Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

• Propósitos de nuevo sexenio • Cayó el cerco

Campos Eliseos

Por: Katia D'Artigues

28/11/2012

alcalorpolitico.com

Los inicios de sexenio, querido lector/lectora, me recuerdan a los propósitos de Año Nuevo. Ante el inicio de una nueva página en la historia del país, como cuaderno que se estrena, nuestros políticos nos prometen cada seis años que ahora sí —de veras, de veritas— todo cambiará.

Envueltos en la sabiduría que da hacer un análisis de cosas que ya pasaron, es común escuchar a muchos decir: “Ahora sí vamos a lograr grandes cambios y acuerdos porque (elija usted su opción)...”

a) La cínica: porque si no sería el último sexenio que este partido _____ tendrá en el poder. Cambiamos o nos cambian.

b) La facilista: porque el partido que deja el poder ____ está tan corrompido que sólo con ser bien intencionados todo lo arreglamos en 15 minutos.

c) La de real politik con dejo de soberbia: porque nosotros sí sabemos cómo lograr acuerdos, no como estos improvisados que nos ganaron el poder porque sí, nos pasamos, pero ya aprendimos… O eso decimos.

d) La aspiracional y patriota: en serio nos importa lo mejor para el país.

e) Otra: __________________________


La cosa es que igualito que cada vez que empieza un nuevo año, nos prometemos que ahora sí vamos a hacer ejercicio, dejar de fumar, bajar de peso, leer más, ser puntal, ahorrar… o lo que es lo mismo, pero no es igual: llegar a acuerdos, aprobar las reformas que este país necesita (desde hace dos décadas), debatir temas respetando nuestras diferencias pero dialogando, pero sobre todo, ahora sí… ¡vamos a hacer un GRAN pacto nacional!

Que ahora sí hay “voluntad política”, ese bien tan escaso en nuestra realidad nacional… Ayer pensaba en esto mientras escuchaba que Gustavo Madero Muñoz, el presidente de Acción Nacional, echaba las campañas, digo, las campanas al vuelo y decía que ahora sí, de a de veras, íbamos por el “El Pacto de la Moncloa” y para arriba porque ya los tres partidos políticos más importantes —PRI, PAN y PRD, o una parte de éste— se han puesto de acuerdo de la noche a la mañana.

Como propósito de Año Nuevo y el compromiso de levantarme todos los días temprano a hacer ejercicio y comer cosas sanas, comprar sólo que necesito y ahorrar.

Además, siempre es el espíritu del Pacto de la Moncloa, quizá por nuestra sangre hispana y también porque ¡bueno! fue un momento histórico inspirador que logró que España saliera adelante al terminar una dictadura con el acuerdo de todas las fuerzas pero bajo el poder moral del rey Juan Carlos I.

Y yo no quiero echarle a perder la ilusión a nadie, ¡en serio! ,pero sólo me permito apuntar que esto suena a déjà vu sobre déjà vu… o la confirmación de que Nietzsche tiene razón y vivimos en un “eterno retorno”


Lo escuchamos en 1995, cuando las reuniones de los líderes de los partidos políticos en la famosa Casa de Barcelona. Por un lado estaba Emilio Chuayffet, secretario de Gobernación, y por otro los lideres de los partidos, Porfirio Muñoz Ledo y Carlos Castillo Peraza.

Algo parecido escuchamos en 2001, en los inicios de la presidencia de Fox. Lo firmaron los ocho partidos políticos de entonces.

También pasó en el 2005, en vísperas de otra elección, nada menos que Carlos Slim, inspirado en, precisamente El Pacto de la Moncloa, y asesorado por su amigo Felipe González, provocó algo similar en el Castillo de Chapultepec. Lo firmaron un millón 200 mil actores políticos.

Ayer escuchaba a Manlio Fabio Beltrones recordar otra forma de hacer algo así. Sí fue mediante un acuerdo pero promovido desde la entonces todavía Presidencia Imperial de Carlos Salinas y tras el desastre de las cuestionadísimas elecciones de 1988.

Salinas de Gortari fue lo suficientemente inteligente como para saber que había que dar mucho a cambio de lograr cierta credibilidad y lo hizo.

Así nació el IFE y el Tribunal Electoral, la credencial para votar con fotografía… Se hizo política, pero también en un tiempo en el que el PRI aún tenía mayoría en el Congreso (la habría de perder hasta 1996 o 1997) y no existía internet ni esos medios llamados redes sociales que influyen en los medios tradicionales (y que sabe usar mejor la izquierda).


Otro inicio del que fuimos testigos ayer fue de la primera reunión entre dos Presidentes electos: Enrique Peña Nieto y Barack Obama. Y todo parece indicar que fue una muy buena primera reunión.

Para empezar esta la típica medición del tiempo. Una reunión que se preveía de 15 minutos, duró un poco más de una hora.

Uno de los asistentes al encuentro, Luis Videgaray, tuiteó a la salida: "Noté optimista a Barack Obama respecto a la reforma migratoria".

Lo cierto es que ahora tendrá más razones morales para hacerlo tras que el 70 por ciento de la primera minoría de votantes en Estados Unidos, los llamados "hispanos", votaron por él.

En las reuniones con el gabinete uno de los temas que provocaron más tiempo fue la coordinación de la seguridad. Tanto la que falta entre instituciones mexicanas actuales como la bilateral.


Y el Cerco cayó. Un ejemplo claro del uso de las redes sociales y cómo impactan los acontecimientos políticos hoy es lo que ha sucedido con el famoso "Cerco de San Lázaro" (aunque hay algunos que hasta lo llaman, más dramáticamente, "La Muralla de San Lázaro".

Sólo pasaron dos días para que actores políticos que decían que no era de su incumbencia y no sabían nada (como Jesús Murillo Karam, presidente de la Cámara de diputados) o aquellos que lo implementaron de manera conjunta (como Marcelo Ebrard) no dudaran en calificarla como "excesiva". Influyó mucho por supuesto, las quejas en redes sociales. Las denuncias hechas por activistas como Jesús Robles Maloof que lo preguntaron con tino: ¿por qué se vulnera el derecho de tránsito de algo así como 70 mil vecinos, para empezar?

Ayer mismo diputados encabezados por Silvano Aureoles del PRD salieron a tirar, de plano, algunos de estos muros. No la mejor imagen, por cierto.

Hasta el momento nadie ha dicho: "A mi se me ocurrió esta idea y por estas razones", que como bien decía ayer muchas personas era resultado de una sobrereacción, ganas de demostrar fuerza y dar un manotazo o bien... el análisis de un gran riesgo que nadie vemos y que deberían advertirnos. Pero la duda sigue: ¿a quién se le ocurrió?

Extraoficialmente el gobierno actual, a horas de irse, dice que hay que voltear a ver al equipo de transición de Enrique Peña Nieto. Es decir a Miguel Angel Osorio Chong.

Este último en su cuenta de Twitter, en medio de la gira de Peña Nieto por Washington, escribió: "Ante el cerco d seguridad dispuesto por el EMP (Estado Mayor Presidencial) en San Lázaro, se tomó la decisión d retirarlo y abrir estaciones del metro y calles cerradas".

Mmm. Esos verbos que esconden responsabilidad. "Se tomó la decisión".

¿Quién la tomó, por qué?

La buena noticia es que hemos visto al menos dos veces en las últimas semanas que decisiones ya tomadas se les da la vuelta por inconformidad pública: la de pasar Inmujeres a Sedesol y ahora esto.

Demuestra, hasta ahora, voluntad para escuchar. Pero también requiere de sociedad civil organizada y dispuesta a alzar su voz.


Que fue un "escudo humano". Eso es lo que ahora dicen de María Susana Flores Gámez, Miss Sinaloa 2012, quien murió el pasado fin de semana en un enfrentamiento entre militares y presuntos narcos.


Ella lo tuiteó:

- Memorial a Víctimas se pospone para mañana, confirmo hora más tarde: @WallaceIsabel, Isabel Miranda de Wallace ayer por la mañana. Hasta el cierre de este espacio, la hora no se había confirmado. ¿Lo inaugurará el Presidente Calderón? Él estará de gira hoy por el Estado de México, Morelos y Tlaxcala.

Columnas recientes