Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Por qué no somos personas normales?

Tierra de Babel

Por: Jorge Arturo Rodríguez

28/11/2012

alcalorpolitico.com

Estaba tentado comentarles en esta entrega sobre el Día Mundial contra la Impunidad (23 de noviembre) y el Día Internacional contra la Corrupción (9 de diciembre), pero la verdad me dio coraje y rabia, porque de nada sirve tantos festejos. Vaya, hasta me dio güeva… Pá qué tanto brinco si a todos y todo nos vale madre.

En fin, que sólo atiné acordarme de Regina Blandón, en su lindo personaje Bibi P.Luche, cuando le dicen –siendo ella toda honestidad, rectitud y, en consecuencia, anormal e incomprendida: “Bibi, ¿por qué no eres una niña normal?” Tal parece que en estos tiempos turbios y violentos, cada día es más difícil encontrar personas “anormales”, por muy contradictorio que esto sea.

Luego entonces, encabronado sobreviviendo, acepté –siempre lo hago-las palabras aquellas de que no hay mejor manera de evitar la tentación que caer en ella. Pero lo hago de manera oblicua, digo, pa’ no fastidiarlos y fastidiarme a mí mismo con mis tonterías. Así que recurrí a René Drucker Colín, en su artículo “Así las cosas”, publicado en La Jornada, hace 14 años. Ustedes juzguen: en realidad, la realidad no ha cambiado nada. Aquí se los dejo:

“Prácticamente todos los días, al leer o escuchar las noticias, se percata uno casi irremediablemente de los constantes agravios a las leyes y a la sociedad en general. En lugar de escuchar como noticia insólita en nuestra ciudad o país, que alguien participó en un fraude o acto ilícito, esto es más bien parte de la cotidianidad, y lo que es insólito es que alguien haga un acto honesto o que los agentes de seguridad en alguna de las múltiples corporaciones policiacas privadas o públicas, sorprendentemente hagan su trabajo como debe ser. Realmente, la corrupción ha invadido nuestra sociedad a un grado tal que, como las metástasis que ocurren a partir de un tumor primario, ha devastado y descompuesto el tejido social que requiere el país para salir adelante.

“¿Por qué ha ocurrido esta descomposición social que padecemos los mexicanos? Es una pregunta que merece ser analizada y, desde luego corregida, aunque es evidente que todo problema social, sobre todo de la magnitud de la corrupción en nuestro país, es complejamente multicausal. Veo dos que, en mi opinión, sobresalen. El primero se refiere a que la impunidad ante los ilícitos (chicos, medianos o grandes) es la característica esencial que rige la impartición de la justicia.

Desde los ciudadanos que nos estacionamos donde se nos pega la gana y a cualquier hora del día nos pasamos los altos y no cumplimos con las mínimas reglas de urbanidad y civilidad; hasta los que cometen asaltos, crímenes y desfalcan bancos o gobierno, somos totalmente impunes, pues las autoridades correspondientes, o no cumplen con su función primordial que es la de hacer ejercer las reglas y leyes que rigen a la sociedad, o se dejan corromper.

“Desde la mordidita hasta la mordidota, todo está diseñado para que las leyes no se cumplan. Pero además, las leyes no sólo no se cumplen, sino que muchas de ellas requieren revisión y de ahí el segundo problema que afecta nuestra sociedad. Es necesario que los legisladores se dediquen a actualizar las leyes. Los tiempos han cambiado, así como el entorno en el que nos movemos hoy en día, y las leyes tienen que ajustarse a las necesidades presentes.

“En lugar de sostener rígidas posiciones partidistas y dedicarse a despotricar contra quien no está a favor de sus intereses, los legisladores deberían ver qué es lo que conviene a la sociedad y de qué manera se puede beneficiar a quien paga sus sueldos. Sin embargo, lo que observa y sufre el ciudadano común, es que desde la cloaca del PRI, hasta los advenedizos de los otros partidos, el interés ciudadano no prevalece. Desde luego el problema no se arregla sólo elaborando nuevas leyes, sino haciendo que éstas se cumplan cabalmente y acabando con la impunidad que prevalece, pero por otro lado, se requiere que la sociedad en su conjunto tenga mayor conciencia cívica, pues debe darse cuenta de que los actos en su contra, desde los más pequeños y aislados hasta los más agresivos y colectivos, tienen el efecto bumerán. No cabe duda que la anarquía y la irresponsabilidad tienen cierto sabor a libertad, pero el círculo entre falta de autoridad y abuso de autoridad convierte todo en libertinaje y no hay peor daño a la sociedad que el que todos participemos. A fin de cuentas, el problema es que en nuestro país no se ejerce la autoridad en forma apropiada.”

Ahí se ven.

Hasta la próxima
[email protected]

Columnas recientes