Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La muda estatua de la libertad…

Tierra de Babel

Por: Jorge Arturo Rodríguez

15/11/2012

alcalorpolitico.com

 La verdad es que a veces… Bueno, muchas veces tengo mis dudas. Dudo hasta de mi propia sombra, no confío en ella. Y así, en realidad, no se puede vivir, no se vive bien. Mantenerse en la duda y la desconfianza es una paranoia. Lo sé. Pero dicen que hay que otorgar el beneficio de la duda, ¿no? Que hay que tener confianza, al menos en nosotros mismos, pos sólo así es posible confiar en los demás y, claro, en nuestro país que diariamente se derrumba. Alguien tiene que creer, ¿no? Alguien tiene que chambear…
 
En fin, no me hagan caso, a veces el delirio encoge, se vierte suave, igual que la solución, versificara una poetisa amiga mía. Vaya, que me pregunto, con George Carlín: ¿“Miau” significa “Guau” en gato?
 
El caso es que celebro que el Congreso de Veracruz haya declarado lista la adición de la fracción V al artículo 67 de la Constitución Política del Estado, luego que 124 ayuntamientos la aprobaran expresamente. Fue una propuesta de  mi Gober Javier Duarte de Ochoa. Bien por eso, porque se crea la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas, que establecerá los mecanismos para atender y proteger la integridad de los periodistas, así como de promover las condiciones para el libre ejercicio de la profesión del periodismo, con pleno respeto al derecho a la información y a la libertad de expresión. Chido.
 
Y los diputados locales ya turnaron a Comisiones la iniciativa de Ley de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas, presentada por el Mandatario Estatal, para otorgar las atribuciones necesarias a esta Comisión y pueda cumplir su función de manera adecuada y efectiva, y así se tutele no sólo el derecho de los periodistas a difundir su pensamiento, sino también el derecho del pueblo veracruzano de estar plenamente informado. Así sea, pues. Demos el beneficio de la duda.
 
Por lo pronto, hay que tener presente que como dijo George Orwell, la libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír. O como expresó Abraham Lincoln, medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión sino haber previsto y aceptado las consecuencias de ellas. Ajá, pues.
 
 El genial escritor Salman Rushdie dijo hace poco que "existe una diferencia entre un ataque hacia las personas y un ataque hacia las ideas". Y agregó que "también debe ser posible hacer burla y crítica de la religión. Cada día se pueden ver chistes sobre el Papa en los periódicos, sin que por ello los católicos hagan saltar el mundo por los aires".
 
Rushdie dijo: "Para mí es totalmente legítimo no compartir una idea, aún cuando se trate de religión. No me siento como la estatua de la libertad". Eso, eso, eso…
 
Vaya, expresara el humorista español, Jaume Perich, gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Al gobernante tampoco. ¿En serio?
 
De cinismo y anexas
 
Con eso del Tercer Parlamento de la Mujer Veracruzana realizado en días pasados –y al cual luego me referiré-, sólo les dejo estas palabras de George Carlin: "Estoy de acuerdo en la mentalidad de la mayoría de las feministas, los hombres (en la mayoría de los casos) son sólo unos brutos, ignorantes que arruinan el planeta y se destruyen los unos a los otros por la inseguridad de su pene”.
 
Por lo pronto, ahí se ven.
 
Hasta la próxima
 
[email protected]

Columnas recientes