Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Los planes de Ebrard FCH: se acabó el cuento

Campos Eliseos

Por: Katia D'Artigues

02/11/2012

alcalorpolitico.com

No hay plazo que no se cumpla ni alianza que no se logre.

Y para muestra, una fotografía. En la misma mesa los senadores perredistas Miguel Barbosa, Manuel Camacho, Dolores Padierna, Alejandra Barrales y Alejandro
Encinas y el coordinador del mismo partido en San Lázaro, Silvano Aureoles, y su líder nacional, Jesús Zambrano; también los coordinadores del PAN en el Senado y San Lázaro, Ernesto Cordero y Luis Alberto Villarreal, así como el presidente nacional de ese partido, Gustavo Madero. No acaba ahí, de pilón, el vicecoordinador de Movimiento Ciudadano (antes Convergencia) en Diputados, Ricardo Mejía.

El PT dice que aunque está de acuerdo con apoyar la reforma laboral en Diputados no se une a su grupo, lo que es muy interesante.

¿Se reunieron para pedir su calaverita? ¡N’hombre!

PAN-PRD y MC quieren hacer un bloque para evitar el “mayoriteo” y las “prácticas autoritarias”. Mmm, me suena, me suena. ¿A quiénes se referirán? Aunque este grupo asegura que no son un bloque anti-PRI, seamos sinceros, el destinatario sí es el partido que en un mes regresará al poder. Ah, pero el PRI dice que ellos dicen que ya no son así, pues la duda queda, por su pasado… Ya veremos.

Y es que los números ahí están: PRI, PV y Panal tienen, si votan juntos, 251 votos. El PRD y el PAN —sí, repito, el PRD y el PAN— tienen 218. Si suman a los 16 del MC, 234.

¿Será que el PT, con 15 diputados y muy cercano a Andrés Manuel López Obrador, se convertirá en el fiel de la balanza de la próxima Legislatura, en el oscuro objeto del deseo de unos y otros?

A ver cómo le hace Marcelo Ebrard cuando deje la Jefatura de Gobierno del DF en diciembre próximo.

Chamba tiene, y mucha. Está, por ejemplo, el honroso cargo internacional de la ONU de ser el presidente del Comité de Ciudades Seguras que le dará roce y prestigio a nivel internacional.

Pero él bien sabe que si quiere ser candidato en el 2018, como lo ha dicho, tiene que buscar reflectores a nivel nacional. Aquí, santo que no es visto no es adorado, por más famoso que sea en el exterior.

Así que ya anunció que siempre sí buscará algo que había negado hasta hace apenas unas semanas: buscará presidir el PRD. Lo hará a finales del 2013, cuando inicie el proceso de sucesión de Jesús Zambrano al frente de ese partido, ya que su periodo finaliza en el 2014.

Será muy interesante ver qué pasa porque, aunque sin duda Ebrard tiene buenas ideas y quiere cambiar al partido, no estoy segura de que la inercia en el PRD sea precisamente de cambio. Además Ebrard tiene buena prensa, buenas ideas, pero pocos generales y puestos en las tribus del PRD, que valen a la hora de votar.

Ebrard tratará de convencer a los perredistas de que necesitan un verdadero cambio para ganar la Presidencia en el 2018. Una prueba de fuego será a mediados
de diciembre cuando el PRD tenga una Convención Nacional, un primer termómetro de si Ebrard podría ser su líder nacional.

Porque aunque suena inteligente que el PRD se plantee un cambio de fondo, que es convertirse en una izquierda moderna y socialdemócrata, está en el discurso de todos, a veces de la declaración a la intención verdadera se cruzan cosas como la burocracia, el puestecito, la lana y el hueso que deja…

Y otra, cuestión personal que es determinante: Ebrard tiene muy poca tolerancia a esto. A la grilla con las tribus. Aunque sin duda es un hombre valioso e inteligente, también es un tanto soberbio para comprender que a veces con quien está hay que arar para lograr la próxima meta. ¿O no suele parecer un maestro regañón?


