murillo Vidal, sin embargo esta obra ha despertado comentarios positivos hacia la alcaldesa Elízabeth Morales, cuya administración ha recibido diversas críticas, algunas de ellas injustificadas.

Con la reconstrucción de esta transitada avenida –la cual abarcará ambos carriles, desde el puente del Circuito Presidentes hasta el acceso al fraccionamiento Lomas del Tejar; con una inversión de 12 millones de pesos y un material de nueva generación denominado wait toping–, la munícipe xalapeña parece estar decidida a cerrar a tambor batiente su trienio, pues ha anunciado también la rehabilitación de la avenida Lázaro Cárdenas una vez que entre en funcionamiento el tramo Corral Falso-Banderilla del libramiento de Xalapa.

Aunque obviamente son circunstancias muy diferentes, pero este sprint final de la alcaldesa priista ha hecho recordar el cierre espectacular que en su momento hizo el gobernador Agustín Acosta Lagunes (1980-1986), un economista apolítico que en su momento no fue muy apreciado por los veracruzanos debido a la desbordada violencia e inseguridad que provocaron los grupos caciquiles y criminales que dejó crecer en su mandato, y porque las grandes obras las ejecutó hasta después de la segunda mitad de su sexenio.

Una de las versiones que corrieron en su momento, es que el gobernador Acosta Lagunes no había hecho grandes obras públicas desde el inicio de su régimen porque buena parte de los recursos del gobierno del estado destinados a dicho rubro los había puesto a “sudar” en la casa de bolsa Acciones y Valores de México (Accival), propiedad de Roberto Hernández Ramírez, hijo de don Pedro Hernández Maldonado, viejo amigo de don Agustín, quien en 1982 lo impuso como alcalde del puerto de Tuxpan, cargo del que fue penosamente destituido al año siguiente a raíz de la revuelta popular que terminó incendiando patrullas y el palacio municipal.

Accival había sido fundada por Hernández Ramírez en 1971, y al poco tiempo de su creación logró colocarse en el segundo lugar de operatividad en el piso de remates, solamente superada por Banco Nacional de México, el cual adquirió junto con sus socios y otros inversionistas al ser privatizado Banamex por la administración del presidente Carlos Salinas de Gortari en 1991.

Por supuesto que, financieramente, el caso de la alcaldesa Morales no es el mismo del gobernador Agustín Acosta, pues no creemos que la edil xalapeña tenga fondos municipales “sudando” en alguna casa de bolsa, ya que ni cuenta con recursos de sobra y legalmente tampoco podría hacer lo mismo que los gobernantes de antaño, los cuales tampoco eran fiscalizados como ahora por el estado y la federación pues no recibían las participaciones fiscales etiquetadas.

Más bien, si Elízabeth Morales no había podido emprender obras de esta magnitud se debe en buena parte a que para ello no contaba con el apoyo efectivo de la actual administración federal del PAN que está por finalizar; y en cuanto al gobierno del estado quizá contaba con la mejor intención del gobernador Javier Duarte de Ochoa de ayudarla, pero de sobra es conocida la abultada deuda pública que encontró el actual régimen en las finanzas del estado, lo que tampoco le ha permitido al mandatario estatal aterrizar los grandes proyectos de infraestructura urbana, de comunicaciones y productiva que tiene planeada para las diversas regiones de la entidad.

Sin embargo, la situación tanto para el titular del Poder Ejecutivo del estado como para la alcaldesa priista de Xalapa estaría por mejorar financieramente a partir del 1 de diciembre próximo, en cuanto su correligionario Enrique Peña Nieto asuma la Presidencia de la República.

Al menos esa es la expectativa que se ha creado el priismo veracruzano. Ya veremos qué tanto se refleja el afecto del próximo Presidente de México en el presupuesto estatal y municipal para el ejercicio fiscal 2013.

Tan sólo por razones electorales es de esperarse que Peña responda y le cumpla bien a Veracruz.

COBAEV ARRASA

El pasado viernes 26 de octubre se realizó la XXII Olimpiada Estatal de Biología, una competencia académica que tuvo como sede las instalaciones del plantel del Telebachillerato de Las Trancas, en el vecino municipio de Emiliano Zapata.

En estas Olimpiadas de Conocimiento arrasaron los alumnos del Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz (COBAEV), cuyo director general es Antonio Ferrari Cazarín.

En total se llevaron siete medallas de oro, tres de plata y dos de bronce.

Los siete representantes del COBAEV que consiguieron el primer lugar fueron Irving Ulises Francisco Domínguez, del plantel número 8 de Cosoleacaque; Rosa Elena Hernández Escamilla y Luis Fernando Catarino Torres, del 12 de Córdoba; Jorge Jair Martínez Basilio, del 13 de Playa de Vicente; Humberto Martínez Morales, del 17 de Jáltipan; Giovanni Durán Villa, del 20 de Soledad de Doblado, y Bryan José Hernández Rosales, del 42 de Minatitlán.

Los tres segundos lugares fueron obtenidos por Jésica Paola Hernández Celaya, del plantel 4 de Agua Dulce; Edgar Francisco Mar, del 38 de Ixcatepec, y Gabriela de Jesús Ortiz Guzmán, del 52 de Cosautlán de Carvajal.

César Mauricio Cervantes Muñiz y José Enrique Martínez Ramírez, de los planteles 36 de Zempoala y 17 de Jáltipan, respectivamente, consiguieron los dos terceros lugares.

Columnas recientes