Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¡Traumático el gobierno que se va!

Por: Helí Herrera Hernández

26/11/2012

alcalorpolitico.com

[email protected]
Twitter:HELIHERRERA.es
 
Llego en medio de tormentas generadas por su compañero de partido, el entonces presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Vicente Fox; por su propio partido que no tuvo recato alguno en promover una campaña negra contra su principal contrincante, Andrés Manuel López Obrador, y por él mismo que recurrió a la guerra sucia como estrategia para ganar la elección de 2006, cuya obra máxima la resume en una frase que la historia recogió y quedará para siempre “haiga sido, como haiga sido”, don Felipe Calderón Hinojosa se va en 5 días, en medio del caos sembrado durante su sexenio que desde luego no lo afecta a él, ni a su círculo de amigos, ni a los minúsculos grupos de poder económico y político que lo apoyaron, sino a la masa popular de casi 90 millones de compatriotas que sufrimos las consecuencias de su desgobierno.
 
Ya se va y las estadísticas son espantosas, traumáticas, decepcionantes para un político que hizo de la mentira y la simulación su forma de gobierno, hundiendo al país en el desanimo y a la mayoría de sus pobladores en gente miserable, pobre, sin ninguna perspectiva para esta generación de salir del hoyo al que nos condujo, eso sí no solamente él, sino también Salinas, Zedillo y Fox que al final se convirtieron en los verdugos tanto de los que votaron por ellos, como de los que nos opusimos a sus mentiras, a sus posicionamientos políticos-económicos, a su entreguismo con los poderes fácticos y con los organismos financieros internacionales.
 
A lo largo de esos gobiernos oímos de estos presidentes decir que solo con políticas de largo plazo podíamos superar los males que nos aquejaban como país, para lo cual era necesario abrazar decisiones económicas de estabilidad y equilibrio que traerían beneficios que disfrutarían las nuevas generaciones.
 
Aquellos que hace 30 años cursaban la primaria oían decir que eran el futuro de México. Hoy son personas adultas en plena etapa productiva, padres de familia, obreros del campo y la ciudad, clase medieros, profesionistas que se preguntan ¿Dónde esta el país que les prometieron de progreso y desarrollo desde hace 3 décadas, cuando el desempleo y la subsistencia los abaten?
 
Lo peor no han sido las promesas de un futuro promisorio para todos los mexicanos hechas por Miguel de la Madrid, Carlos Salinas o Ernesto Zedillo desde hace 30 años, sino la palabra empeñada por Vicente Fox y el que se va, de cambiar esas políticas públicas que multiplicaban la pobreza, por gobiernos que generarían bienestar social, cuando la realidad nos dice lo contario: el crecimiento económico se estancó, no se generaron los empleos necesarios, la riqueza se siguió acumulando en unas cuantas manos, el poder adquisitivo del salario se derrumbó, se contrajo el mercado interno, aumentaron las importaciones, nuestra balanza comercial por ende es desfavorable, hay fugas de miles de millones de dólares cada año, los inversores nacionales como Carlos Slim (el hombre más rico del planeta, por cierto), prefieren llevar sus dineros a otras naciones antes que invertirlo aquí, el ingreso Per cápita decreció como también lo hizo la inversión extranjera. Como consecuencia de todo esto los problemas sociales, de pobreza, miseria e inseguridad han venido a más, y todo esto sin contar con la alocada guerra que Calderón le declaró a los grupos de narcotraficantes que provocaron más de 70 mil muertes, impactando todas ellas al sector turismo que hasta antes de esta guerra, era generadora de miles de empleos cada año, y hoy es la principal expulsora de trabajadores.
 
Durante la décadas de los 60as y 70as la tasa de crecimiento Per cápita fue del 3.6% anual en promedio, lo que equivalió a duplicar el PIB Per cápita en tan solo dos décadas. Durante las 3 siguientes el crecimiento promedio fue de tan solo 0.75%, es decir, en 30 años solo crecimos el 25% el PIB Per cápita. En pocas palabras en los últimos 30 años crecimos solo la cuarta parte de lo que crecimos en los 60as y 70as.
 
Si México hubiera mantenido su tasa de crecimiento Per cápita de al menos de 3% en promedio, hoy nuestro ingreso Per cápita sería 94% mayor; es decir en el año 2010 llegó a 9,812 dólares, de haber mantenido ese crecimiento de 3% hoy sería de 19,035 dólares. Con estos datos duros se muestra la ineficacia de estos gobiernos Prianistas.
 
Critican a José López Portillo pero su tasa de crecimiento fue de 6.5% promedio; la de Felipe Calderón de 0.8%, mientras que Venezuela lo tuvo de 2.5%; Chile 3%, Costa Rica 3.2%, Colombia 4.5%, Brasil 4.6%, Argentina 6.3%; Perú 7 por ciento y Panamá 8.1%, y omito compararlos con Singapur o China porque más de dos se infartarían.
 
La inversión privada decreció. Calderón la recibió con 1.5 billones de pesos y la va a entregar con menos de uno, lo que ha generado tasas de desempleo cercanas al 13.1% (12.9 millones de personas), a pesar que se autonombró como el presidente del empleo.
 
El salario mínimo general ha caído 2.4% entre los años 2007 y 2010, pero en los últimos dos años ya se fue a 2.9% mientras la inflación sigue al alza lo que ha generado la agudización de la pobreza. Según cifras oficiales la pobreza alimentaria aumentó para agosto del 2012 a 37.9 por ciento; la de capacidades a 27.8% y la de patrimonio a 15.9 por ciento (*1)
 
Falta espacio para desmenuzar otras estadísticas que retratan al presidente que se va como lo que fue: un candidato mentiroso y un presidente de la república falso, mediocre, obtuso, ingenuo, perverso y traidor, porque todavía tuvo la desfachatez de acribillar la única esperanza que les quedaba a los panistas con Josefina Vázquez Mota de que la apoyara a plenitud, como Fox lo hizo con él al ver que López Obrador iba a ganar la presidencia. El decidió darle la espalda a la candidata panista en aras de salvar el pellejo.
 
Ya se va y no volverá, como dijera aquella rumba. El juicio de la historia apenas inicia para con don Felipe Calderón y el problema para él es que ésta juzga con números, con resultados, con estadísticas y éstas, lamentablemente no le favorecen porque ubican mejor a los dinosaurios del PRI que tanto criticaron los panistas.
 
+(1) CONEVAL, El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social mide la pobreza en México y evalúa programas y políticas sociales del Gobierno Federal

Columnas recientes