Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Nuevo León y Veracruz; contrastes

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

21/11/2012

alcalorpolitico.com

Petición piadosa de una mujer: Querido Dios: si no puedes hacerme delgada, haz gorda a mis amigas.
 
***
 
Las comparaciones son odiosas, dice el dicho vulgar. A veces, sin embargo, pueden ser útiles para ejemplificar contrastes.
 
Me llamó la atención lo que se publicó ayer en los portales informativos dando cuenta de que en Nuevo León arrancó un programa de austeridad estatal.
 
Me llamó la atención por dos razones: por la fecha en que se ha tomado esa decisión, cuando la administración norteña ha entrado ya a su tercer año, es decir, casi a la mitad, y por el sueldo que ganará ahora el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.
 
En Monterrey se presentó el Programa de Ordenamiento y Fortalecimiento Integral de las Finanzas (POFIF) que contempla ahorros por 3 mil 644 millones de pesos al cierre del 2013, o sea hasta dentro de un año.
 
Para lograrlo, se reducirán salarios de funcionarios de primer nivel, entre ellos el del gobernador, que ganará 15 por ciento menos. Su sueldo será ahora de 156,624 pesos.
 
Se despedirá personal tanto el que cobra por honorarios como el que tiene plazas, para lo cual se eliminarán 600, además de que se retirarán vehículos no operativos, celulares, gastos de presentación, vales de gasolina, choferes y asistentes, entre otras medidas.
 
Esto sirve de base para comparar y reconocer que en ese aspecto, en Veracruz se tomaron las medidas a tiempo, recién iniciado el actual gobierno y que ahora, según los indicios de las mismas calificadoras bursátiles, se avizoran mejores, buenos tiempos, pues se contuvo la crisis económica y se acaba de refinanciar la deuda que permite un desahogo al bajar la carga de pagos y liberar 3 mil millones de pesos anuales del presupuesto que se podrán destinar a inversiones.
 
A la distancia, así, quedan claras dos cosas: el acierto de haber traído como secretario de Finanzas y Planeación a un experto estratega como Tomás Ruiz González, quien ya casi se fue, y que el gobernador Javier Duarte de Ochoa tomó la decisión política económica debida aunque dolorosa por los sacrificios que implicó.
 
Fue el 27 de enero de 2011 cuando tras exponer las circunstancias complejas por las que atravesaban las finanzas del gobierno del estado, que había heredado, el cordobés presentó el Programa de Reducción al Gasto Público, que ordenó medidas de ajuste, del 25 por ciento de su gasto corriente, a las dependencias y exhortó a los 212 alcaldes a replicar esas acciones.
 
Se decretó entonces el congelamiento de sueldos de directores para arriba y la no creación de plazas administrativas, se congelaron las vacantes que había, se despidió personal, se implementó un programa de retiro voluntario (casi a fuerza) e incluso se prohibió la compra de suscripciones de periódicos y revistas. Fue un verdadero apretón.
 
Los resultados y las cifras oficiales hoy son indicativas: el gobernador de Nuevo León gana ahora 156,624 pesos, el de Veracruz, 74,313 pesos; un secretario nuevoleonés percibe entre 119,590 pesos y 141,373 mientras que uno de Veracruz, entre 51,630 y 59,531; un subsecretario allá, 97,059 mientras que uno de acá entre 49,612 y 51,630; un director norteño, entre 57,222 y 63,546, uno veracruzano entre 39,942 y 49,612 pesos.
 
El artífice de la estrategia de recuperación, Tomás Ruiz González, se incorpora al gobierno federal. El gobernador Duarte de Ochoa podrá operar ahora con más solvencia. Su política fue acertada.
 
***
 
Como servidor público me pasé años y años recorriendo el estado. Como pocos, me precio de conocer o de haber conocido carreteras, caminos, rodadas, atajos, puentes, vados, haber transitado por ellos una y otra y otra vez. Fui viendo y viviendo la transformación de la infraestructura carretera veracruzana.
 
Por eso me llamó la atención los detalles que dio a conocer ayer el secretario de Comunicaciones, Raúl Zarrabal Ferat, en especial los avances del programa de concesiones mediante las cuales se proyectan construir las autopistas Córdoba-Xalapa y la de los Tuxtlas, que no me queda claro exactamente de dónde a dónde irá porque es vasta la región.
 
No se remarcó, pero también queda claro que al final –y tal vez porque no había otra opción, es decir, por falta de recursos oficiales– se optó por concesionar las obras, lo que equivale a decir que la construirán particulares con sus recursos por lo que serán de cuotas cuando se pongan en servicio, aunque también tal vez deberían de aclarar si la administración estatal participará con alguna inversión.
 
Pienso que ésas serán las grandes obras carreteras del sexenio (Raúl informó de muchas otras obras de menor cuantía) y si bien no serán construidas por el gobierno, qué bueno que no se han quedado paralizados y han logrado motivar y convencer a la iniciativa privada a que le entre.
 
Por lo menos todo lo que dijo ayer el joven secretario, que terminará en el cargo en diciembre para irse luego como precandidato a la presidencia municipal de Boca del Río, es alentador si se concreta y materializa. Aparte de los empleos por las obras, se detonarían las economías de esas regiones.
 
***
 
En la Ciudad de México, mañana se hará la presentación del libro El legado de la alternancia de la ex diputada federal veracruzana Rebecca Arenas. El acto tendrá lugar a las 18:30 horas en la biblioteca del Jockey Club del Hipódromo de las Américas. Los presentadores son de lujo: Norma Meraz Domínguez, José Elías Romero Apis, Beatriz Pagés Rebollar y Javier Oliva Posada… Fernando Ávila Navarro, ex director de la Orquesta Sinfónica de Xalapa está invitando al concierto de fin de semestre que ofrecerá la Orquesta Sinfónica de la Facultad de Música de la Universidad Veracruzana. La Orquesta está integrada por alumnos de la clase Repertorio y Prácticas de Orquesta, que imparte a los alumnos de nivel profesional en un curso obligatorio de cuatro años.El Concierto se llevará a cabo a las 12 horas del próximo sábado en el patio central de la Casa del Lago (antes Artesanías)… A propósito de temas culturales, Juan José Barrientos me pone al tanto de que hace un año se anunció la publicación de 48 libros por parte del IVEC (me documenta la información), pero al parecer, me dice, no se publicaron salvo una Breve Historia del IVEC. Comenta que de ser así el recorte a la cultura ha sido grave. Tal vez habría que aclarar que cuando se hizo el anuncio de la cifra que se cita fue durante la pasada administración del Instituto, pero no estaría mal que las actuales autoridades aclararan o informaran qué pasó al respecto.

Columnas recientes