Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

• Calderón y “México” • La izquierda bígama

Campos Eliseos

Por: Katia D'Artigues

23/11/2012

alcalorpolitico.com

Felipe Calderón tiene razón. Este país se llama, en realidad, “México”. Así le decimos todos; así nos dicen en el mundo. El nombre oficial es “Estados Unidos Mexicanos”, sí, pero se usa poco como para actos protocolarios y formales y para toda la papelería oficial.

Lo que le cuestiono es el timing, la verdad. Parece como puntada de último momento, aunque en realidad no lo es: él mismo lo propuso desde 2003, cuando era diputado en tiempos de Vicente Fox.

Además, no ha sido el único. En la congeladora legislativa (ese lugar que de ser geográfico sería del tamaño de la Antártida, a donde van a dar las muchas iniciativas de ley presentadas con las que no pasa nada), hay otras cuatro iniciativas más con el mismo objetivo. Mmmm. Pero, ¿ahorita? Cuando el gobierno que está por entrar seguro ya mandó a hacer toda su papelería, su imagen de gobierno, vaya, hasta la invitación al juramento —que no protesta— del nuevo Presidente ya fue hasta repartida.

Una pregunta, si esto, casi con las mismas palabras, lo propuso en 2003, ¿por qué no lo hizo hace seis años, al inicio de su sexenio?


Sin duda nuestra izquierda es muy “open minded”. El caso de Alejandro Encinas lo muestra perfecto. Ayer ya lo dijo: no se va del PRD. O no aún, pues.

Peeero sí estará en Morena, el movimiento de Andrés Manuel López Obrador que está buscando —y muy seguramente logrará— ser un partido político y del cual ya fue electo consejero en su Congreso Nacional del 19 y 20 de noviembre.

Explica que no hay contradicción alguna, al menos legal, porque la Morena de sus amores (digo, sí, es mucho más cercano allá) aún no es partido político.

Y qué cree: ¡en el PRD se lo aceptaron!

Mmmh, o sea que estará, con los dos.

Suena como tener una esposa e irse a vivir, si no de tiempo completo, sí a ratos, con otra para ver si funciona. Claro, con anuencia de la esposa.

Qué open minded la izquierda mexicana.


Estimados peñistas apuntados para el nuevo gobierno: Pronto dejarán de morderse las uñas de ansiedad. Que el 29 Enrique Peña Nieto —regresando de sus giras por Estados Unidos, mmm, y Canadá— dará a conocer, al fin, su gabinete y, supongo, algunos de los 200 y tantos nombramientos (sin duda no todos) que son nombramientos presidenciales.


La decisión de respetar la autonomía del Instituto Nacional de las Mujeres y a la Comisión de Asuntos Indígenas es un logro de la sociedad civil, en particular de las mujeres.

En su plan de rediseño de la administración pública se contemplaba que estos importantes organismos estarían bajo la estructura de la Secretaría de Desarrollo Social.

Pero luego de una reunión de Rosario Robles, vicecoordinadora de Política Social del equipo de transición, con representantes de organizaciones de la sociedad civil, se decidió mantener como están ahora, a estos organismos.

Es una buena noticia: en el futuro gobierno escuchan. Y aún más a la sociedad civil organizada.


Dos nuevos ministros de la SCJN “habemus”. Ayer fueron votados por el Senado y sustituirán a Sergio Salvador Aguirre Anguiano y a Guillermo Ortiz Mayagoitia, quienes finalizan su periodo el próximo 30 de noviembre.

Alberto Gelacio Pérez Dayán será el sucesor de Ortiz Mayagoitia. El próximo 13 de diciembre cumplirá 52 años. Es abogado por la Universidad La Salle y entró al Poder Judicial de la Federación en 1987, como secretario del Tercer Tribunal Colegiado Administrativo del Primer Circuito.

Fue en 1992 cuando se le designa juez de Distrito. Por cierto, como juez del Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, votó en contra de la expropiación del predio El Encino…. Se le considera un ministro conservador que llega a la muy liberal Primera Sala de la Corte.

El otro ministro será Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, quien desde 2008 es jefe del Sistema de Administración Tributaria, el temido SAT. Abogado por la UNAM, tiene maestría en Certificación de Derecho Tributario Internacional por Harvard. Aunque usted no lo crea, uno de los senadores que lo consideró como un “funcionario eficaz” fue el senador perredista Manuel Camacho Solís.


No soy quien le quiere arruinar La Navidad. Quien tiene el espíritu Grinch es Joseph Ratzinger, el Papa Benedicto XVI.

Nos acaba de decir que hemos vivido en el engaño en su más reciente libro, "La Infancia de Jesús". Resulta que el lugar donde nació Jesús... ¡no había animales! ¡Tampoco pesebre!

Adiós a los bueyes, vacas, burros, gallinas, gallos y demás figuras que todos los años acompañan en El Nacimiento a Jesús, José y María. ¿Cuántos villancicos tendremos que revisar?

Ah, y si tiene la estrella que se pone sobre el pesebre, también tírela, porque según Benedicto XVI, no era una estrellita, sino una supernova, es decir una explosión estelar.

Ayer me decía Karla Ramírez, @karlitagre, en Twitter: " Ay, ese Benedicto!! Primero quita el limbo y ahora los animales. Ya que quite a los Reyes Magos y nos ahorramos los regalos".

Otro tuitero, más cáustico, @elmessire, opinó: "Mejor que quite el celibato y tal vez se ahorran los escándalos de sacerdotes pederastas".


Que a nuestro aún Presidente le gusta cantar es de muchos conocido. Se ha moderado estos años, pero antes, a la menor provocación tomaba el escenario y el micrófono para echarse sus gorgoritos.

El más memorable de todos, me parece, fue el palomazo que se echó un día en una reunión del PAN. ¿Sabe qué cantó? Pues nada menos que la canción de Miguel Mateos, "Cuando seas grande". Esa que en su coro dice: "Ne,ne,ne,ne qué vas hacer?/ Cuando seas grande/ Estrella de rocanrol, presidente de la Nación/ Ouo"

Pero el pasado miércoles volvió a cantar en público. Lo había hecho hace poco también en una reunión panista, más en petit comité, pero ahora sí fue frente a todos.

Se echo parte nada menos que el "El Corrido del Perro Negro", de José Alfredo Jiménez, que en su letra habla de un asesinato por razones amorosas (Don Julián mata a Gilberto, quien pretendía a su novia, Lupita). Y el corrido está situado "Al otro lado del puente de La Piedad, Michoacán".

Será que le vino a la cabeza porque justo inauguraba un libramiento en La Piedad. O que ya se va, que está más relajado, que estaba en su tierra natal. Dicen que el peor de los años de un sexenio en el poder en México es el séptimo. ¿Cómo lo vivirá Calderón?


Qué historia la de Lilián De la Concha, ex esposa de Vicente Fox y madre de sus hijos. Le hago un resumen ejecutivo. El pasado 2 de noviembre, en Estados Unidos dieron a conocer la detención de Marco Antonio Delgado Licón, quien fuera -al menos parece que de facha-- un gran empresario y hasta filántropo; aunque, de acuerdo con las autoridades estadounidenses, se dedicaba a lavar dinero, presuntamente proveniente del cártel de los hermanos Valencia.

¿Y qué tiene que ver Marco y Lilián? Pues en que ambos fueron pareja hasta con planes de boda.

Ella 14 años mayor que él, lo conoció dos años después de iniciar el sexenio de Vicente Fox, durante una cena en el restaurante San Ángel Inn, vía Nereo Vargas, líder sindicalista de los electricistas. Tan bien iba la relación, que en el 2007, durante una visita a El Paso, Texas, y durante el trayecto del hotel al aeropuerto, él le pidió matrimonio.

Delgado, radicado en Estados Unidos, venía a México tres o cuatro veces al año y se hospedaba en el hotel María Isabel Sheraton; pero las llamadas telefónicas entre ambos eran casi a diario.

Si algo tenían en común la pareja, es que eran divorciados. Según él, Sharon, su ex esposa y madre de sus dos hijos, era una paciente con cáncer terminal, factor que hasta afectaba a Lilián.

Cuando llegaba al país, relata ella en una entrevista con Alberto Tavira, siempre cargaba un portafolios, que después le enseñó, transportaba fajos de dólares: le decía que eran parte del Plan Mérida (el paquete de ayuda del gobierno estadounidense a nuestro país, empleado para tareas de seguridad), porque....¡era agente de la CIA!.

Presumía ser amigo de Tony Garza, ex embajador de EU en México, y hasta con Laura Bush, quien es madrina de la hija de Delgado, entre otros.
Para Lilian, todo era una bella relación. Hasta políticos y empresarios -quienes incluso arriesgaron capital para los negocios que los entonces novios emprendieron juntos-- Marco Antonio era un partidazo para ella. Todo iba bien, excepto los negocios. Él comenzó a escabullirse, no tomarle llamadas y dejarla de visitar, hasta que le explicó la razón: tenía tumor en el estómago.

--De repente me habló y me dijo que le sacaron un tumor canceroso en el colon. Yo lloraba, me iba a La Villa, mandaba a hacer misas. Vivía en una angustia total.

Hasta un mensaje de despedida le envió Marco Antonio. Ante la nula respuesta y ella desconsolada, le preguntó a un amigo si ya había muerto.

La respuesta que recibió fue un balde de agua fría: Marco Antonio estaba sano y salvo, acababa de verlo en Chihuahua, en compañía de Liliana Narváez, su novia.

Posteriormente supo que Sharon no estuvo enferma, y que no era agente de la CIA ni era amigo de políticos estadounidenses. Hoy está detenido en Estados Unidos acusado de lavar dinero.


Ella lo tuiteó

--Hoy mostro su ignorancia el Senador @ErnestoCordero con respecto al fortalecimiento de las OSC, lamentable desprecia el trabajo ciudadano: María Elena Morera, presidenta de Causa en Común. Uy, ¿pues qué le dijo?

Columnas recientes