Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Tantima - La encomienda

Por: Luciano Blanco González

30/11/2012

alcalorpolitico.com

Tantima
La encomienda
 
El Municipio de Tantima cuenta con una población total de 12814 habitantes y en la elección de ayuntamientos del año 2010, arrojó una votación de 6877 sufragios, se encuentra gobernado por una joven muy inteligente, emergida del PAN, a donde plataformeo a través del programa de Oportunidades, sus titubeos en la pasada elección Federal la colocaron fuera de las filas del blanquiazul al revelarse a las consignas del Semper líder panista del Norte Joaquín Rosendo Guzmán, por supuestos pactos con la oficialidad, actualmente la Señora Presidente Rosalía Álvarez Muñoz, forma parte de la utilería del Partido Verde.
 
Esta Villa Señorial esta enclavada en una cañada entre cerros y barrancas que desembocan en un pintoresco valle, regado por las aguas montañosas de los serpenteantes manantiales del Pachatl. Forma parte de un espolón de la sierra madre oriental, conocida por los naturales como la Sierra de Tantima, actualmente Sierra de Otontepec.
 
La cabecera es uno de los poblados más antiguos de la Geografía Veracruzana, su existencia se encuentra claramente registrada, en el fabuloso libro de Juan Manuel Peres Ceballos, documentado en el Archivo General de la Nación, que se titula “La visita de Gómez Nieto a la Huasteca” y en el que refiere también “Las ordenanzas para las visitas de los pueblos indios de la Huasteca” decretadas por el Gobernador de la Provincia de Pánuco” Nuño de Guzmán.
 
Hay constancia de que la sanguinaria conquista que logro Hernán Cortez al someter la irredenta Huasteca al yugo Español, estuvo plagada de excesos y abusos incalificables, culmina con sangrientos e inmisericordes ataques y con la aprehensión de mas 400 jefes principales de los naturales, a quienes ordenó que a la vista de todos y como un ejemplar y escalofriante escarmiento, fueran porreados, algunos grotescamente ahorcados, los demás todos encerrados en un enorme corral, con una gigantesca pira de leña, a la que fueron arrojando entre súplicas y lamentos, llanto y ruego, gritos y empujones a todos, de uno en uno y en grupo, empujados al santísimo fuego vindictante, el trato de animales y su despiadado exterminio estaba justificado por su rebeldía e insumisión. Así, con esta crueldad fueron torturados, ahorcados y quemados los grandes jefes Huastecos, con mayor suplicio que en los Ghetos Judíos.
 
Los Huastecos no tenían un jefe universal, en cada pueblo había un jefe particular para cada uno y a veces uniones para defenderse del asedio chichimeca y Mexica, bajo el mando de un señor, por eso se le llaman señorío, el cacique es creación Española y no Mexicana.
 
En 1521, llegó la gran desgracia a la Huasteca, con las primeras incursiones de Francisco de Garay, pero en la batalla final, los conquistadores entraron por 3 frentes, 15000 guerreros Texcocanos, 15000 guerreros Mexicas, 8000 Guerreros Tlaxcaltecas, Xochimilcas, Cholultecas, Totonacos, la elite militar de Cortés, bajo el mando de Gonzalo Sandoval, con sus criminales de guerra vestidos de soldados, armados de gonorrea y viruela, caballos y perros, armaduras y arcabuces, cañones y pólvora, espadas y cruces, sotanas y escapularios, imágenes de nuestra santísima madre la virgen María y del señor Jesucristo. Los cronistas refieren que eran más de 40,000 y lo arrasaron todo, quemaron las casas de los indios, los mataron, violaron las indias, sus escasos bienes fueron objeto de saqueo, todos ellos vinieron a destruir y a esclavizar lo que era una sociedad libre con una floreciente cultura, que pervive mas allá de los lejanos tiempos.
 
