Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Las cosas más sencillas son las más valiosas

Desde Zimpizahua

Por: Joaquín Alcántara Hernández

03/12/2012

alcalorpolitico.com

Acá en Coatepec, Álvaro Mestizo Jr; hijo de aquel inolvidable gran amigo y excelente mecánico automotriz del mismo nombre, lee cada semana >Desde Zimpizahua<. Álvaro me dijo: “Ya es costumbre, lo lee toda la familia y qué bueno estuvo el artículo del ‘Sueño’… de repente así nos pasa, don Joaquín”… y mire usted gentil lector, mi tocayo Joaquín (hermano de Álvaro) le heredó a su señor padre la sapiencia, paciencia y ciencia para reparar desperfectos automotrices. También un nieto del recordado “Maestro Vallejo” (como se le conocía a Álvaro, padre), está metido en esa noble profesión de la mecánica. Todos ellos hacen un ejemplar equipo poniendo su mejor esfuerzo. Lástima que en ocasiones esa virtud les haga quedar mal por no darse abasto para atender las solicitudes de gente que los busca por ser ‘gallos’ en su profesión. Un saludo para esa bonita familia de la cual Álvaro (+) sonríe satisfecho por haber dejado hombres de bien en su Coatepec hermoso… Un día, más tarde o más temprano allá iremos todos, donde nos esperan nuestros seres amados quienes solo se han separado temporalmente de nosotros. Jamás nos abandonan. Es una separación temporal. ¿Ok?
 
Ahora bien, desde el interesante punto de vista de la ley de rencarnación, (una de tantas leyes que conforman las herramientas del Patrón), muchos de ellos ya andan jugando entre nosotros con nuevo cuerpo. Ya regresaron. Son los nietos, los bisnietos, los niños en general, en fin. Así regresamos todos de acuerdo a esa ley. O sea, volvemos a repetir este ciclo evolutivo que nos permite crecer espiritualmente, es decir, en cada encarnación el chiste es aprender las lecciones que nos da la universidad de la vida. Esas lecciones dulces o amargas son para elevar nuestro estado de conciencia. Sin embargo, lo difícil, lo canijo, es aprender la lección de la humildad. Esa es la virtud más grande del ser humano cuando la logra. Un ejemplo nítido de humildad es Jesús, El Cristo, ese Iluminado a quien celebramos su nacimiento cada diciembre y es capaz de seguir reuniéndonos a toda la familia. En fin, regresar en cuerpo nuevo es la forma lógica de entender que la vida es eterna. Que el espíritu no muere. Que la obra de quien enciende y apaga la luz del día, es perfecta.
 
Bien, me decía el buen Álvaro que efectivamente si descansamos a medias la vida se tuerce. Cuando es hora de dormir estamos despiertos y cuando es hora de estar despiertos estamos durmiendo etc… etc… Hoy en día por todo el mundo está cobrando auge la disciplina del Yoga. Por cierto, a las 6 de la mañana pasará este mes de diciembre de 2012 en RTV Canal 4 Más, un programa de Yoga grabado en esta Hacienda Zimpizahua por si gusta verlo. Porque ciertamente ‘el sueño es vida’. Un buen colchón es una de las mejores inversiones, ahí pasamos la tercera parte de nuestra vida. (Saque usted sus cuentas). De ahí la importancia del descanso y de cómo lograrlo de manera natural sin somníferos que dañan nuestra salud. Aparte, al día siguiente si se consumen drogas para dormir, surge la necesidad de tomar psicoalertantes que provocan taquicardia y arritmia y por ende, al paso del tiempo paros cardiacos. ¡Imagínese! Qué calidad de vida, artificiosa, dependiente… pastillas para dormir, para despertar, antidepresivos para estar alegres… uuuffff!!! ¡Qué suplicio por Dios! Eso no es vida.
 
Dicen los que saben que la calidad de vida consiste en lograr la paz interna. Dicen también que se equivocó rotundamente el autor de aquella vieja frase de las tres condiciones para ser feliz cuando aseguró que solo se necesita SALUD, DINERO Y AMOR. ¡¡Mentira!!, si no hay paz en el alma de nada sirven esas tres condiciones porque no se disfruta ninguna. Pero para lograr la paz interior alguien dijo: “…Mientras no nos bajemos del pedestal del orgullo que nos consume, será imposible conocer y besar nuestra alma y menos aún platicar con Dios”…
 
Bien, este año ya anuncia su retirada. Un año más que se va. Uno más de vida y uno menos de amor. Uno más de vida porque como haya sido ya lo vivimos. Y uno menos de amor porque cada vez estamos más cerca de la ‘raya’ y nos queda menos tiempo para amar. ¡Sí!, porque a este mundo venimos a amar, no a odiar. A construir, no a destruir. A estar contentos, no enojados. Alegres, no tristes. Y quien no lo esta es un muerto en vida. Amargado, apocado y apagado. ¡¡UUUFFF!!!... Dios nos libre de sea gente indeseable que sí la hay y en ocasiones esta cerca. Cuidado, esa gente son succionadores de energía.
 
Le decimos el "Ay, ay, ay"... así grita el 'condenado' escuincle; todo tira y pone de cabeza la casa, ¿Quien habrá sido en su vida pasada??...Disfrutemos mejor el calor humano de esta bella época decembrina. Que nada ni nadie estropee nuestra alegría de vivir. Que con humildad seamos agradecidos con Dios y con la vida por todo cuanto nos ha pasado, bueno o malo. