Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Cosas que contarle a google

Diario de un reportero

Por: Miguel Molina

08/11/2012

alcalorpolitico.com

Creo que es habanero y se llama Boggle (aunque yo preferiría que se llamara Bogle, que tiene que ver con fantasmas y aparecidos propios de estas fechas anglosajonas), pero yo le digo google y me entiende. Salimos a caminar si el día es propicio. Es un perro pequeño y discreto que se detiene y me mira cuando le hablo sobre la política en Veracruz.
 
El otro día le conté la historia del comunicado 91. Tuve que explicarle a google que la ley prohíbe que los ciudadanos digan antes de marzo que quieren ser candidatos a un puesto de elección. Nadie sabe por qué. En lo personal me parece una soberana tontería...
 
Cuando busqué, el otro Google (el de internet) me informó que prácticamente en ninguna otra parte se prohíbe a nadie hacer precampaña o campaña - excepto en países con gobiernos autoritarios. Pero además no importa.
 
Lo que no le cuento a google para no afectar su admiración por la raza humana son las últimas declaraciones de Carolina Viveros García, consejera presidenta del Instituto Electoral Veracruzano.
 
Según la señora, el hecho de que se haya descubierto que había más de mil ochocientas credenciales de elector irregulares en la solicitud de una organización política que pedía registro no amerita presentar una denuncia ante las autoridades competentes. Sus declaraciones fueron recogidas por la prensa a finales de octubre.
 
Pero la consejera Blanca Castaneyra Chávez, a quien la señora Viveros ignoró, dijo que hay cinco asociaciones y dos partidos políticos ya registrados que sometieron documentos con irregularidades parecidas.
 
En su pasmoso desconocimiento de las leyes, la señora Viveros admitió que los documentos "presentaban a la vista irregularidades, pero no somos nosotros fiscales" para considerar si hay un delito. Precisamente.
 
Si alguien usa documentos irregulares para pedir reconocimiento electoral y prerrogativas económicas (es decir identidad oficial y financiamiento con fondos públicos) podría estar cometiendo un delito como el que especifica el artículo 279 del Código Penal. Y para determinar eso está el Poder Judicial, no la señora Viveros, aunque sea presidenta del IEV.
 
Tampoco le puedo decir a google que no se preocupe, porque seguramente el IEV explica qué pasó en su sitio de internet. Pero no. En el sitio del IEV aparece el comunicado 91, que dice:
 
"Consejo General determina que no procede solicitud de registro como asociaciones políticas las organizaciones: Democracia e Igualdad Veracruzana; Ciudadanos Revolucionarios, Obreros y Campesinos Veracruzanos; y Concertación Veracruzana" (http://www.iev.org.mx/archivos/boletines/29102012.html). Pero no dice por qué ni ninguna otra cosa. Habrá que esperar a que las personas encargadas del sitio publiquen las actas de la sesión en que se trató el asunto.
 
Mientras tanto, tendré que contarle a google otras cosas.
 
Don Alfredo
 
Nos hicimos amigos un día de hace tiempo, durante una comida de mariscos en un modesto restaurante de Gutiérrez Zamora, y desde entonces nos veíamos en su casa de Brinco del Tigre o en su restaurante de Martínez de la Torre.
 
Le daba gusto saber que lo llamaba desde lugares lejanos y a veces exóticos: Delhi, Dakar, Abuja, Bucarest, y hablábamos por larga distancia de política y de nuestras familias y de otras cosas que no viene al caso mencionar en este espacio. Fue un hombre amable, generoso en extremo, siempre dispuesto a ayudar a quien lo necesitaba.
 
La última vez que nos vimos -cenamos en el restaurante de sus sobrinas- hablamos en términos vagos sobre un viaje de Londres y de ahí a otras partes de Europa. Ya no se pudo. Alfredo Ruiz Zurita murió el fin de semana, rodeado de su familia y sus amigos. Todos perdimos un poco. Descanse en paz, don Alfredo...

Columnas recientes