Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Se extingue el sexenio calderonista con resultados y pendientes

Metrópoli

Por: Francisco L. Carranco

26/11/2012

alcalorpolitico.com

Felipe Calderón está a unos días de abandonar la investidura que, durante seis años, lo hizo Presidente de la República, en donde las circunstancias a lo largo de su periodo, ahora, resurgirán para dar cuentas de lo logrado, de lo que quedó pendiente y cuál es el resultado final al término de dos sexenios del PAN.

Verter una opinión sobre su partida, de que si fue buen o mal Presidente no es suficiente, lo importante será pensar cuáles son las bases para que el nuevo Gobierno del PRI logré la continuidad en donde el Gobierno calderonista tiene su mejores logros y dónde esta parado para empezar, lo que a su juicio, está mal de la administración de Calderón.

Obviamente todos los presidentes dejan cosas buenas que quedan ahí, que las vemos y disfrutamos pero como son buenas no les damos demasiada importancia, al fin y al cabo, es obligación del mandatario hacer las cosas; entre ellas destacan la reforma laboral, la construcción de infraestructura (construcción de obras en todo el país) política exterior, macroeconomía, en sí la política económica que hoy se caracteriza por su solidez y estabilidad.

El trabajo sobre el cuidado del medio ambiente es una política que en este sexenio que se extingue dio resultados y marcó un referente para que México sea reconocido, internacionalmente, por su compromiso con el planeta para la protección del medio ambiente

Sin embargo, todavía quedan rezagos en la política de salud que aunque fue un intento favorable para dotar de servicios médicos a toda la nación, la realidad, es que no hay tantos recursos para asegurar ese derecho a la población, pero, fue un buen intento.

La gran tarea que Calderón dejó pendiente, y que quizás todo lo bueno realizado a lo largo del sexenio queda obnubilado, fue por el descontrol social que generó el aumento de la violencia, que ha dejado en la indefensión a todo el pueblo mexicano; 16 ciudades del país sufren, peor que nunca, las consecuencias de las guerras entre bandas y trifulcas entre las fuerzas federales y criminales de todo tipo.

La impunidad y corrupción mermó y afectó toda la estructura del gobierno federal dividiendo nuevamente las capas sociales entre los que tienen mayores privilegios y las que no las tienen, pobres, desempleados, méndigos y miserables pueblan las calles de muchas ciudades del país, sin ser sujetos de oportunidades.

El desarrollo social está inconcluso, si bien Calderón habló de creación de empleos, éstos no son acorde a la prestación de servicios, ya que su política en este rubro hizo que aumentará en todo el país el comercio informal, ese que no paga impuestos, que no paga luz, los empleados reciben uno o dos salarios mínimos sin prestaciones y los productos que se venden en el mercado informal son; principalmente piratas, artículos robados, saldos y cosas de mala calidad, sin garantía, sin factura, drogas y otras cosas que, por sus actividades, se inscriben en otras acciones que en ocasiones se convierten en comisiones del delito.

Hablamos casi de 60 millones de pobres, la condición de precariedad avanza más, mucho más de lo que el gobierno pueda atender como una característica de desarrollo, esto conlleva a otros problemas que, socialmente, provocan crisis sociales severas y el ambiente político de rechazo a los políticos, a las instituciones y a los gobiernos y sus gobernante. Crece y se consolida.

Calderón deja la presidencia con saldos buenos y saldos malos, al final del camino pareciera que en los temas torales contra la inseguridad el ejecutivo no quiso entrarle al toro, retó a la criminalidad a una guerra que no prosperó porque no hubo reciprocidad, es decir, las fuerzas del orden salieron a las calles a patrullar, a responder agresiones, a perseguir delincuentes, pero, sólo en flagrancia, no hubo ganador ni vencido, pero, sí se han conocido los alcances de cada grupo en conflicto y queda para el próximo gobierno la solución.

Peña Nieto y el nuevo gobierno del PRI, anuncia el despido de 3 mil funcionarios que deberán separarse de su cargo, inmediatamente, el uno de diciembre, los que cumplieron su ciclo deberán irse a reforzar la dinámica económica del país sea con su experiencia, sea con sus ahorros y liquidación sexenal.

Los que incumplieron, ojalá y rindan cuentas, que se les finquen responsabilidades y que sean requeridos por la ley, para evitar que sigan nutriendo las bandas delincuenciales del país.

Recordemos aquellos despidos masivos que hizo el ex presidente Fox, que al ser exonerados fundaron las bandas que el gobierno calderonista no pudo someter ni acabar.

Esperamos que el aparato político del Presidente, Peña Nieto, convoque a quienes habrán de sustituir al gabinete calderonista que se va y con las herramientas administrativas, las reformas políticas y estructurales, y la fuerza constitucional, el nuevo mandatario logre en el corto plazo legitimar la democracia que lo llevó al triunfo y cumplir con el anhelo del pueblo mexicano de vivir en paz, tranquilos para sostener el desarrollo y progreso de nuestro país, con las garantías que el estado tutela.

Suburbio 1

Dijo la Presi a los medios que no ira a buscar la diputación por el distrito rural, pero a su equipo que sí, ¿entonces?

[email protected]

Columnas recientes