Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El sueño

Desde Zimpizahua

Por: Joaquín Alcántara Hernández

26/11/2012

alcalorpolitico.com

Allá por el año de 1981 sonaban fuerte los conceptos del pensador Swami Tilak sobre el insomnio y cómo él lo dominaba. Sabido es que éste es el más nefasto mal que provoca otros males tan letales como lo es en sí este desajuste emocional que tuerce totalmente la existencia de quien lo padece, duerme de día y cuál remolino imparable se pasa toda la noche dando vueltas sin lograr pegar las pestañas negándole al organismo la oportunidad de reponer sus energías de manera natural en la hora apropiada, la noche.
 
Quienes han investigado sobre el daño que provoca la falta de sueño, aseguran que independientemente de acelerar el proceso de envejecimiento, causa daños al sistema nervioso generando cansancio crónico a la mente. Ya no nos gusta pensar, discernir, analizar, comprobar. Caemos en una apatía mental que no solo resta calidad de vida, alegría por vivir, ánimo y optimismo; sino es campo fértil para el Alzheimer. Cuando no dormimos lo que el cuerpo requiere, parecemos ancianos decrépitos dormitando a cada rato por todos lados. Lo peor es que caemos fácilmente en estados depresivos que nos convierten en ‘muertos en vida’…
 
Total, Swami Tilak fue entrevistado y en pocas palabras respondió: “Cuando la gente me dice: "Swami, usted duerme muy profundamente, ¿cuál es su técnica?", yo respondo: "No tengo ninguna técnica, simplemente no tengo ningún apego... Tan pronto como me dispongo a dormir, no pienso en nada".
 
Lo que pasa es que nos falta una gota de humildad. Los problemas graves que nos quitan el sueño cuya solución sale de nuestras manos debemos dejarlos en manos de QUIEN todo lo puede. Olvidamos que a este mundo llegamos sin nada. Que no hicimos ni un pelo de los que tenemos en la cabeza. Todo ya estaba hecho. Pero el apego a la materia es destructivo, nos apegamos a los bienes materiales pensando ingenuamente que ‘somos sus dueños’ cuando realmente solo los tenemos prestados. No somos dueños de nada. Esa es la realidad. No entendemos que prestada es la pareja, los hijos, la casa, la camisa, el coche, ¡¡LA VIDA!!!... todo es prestado.
 
De ahí vienen los desajustes emocionales que nos quitan el sueño. La falta de fe. La falta de seguridad en sí mismos. Realmente ¡No pasa nada! El mundo continúa girando. El sol sigue saliendo, ¡¡¡La vida ES ETERNA!!! Pero nos aferramos a la materia olvidando el aspecto espiritual que nos da la paz interna… la que nos da sueño profundo y calidad de vida.
 
Ahora bien, le platico algo… un día respecto a este tema le preguntaron al Gurú Estrada cómo le hacía para tener esa energía inagotable durante todo el día; él contestó: “Es muy sencillo chico, cuando me siento a comer, como. Cuando me pongo a trabajar, trabajo. Y cuando me voy a dormir, ¡DUERMO!”…
 
Parecería una cosa fácil, un juego de palabras. Sin embargo no es así. Cuando estamos comiendo estamos pensando en el trabajo. Cuando estamos trabajando estamos pensando en el hogar. Y cuando vamos a dormir nos ponemos a pensar mil tonterías queriendo arreglar al mundo olvidando nuestra frágil condición de seres mortales que muchas veces no podemos arreglar nuestros problemas personales y queremos reparar los problemas ajenos… en fin…
Hoy en día si algo no falla para equilibrar nuestra existencia, nuestros hábitos y nuestro descanso, es el Yoga. Tengamos presente que, ‘el sueño es vida’ De ahí la importancia del sueño y de cómo recuperarlo sin consumir drogas somníferas que nos dan un sueño artificioso dañando, de paso, nuestro hígado y riñones. Al día siguiente buscando el equilibrio esa gente se ve en la necesidad de consumir psicoalertantes que paralelamente provocan taquicardia y arritmia y, por ende, al paso del tiempo paros cardiacos. ¡Imagínese! Qué calidad de vida, artificiosa, dependiente…
 
El Yoga, en cambio, es una disciplina milenaria que incluso han practicado los grandes iluminadores de la humanidad. Está encaminada a equilibrar el funcionamiento de todo nuestro organismo. Se trata de una serie de ejercicios que ‘masajean’, por así decirlo, los órganos vitales de nuestro cuerpo estimulando directamente su función. El Yoga va mucho más allá de donde se piensa. Logra mediante la depuración integral, la armonía entre el espíritu, la mente y el organismo… es decir, salud mental, física, emocional y espiritual. Pero No es una religión como algunos piensan.
 
Y para todos aquellos que están mal informados sobre lo que es el Yoga y la Gran Fraternidad Universal, aquí esta lo que es:
 
La G.F.U. es una Institución Cultural Mundial inscrita en los registros de la UNESCO y fundada por el eminente científico francés Dr. Serge Raynaud de la Ferriere, MAESTRE del Gran Gurú José Manuel Estrada quien radicó en la Hacienda Zimpizahua. La G.F.U. Esta constituida con el propósito de UNIR en un conjunto armónico todos los grupos científicos, las asociaciones filosóficas, culturales o humanitarias, las sociedades artísticas, los movimientos que participan en una divulgación de principios para el avance y la evolución de la humanidad sin prejuicios de raza, color, creencia, cultura, sexo, edad o nivel de comprensión. Y mire usted amigo lector, el principio didáctico de esta Institución tiene por objeto dar a cada ser humano su verdadero valor sin pretender canalizar los espíritus. La G.F.U., pues, es una asociación no lucrativa que viene estableciendo Institutos de Perfeccionamiento Integral del Ser Humano por todo el mundo en donde se estudian y practican en forma científica las gimnasias y disciplinas milenarias tales como el Yoga, el Judo, karate, Cosmobiología, etc., todas ellas enfocadas hacia el conocimiento de las Leyes Naturales para aprovechar al máximo los poderes que existen dentro de nosotros mismos.
 
Cuánto bien nos haría no solo para equilibrar nuestro sueño como fuente de energía, sino nuestro organismo en general, aprovechar que la Sede Mundial de la GFU se encuentra precisamente en Coatepec, allá por Los Carriles. Y aquí en Xalapa en los bajos del Puente Xallitic. La GFU, reitero, es una Institución NO LUCRATIVA. Recuerde esto: “La salud es más importante que la vida porque la vida sin la salud no vale la pena vivirla”. Por hoy es todo mis gentiles e inteligentes lectores, ¡Que tengan reparadores y Felices Sueños!, ¡Viva México señores!, ¡Ajúa!

Columnas recientes