Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Por qué se relaja el poder

En Caliente

Por: Benjamín Garcimarrero

26/11/2012

alcalorpolitico.com

Dice el proverbio que “de músico poeta y loco, todos tenemos un poco”, pero yo estoy convencido, que falta una cualidad de la que todos tenemos y no poca sino mucha, que es parte de la información genética grabada en lo íntimo del ser y que se refiere a la calidad de político.
 
Desde el “zoon politikón” de Aristóteles, que aludía a la definición de “animal político” que aplicaba a todo ser humano; su primer error fue excluir a los animales, pues la experiencia ha demostrado que no solo que hay animales políticos sino que hay políticos que son unos verdaderos animales... Sin agraviar a los presentes, (a los animales claro).
 
No viene al caso ponerle apellido a esta afirmación, aunque sí hacer referencia a los muchos consejos que va dejando la sabiduría en el devenir histórico de los pueblos.
 
Hablar de política es muy fácil, basta con una bola de cristal, un poco de imaginación y una consciencia bien despierta, para atinarle a eso que es el arte de mandar que tiene un alto contenido de esperanza, buenos deseos y fe.
 
El político se parece a los músicos de pueblo, que casi siempre tocan de oído, aunque no acierten con el ritmo y la melodía.
 
Recuerdo que allá en Jalacingo el conjunto que tocaba los domingos en el kiosco decía Don Eliseo que era el director: “Ahora vamos a tocar San Luis Blus”
Y contestaba el de la corneta: “¿Cómo?, si eso es lo que yo acabo de tocar”.
 
Sabemos muy bien que quienes llegan al poder, no siempre son deseados, por lo contrario la mayor parte son repudiados, las promesas casi nunca son cumplidas y obedecen a una megalomanía que se va agravando conforme pasa el tiempo. Enfermedad terminal e irreversible que no mata pero incapacita para lograr la cordura cuando el poder se acaba.
 
Aristóteles, con su obra “Política”, Cervantes, Azorín, y otros, han coincidido en que la política es un mecanismo mediante el que la fuerza coercitiva se legitima.
 
Dicho de otro modo: es el modo de hacer lícito para unos lo que es ilícito para otros; es el monopolio de la impunidad, es la justificación de la riqueza mal habida, es matar sin responsabilidad, es tener sin devengar, es poseer sin retribuir... Es muchas cosas más.
 
Quizá por eso es tan buscado el poder, porque se ha olvidado el equilibrio y el orden, que de suyo fuera el inspirador del quehacer político.
 
También se ha coincidido en que el poder se va relajando, en razón de que el que lo asume, siempre es peor que el que lo deja, porque la limpieza implica la venganza, pero barrer bajo la alfombra, hace que la basura no se vea y las apariencias dan imagen de limpieza.
 
Los ejemplos mejoría en política y especialmente en México, solo se han dando con una revolución que lo renueva todo...O casi todo.
 
Esto nos lleva a la conclusión de que solo la esperanza nos queda a la casta nopalera, indefensos y expectantes para asistir a un banquete en el que ni las migajas están dejando los que se van.
 
Ya veremos que cosas nuevas nos esperan, pero oyendo los truenos, tal parece que va a llover miércoles... jueves y viernes.

Columnas recientes