Como fruto de esta aberrante conquista con la fuerza de la espada y con la santísima bendición de la iglesia y de sus misioneros católicos, cómplices de este condenable genocidio, ante los ojos cerrados de dios, embarraron con sangre el santísimo nombre de Jesucristo, para repartir el botín territorial de la Huasteca, creando la Capitanía de Pánuco y adjudicando como premio a los bestiales asesinos y ladrones españoles, con 23 encomiendas, que comprendían varias leguas de tierra, indios y todo lo en ella hubiera. La Capitanía dependía del Gobierno de la Nueva España y obviamente de Cortés, hasta 1526.
 
En 1526 Llega a Santiesteban del Puerto, Nuño de Guzmán, con el nombramiento de Gobernador de la Provincia de Pánuco, quien inicia su Gobierno revisando todas las concesiones, listas y acuerdos que se habían hecho bajo el capricho de Cortés, haciendo cambios de posesiones y de encomenderos, otorgándolas a sus favoritos, los 46 pueblos que conformaban la Gobernación de Pánuco, fueron entregados a 33 Españoles.
 
Tantima, fue entregado a Baltazar de Torquemada, un traficante de esclavos que en 1528, cambió 60 esclavos, mitad hombres y mitad mujeres por 15 yeguas, 20 ovejas y 20 becerros.
 
Entre las funciones de la Gubernatura, estaba el de vigilar el estricto cumplimiento de los mandatos reales, combatir la idolatría, catequizar a los indios, mejorar el trato de los esclavos, evitar la poligamia.
 
Aunque Nuño de Guzmán fue el mayor traficante de esclavos, pues cobraba 2 pesos oro por cada esclavo exportado a las antillas y los propios, se habla de manera documentada de mas de 30,000 esclavos vendidos, a pesar de ello debía ordenar la supervisión de los pueblos, así consta en los archivos históricos, que el peor tirano que hemos tenido como Gobernador, mandó mediante una ordenanza a visitar los pueblos encomendados.
 
Por su obra y gracia, un 9 de Junio del año de 1532, bajo un sol primaveral, llegó el noble señor Gómez Nieto, visitador de esta dicha provincia, por el ilustre y muy magnifico señor Nuño de Guzmán, Gobernador de la Provincia por su majestad, y en presencia de mi, Juan Ortiz, Escribano de esta dicha visitación, el señor visitador, llega al pueblo de Tantima que esta depositado en el dicho Baltazar de Torquemada Y POR QUE AHÍ NO HABIA SEÑOR, del dicho pueblo, hizo aparecer ante sí, a los principales PASCOLES de dicho pueblo que en él mandan y ANSI parecidos con el dicho Andrés de Castañeda, interprete y en presencia de mi el dicho escribano y lo que dijeron a los dichos presentes fue lo siguiente:
 
(Le pregunta el visitador cómo se llama, quién es su amo, qué estancias están sujetas a dicho pueblo, cuántas casas hay en el pueblo) a lo que el PASCOL dijo llamarse Lametescal, tener por amo a Torquemada, tener 2 estancias nombradas Tanchabetio y Tamboate y que el pueblo de Tantiman (como también le llama) tiene 76 casas.
 
Mas adelante el visitador les ordena que no tengan más de una mujer, que no tengan Cues ni Sacristanes, que limpien los caminos, que no den tamemes a los españoles. Pregunta que si a su amo le han dado alguna india o indio por esclavo, no siéndolo, si el amo tiene cepos, o prisiones, si hay puercos, si hay problemas de límites.
 
Una pregunta interesante que hace Gómez Nieto a Lametescal, fue cuando le pregunta, tienen iglesia en este pueblo y el natural le contesta, “ahí esta la casa, pero no tiene imágenes en ella ” de lo cual yo el dicho Escribano, doy fe que no hay imágenes en la dicha iglesia (sic) O sea que en 1532, en Tantima ya tenían la iglesia hoy de San Francisco de Asís, los vecinos de este pueblo le atribuyen a esta iglesia una antigüedad que data de 1810 porque es la fecha grabada en la campana.
 
Otro dato sobresaliente es que Gómez Nieto el visitador encuentra que aquí no hay señores, ni esclavos, ni maceguales, solo había principales.
 
La Sierra de Otontepec…

Columnas recientes