Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Candidatura ciudadana para Xalapa

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

22/11/2012

alcalorpolitico.com

Pasó el segundo informe del Gobernador. Por el momento no hay fecha para el informe de su esposa, presidenta del DIF Estatal, debido a su avanzado estado de gravidez (pudiera ser que solo hubiera una ceremonia donde se informara, a través de un video, del trabajo realizado, me han dicho). Hubo los primeros cambios en la administración estatal pero tal vez se esperará a que el Presidente electo nombre a su gabinete y a que termine diciembre para hacer otros o el resto, de acuerdo a las circunstancias. Pasó el Consejo Político Estatal del PRI. De alguna forma, se ha entrado en un estado político de impasse, por lo menos de cara al público. Pero por debajo del agua se trabaja febrilmente en el proceso electoral local y municipal que tendrá su clímax en julio de 2013.
 
En Xalapa, la capital del estado, ciudad emblemática por su pasado histórico pero también por ser asiento de los poderes estatales, nos enfilamos a un proceso inédito, interesante y de pronóstico reservado.
 
Como pocas veces, la ciudad, el municipio, tendrá dos buenas opciones con características muy marcadas: un joven y una mujer, Américo Zúñiga Martínez, del PRI, y Dulce María Dauzón, quien se asume como candidata ciudadana aunque tendrá registro partidario de Movimiento Ciudadano. A ellos, si no hay unidad ni acuerdo entre las izquierdas, se habrá de sumar otro precandidato, del PRD.
 
Un aspirante declarado, aunque en lo personal no le veo ninguna viabilidad, es Abel Cuevas Melo, del PAN, quien no levanta en los primeros sondeos ni encuestas ni tiene aceptación ciudadana porque no es de Xalapa ni ha vivido en la capital, porque no es conocido salvo por quienes recibieron beneficios de los programas de la Sedesol, que darán el brinco hacia el barco tricolor y renegarán del panismo ahora que ese programa lo tome el PRI, y porque, según percibo, por el hecho de ser vecino de Coatepec lo ven como un hombre que solo busca el poder por el poder y que ve la alcaldía xalapeña como un botín político.
 
Pero, según me refieren, Cuevas Melo se mueve y trata de tomar aire. Ahora mismo, según se sabe, está tratando de convencer a líderes sociales o de colonias lo mismo del PRI o del PRD, a quienes conoció por su manejo de programas sociales, a que se unan a su propósito, petición en especial a los de la izquierda, a quienes vende la idea de que solo unidos podrán derrotar al tricolor y de que tarde o temprano tendrá que concretarse una alianza entre azules y amarillos.
 
El coatepecano ofrece dos razones para tratar de convencer a activistas: una, que en una encuesta que posee (y me dicen que muestra) de los aspirantes del PRI, Ricardo Ahued Bardahuil aparece con 40 puntos mientras que Américo Zúñiga solo con 20, y que, estima, sin Ahued, crecen sus posibilidades de derrotar al priismo si derecha e izquierda o izquierdas se unen; y otra, que de todos modos en la capital del país sus líderes partidistas, los del PAN, negocian con los cupulares de las izquierdas un acuerdo que si se concreta llevará a una alianza en Xalapa y en otras ciudades del estado.
 
Esta negociación podría ser creíble porque así se manejan muchos asuntos políticos, que se deciden en la Ciudad de México, como se vio en el pasado con la candidatura al Senado del panista Fernando Yunes Márquez, o como acaba de suceder con Juan Vergel Pacheco, a quien una mano negra meció la cuna para desconocerlo como dirigente estatal del PRD, jugada que al final no cuajó por lo que se tuvo que dar marcha atrás cuando los dirigentes nacionales perredistas amenazaron con no asistir a la toma de posesión de Enrique Peña Nieto y a desconocer acuerdos con los priistas si en Veracruz no se sacaba la mano que estaba causando división en sus filas. A Vergel se le restituyó ipso facto e incluso se le invitó como representante del PRD al segundo informe de gobierno.
 
Pero lo cierto es que el PAN y Cuevas Melo están casi en el piso en las preferencias ciudadanas, ya no tienen la Presidencia de la República, pronto él ya no tendrá el manejo de los programas sociales federales en la entidad y quién sabe que lo hace pensar que el PRD o los perredistas se le van a sumar cuando los amarillos son los que están hasta arriba en las encuestas, por lo que lo lógico es él sea quien decline a favor de Uriel Flores, Pepe Valencia o a quien se nomine, si no es que, en una de esas, las izquierdas arropan a Dulce María Dauzón, quien tiene amplio reconocimiento ciudadano.
 
Pero se ve difícil la unidad de las izquierdas. Hoy las circunstancias son diferentes a las de julio de este año: Andrés Manuel López Obrador ya no está en el PRD y muchos dirigentes que le dieron fuerza a esa organización política han emigrado o empiezan a emigrar hacia el nuevo partido político del tabasqueño, Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), y con ellos muchos militantes, además de que un amplio sector de la población pide y apuesta por un candidato o una candidata ciudadana, por lo que todo apunta a que la empresaria y economista Dulce María Dauzón será el verdadero dolor de cabeza para el tricolor.
 
A propósito, me llamó la atención el ejercicio periodístico que inició ayer El Heraldo de Xalapa, que comenzó a convocar a líderes de opinión de la capital para sondearlos sobre su sentir con respecto al proceso sucesorio municipal. El reportero Jorge Morales resumió: “Una mujer u hombre con perfil ciudadano, con amplio reconocimiento público, con experiencia y una propuesta sólida para resolver los rezagos y desafíos de las próximas décadas, que además sepa escuchar, retomar ideas y propuestas diseñadas desde hace tiempo”. “Así imaginan líderes de opinión a quien debiera ser la próxima alcaldesa o alcalde de la capital veracruzana”.
 
En este primer encuentro de ese matutino participaron el director general Eduardo Sánchez Macías; el presidente del Consejo Editorial, Rubén Pabello Rojas, ex alcalde y ex diputado por Xalapa; Omar Zúñiga Adán, recién nombrado nuevo director editorial y quien le ha impreso una nueva dinámica a ese periódico; el vocero de la Arquidiócesis de Xalapa, José Juan Sánchez Jácome; el director del Colegio de Veracruz, Eugenio Vázquez Muños, y el empresario Carlos Abreu.
 
El encabezado de la nota, que fue la principal del diario, es precisa: “Líderes piden candidatura ciudadana para Xalapa”.
 
Américo Zúñiga-Dulce María Dauzón serán buenos contendientes y seguramente harán precampaña y campaña de alturas. Xalapa se lo merece.
 
***
 
Este jueves por la tarde, jelengue político. La Fundación Colosio Veracruzrealizará la glosa ciudadana del Segundo Informe de Gobierno a partir de las 17:30 horas en el Casino Xalapeño. Ante la proximidad de la selección de candidatos del PRI tanto a diputados como a presidentes municipales se espera una buena asistencia… Polaca, polaquísima la fotografía de ayer donde se ven Gerardo Buganza Salmerón, secretario de Gobierno; Enrique Ampudia Mello, subsecretario, y Erick Lagos Hernández, presidente del PRI estatal. Se dijo que fue para “consolidar canales de comunicación y diálogo permanente” con Erick pero que lo mismo se hará con los demás dirigentes partidistas del estado. En la reunión estuvo también el director de Organizaciones y Partidos Políticos, Jorge Santos Azamar… ¡Hey! ¡No se olviden que fui yo! Eso parece que quiere decir el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán cuando reclama que se diga que fue él quien promovió la construcción de la autopista Perote-Banderilla y el libramiento de Xalapa, que inaugurará el presidente Felipe Calderón. Y tiene razón. ¿Lo irán a citar y le darán el crédito que se merece durante la ceremonia oficial?

Columnas recientes