Ayer inició el mes de noviembre, pero además de ser el penúltimo mes de este año, empezó el último mes en que el Partido Acción Nacional estará en la Presidencia de la República.

El propio presidente Felipe Calderón declaró que ya está en el “sprint final”, incluso al 5x1, inaugurando obras en casi todos los estados del país.

Tomándole la palabra al mandatario, reitera que está trabajando a todo lo que da “antes de que se nos haga calabaza la carroza”.

Mmmm. Si tomáramos textualmente las declaraciones del presidente Calderón, ¿será que los últimos cinco años y once meses fueron como un cuento de hadas, y estamos al cuarto para las doce para que se rompa el encanto?

¿Quiénes serían los villanos del príncipe… perdón, del Presidente azul? ¿Quiénes los y las villanas?


Al mejor postor. No estaría de más que en nuestro país, algunos gobernadores que tienen -o heredaron, se da el caso-- una megadeuda vayan copiando la estrategia que utilizaron en Izumisano, Japón.

Allá, las autoridades municipales, al ver la pesada loza que significan unos mil millones de euros, y como no ven la salida, decidieron buscar quién los saque del atolladero, pero con un plus: el nombre de la ciudad cambiaria, y se le llamaría de acuerdo con la empresa o ciudadano que aporte los ingresos para solventar la deuda. Claro, no a todos los ciudadanos les agrada la idea.

¿Se imaginan un caso similar aquí? ¿Quién rescataría a Coahuila, Estado que ayer obtuvo un nuevo crédito por 608 millones de pesos? ¿Cómo se llamaría?

Ayer hubo noticias respecto al asesinato de José Eduardo Moreira, hijo del ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira.

La secretaría de la Defensa Nacional dio a conocer la detención de 3 sujetos, entre ellos, Carlos Arnulfo "El Fantasma" o "El Flaco" Flores, presunto autor material del crimen perpetrado el pasado 3 de octubre.

De acuerdo con la SEDENA, fue ex subdirector operativo de la policía de Ciudad Acuña, Rodolfo Castillo, quien les entregó a estas tres personas a José Eduardo,
a quien citó para tratar algunos asuntos. Después de esto, se perdió todo contacto con el hijo del ex gobernador.

Por cierto, luego de las declaraciones hechas por Moreira, en el sentido de tener información referente a los culpables del homicidio de su hijo, el panista Carlos Alberto Pérez Cuevas declaró que si el ex líder nacional del PRI no aporta las pruebas que dice tener a las autoridades, "se puede volver un colaborador de la delincuencia organizada, queriéndolo o no".

Hoy que para muchos, la mayoría, es un día de asueto con motivo del Día de muertos en nuestro país, no está por demás enlistar qué cosas han muerto o fallado en los últimos meses, y ahora se encuentran, por así decirlo, tres o menos metros bajo tierra.

Por ejemplo, murió la oportunidad de ver candidaturas ciudadanas. Si nos va bien, podrían resucitarlas para el 2015.

Murió la oportunidad política de Andrés Manuel López Obrador, de cerrar su etapa de candidato presidencial, y reivindicarse como todo un hombre de izquierda
respetuoso de quien gane elecciones.

Murió la oportunidad del PAN de apuntalar la candidatura de la primera mujer de ese partido, por llegar a la presidencia de la República.

Muerta parece haber quedado la reforma preferente laboral enviada por el Presidente Felipe Calderón, aunque la próxima semana podrían resucitarla en la Cámara de Diputado, pero ya con una propuesta del próximo Presidente, Enrique Peña.

Muerto quedó el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad, firmado en 2008.

En el limbo (aunque por decisión Papal ya no existe, pero recordemos que en México todo puede suceder) la oportunidad que tuvo el gobierno federal de dialogar con los familiares de las víctimas de la delincuencia.

¿Qué otra cosa dejamos morir?

Columnas recientes