Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La corrupción la hacemos todos…

Tierra de Babel

Por: Jorge Arturo Rodríguez

12/11/2012

alcalorpolitico.com

Dijo el periodista P. J. O’Rourke que solamente hay un derecho humano básico: el derecho a hacer lo que a uno le plazca. Y con él viene el único deber humano: cargar con las consecuencias. Creo que le asiste la razón, porque en el caso de la corrupción, ésta la hacemos todos, de una u otra manera, así sea en grado mínimo, y es de suponerse entonces que todos tenemos la culpa y todos cargamos con las consecuencias. Y al paso que vamos, parece que la corrupción es un cuento de nunca acabar, es como si desde hace mucho tiempo hubiésemos entrado en un callejón sin salida y no hay vuelta pa’ tras, porque no queremos, porque se nos hace más cómodo y aparentemente más barato y rápido y a la chingada todo. Primero lo primero. El mismo P. J. O’Rourke dijo: cuando la compra y la venta están controladas por la legislación, lo primero que se compra son los legisladores. En la ma… ¿Ustedes creen eso?

El chiste es que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2011, del INEGI, 91.6 por ciento de la población cree que la policía es corrupta; 88.6 por ciento piensa lo mismo de los partidos políticos y 85.6 por ciento lo cree de los diputados y senadores. ¿En serio? No me había dado cuenta…
Y ahí no queda el asunto: más de 77 por ciento de la población enfrentó barreras para realizar algún tipo de trámite en el último año, y el 47.7 por ciento no recibió información adecuada para acceder a los servicios públicos. (El Universal/23 de octubre/2012) ¿Tanto así? ¡Despierten mis fans…! ¡Nos van a dejar sin un pedazo del pastel…! Y según que 200 millones de actos de corrupción se calcula que se cometieron en el 2011. Y hay más cifras, pero pa’ qué seguirle… ¿Acaso no sabemos lo que es la corrupción? ¡Por favor!

En fin, que por eso me pareció bien la reciente aprobación, por parte del Senado, de la Ley General de Armonización Contable. Chido. Y como siempre, ojalá se cumpla y no se sumerja en el armonioso mundo de la corrupción: la ley se hizo para transgredirla…

Mi senador José Francisco Yunes Zorrilla, el pasado 6 de noviembre, expresó: “Acudo a esta alta tribuna del Senado de la República para fundamentar, como Presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, el contenido del dictamen a la minuta con proyecto de decreto por el que se reforma y adiciona la Ley General de Contabilidad Gubernamental, para transparentar y armonizar la información financiera relativa a la aplicación de recursos públicos en los distintos órdenes de gobierno”.

Fue sesudo al referirse, breve pero sustancioso, a las bondades de la Ley General de Armonización Contable. Dijo: “Compañeras y compañeros senadores, esta reforma dota de nuevas formas de transparentar y armonizar la información financiera relativa a la aplicación de los recursos públicos en los tres órdenes de gobierno, a fin de que la sociedad cuenta con mayor y mejor información sobre el destino de los mismos, además de que se establecen mecanismos que permiten a los órganos fiscalizadores conocer la información fidedigna con el objeto de sancionar prácticas de corrupción y desvío de recursos”.

Así sea. Como deseamos que dé frutos el Programa de Mejora de Trámites Estatales que ha instrumentado mi Gober Javier Duarte de Ochoa, porque “contribuirá para que los veracruzanos alcancemos la meta planteada: ser una sociedad económicamente eficaz y socialmente más justa, y también situará a la entidad a la vanguardia global en el funcionamiento del sector público, en coordinación con los otros órdenes de gobierno”.

Luego añadió que “el Programa de Mejora de Trámites Estatales representa un impulso para mejorar la competitividad y cerrar el paso a la discrecionalidad; además, advirtió que combatirá “con todo”, a la corrupción”.

No esperamos de otra. Porque la corrupción la hacemos todos y todos podemos desterrarla o, mínimo, simplificarla, digo, perdón, minimizarla.

De cinismo y anexas

El comediante George Carlín señaló alguna vez: “Tengo ciertas reglas por las cuales vivo, mi primera regla: No creo nada de lo que el gobierno me diga”.
Por lo pronto, ahí se ven.

Hasta la próxima
[email protected]

Columnas recientes