Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Rá… pido y furioso

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

05/11/2012

alcalorpolitico.com

Molesto e irritado porque después de su periplo veraniego por Nueva York y Europa ha recibido el desaire de la clase política panista a quienes ha querido cohesionar bajo sus proyectos e intereses personales, Miguel Ángel Yunes Linares montó en cólera el pasado 30 de octubre cuando un medio de circulación nacional publicara en primera plana el titular “Estrenan mansión los Yunes”, con una fotografía amplísima, a color, acompañada de la portada de un ejemplar del 6 de julio de 2011 en donde el mismo periódico ya había mostrado la casa en obra negra.

Al pie de la imagen se podía leer: “Veracruz. El ex director del ISSSTE Miguel Ángel Yunes Linares y su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez terminaron de construir sendas mansiones en el Club de Golf de la Villa Rica, lo que ha desatado una polémica en Veracruz. Líderes del PAN y el PRI han pedido que se investigue de dónde salieron los recursos para edificar las residencias. REFORMA reveló hace un año la construcción de estas mansiones”.

La fotografía, y la referencia histórica de la denuncia, circuló como reguero de pólvora en redes sociales, en webs y en diversos medios que comentaron el hecho, aunque ya antes, como aquí se comentó, las imágenes habían aparecido en www.SDPNoticias.com, un portal que promueve mucho en redes sociales Federico Arreola, un periodista muy ligado al ex candidato presidencial de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador.

El 6 de julio de 2011, cuando el medio capitalino publicó la mansión en obra negra, la nota de ocho columnas de ese día decía: “(Acusa Miguel Ángel Yunes que Gordillo quería recursos para el Panal) Exigió Elba al ISSSTE $20 millones ¡al mes!”

A muchos llamó la atención que justo cuando Yunes Linares anunció su rompimiento con Elba Esther, señalando que la maestra quiso sangrar al ISSSTE para sus propios intereses, el medio le mandara el mensaje directo y sin tapujos al ex director, ventilando el tema de la construcción de su majestuosa residencia.

Debajo de esa nota de ocho columnas, en un recuadro rojo, decía: “Y los Yunes construyen mansión”. En el pie de la fotografía se leía el siguiente texto: “El ex director del ISSSTE Miguel Ángel Yunes y sus hermanos son propietarios de los terrenos donde se construye una mansión valuada en varios millones de pesos en el Club de Golf La Villa Rica, en Veracruz. El predio, de más de mil 500 metros cuadrados, está a nombre de Veracruzana de Bienes Inmuebles, de los hermanos Yunes, según documentos en poder de REFORMA”.

Iracundo, fuera de sí, el martes 30 de octubre Yunes Linares quiso vengar la exhibida. Pero no se preocupó por buscar al que realmente se la hizo sino a quién se la pagara. Y, presto, puso a sus amanuenses a desempolvar los archivos de su fallida campaña gubernamental de 2010 para atacar al gobernador Javier Duarte con una inserción presuntamente pagada.

Al otro día, el miércoles 31, el diario “Reforma” publicó otra foto-nota titulada “La mansión de Duarte según Yunes”. El pie de foto indicaba que la supuesta casa del gobernante estaría valuada en un millón de dólares en el condado de Maricopa, en Arizona, pero puntualizaba: “de acuerdo con el ex candidato del PAN al Gobierno veracruzano Miguel Ángel Yunes Linares”.

Luego, en la página 5, se dejaba en claro que los registros públicos de la propiedad fueron difundidos por Yunes Linares, aunque el panista no reparó en el detalle que la propiedad fue en algún momento de Karime Macías de Duarte, y que quien se la regaló fue su padre, Tony Macías, pero que nunca ha sido propiedad de Javier Duarte de Ochoa.

A casi una plana, los Yunes acusaron al Gobierno de Veracruz de usar recursos públicos para instrumentar una campaña en su contra. En una misiva, Miguel Ángel Yunes Márquez dijo que la campaña busca afectar su imagen pública con miras a las elecciones locales de 2013.

La saga novelesca llevó al padre y al hijo no sólo a acusar al gobierno de Javier Duarte sino a descubrir las intenciones de fondo, la elección del 2013 y el interés del cachorro a contender nuevamente por la alcaldía.

Pero a Yunes Linares y a su clan se le olvidan varios detalles. Uno, que el periódico Reforma, que con tanta saña le ha manejado el tema de sus mansiones, es el mismo que por supuesta línea de Los Pinos, en la pasada campaña presidencial intentó desgastar al gobernador Duarte y a su administración con el tema de los 25 millones de pesos decomisados en el aeropuerto de Toluca al gobierno estatal, mismos que la PGR tuvo que regresar con todo e intereses.

Por ello sería pertinente analizar si acaso no estará Felipe Calderón Hinojosa detrás de la campaña mediática contra Miguel Ángel Yunes y si éste no habrá caído de la gracia de quien será Presidente de la República sólo hasta finales de este mes.

Pero, si así fuera, para el caso es lo mismo, porque Calderón está en la etapa del “tehuacán sin gas”, como se refiriera el ex gobernador de Veracruz, Miguel Alemán Velasco, a los políticos que están por dejar el poder.

Sin embargo, no se duda que en sus últimos alientos de vida política Calderón se haya dejado de interesar en su ex colaborador.

Además, cabría también preguntar hasta dónde el nuevo gobierno que en diciembre se instalará en Los Pinos seguirá tolerando las tropelías del ex director del ISSSTE o hasta dónde le pondría un “estate-quieto” para rematarlo en sus siempre fallidas pretensiones políticas.

Otros detalles son quizá las acusaciones, decepciones y exigencias de sus correligionarios para que se investigue a fondo el asunto de las millonarias mansiones.

Ahí está, sólo por citar algunos casos, las declaraciones de la diputada panista Alma Rosa Hernández Escobar, quien dijo que los Yunes deben responder a los veracruzanos de dónde salió su fortuna; del regidor cuarto de Boca del Río, panista también, Fernando Santiago Gordillo, quien lamentó que el PAN esté arropando a esta clase de gente; o el dirigente del PAN en Boca del Río, Gilberto Castro, quien le pidió al junior Yunes Márquez que si quiere ser candidato que explique a la sociedad de dónde salieron los recursos para su palacete.

¿Y qué decir del dirigente estatal del blanquiazul, Enrique Cambranis, que ni pío ha dicho y no ha movido un solo dedo para defender al ex candidato panista a la gubernatura? La prudente actitud del presidente del CDE del PAN ha intrigado a muchos porque ante otras supuestas campañas la dirigencia siempre ha salido a respaldar a sus militantes. ¿Por qué ahora el silencio?

Pero a este desgaste interno, a este rechazo que Yunes Linares ha padecido de sus propios correligionarios, por sus intereses avasallantes, habría que sumarle el grueso expediente que posee la Secretaría de la Función Pública de su gestión como director del ISSSTE. Sólo de 2009, como ha trascendido, existe un desfalco de 332.4 millones de pesos por pagos que se hicieron a una empresa por trabajos que nunca se realizaron. Con este expediente, con el desamparo presidencial, con la guerra interna que viven panistas y yunistas, ¿se necesitaría todavía una campaña negra atizada por el gobierno estatal?

Quizá por eso, contundente, al ser entrevistado el miércoles 31 sobre lo publicado ese día por el diario “Reforma”, Duarte de Ochoa contestó a los reporteros: “Este es el más claro ejemplo del ratero que sale corriendo, gritando, ‘¡agarren al ladrón!’ ”.

El mandatario veracruzano no necesitó más discursos ni de inserciones pagadas en el periódico capitalino. El gobernador simplemente llamó a las cosas por su nombre. Y es que Duarte no necesita promover campañas de desprestigio contra un personaje tan desacreditado.

Columnas recientes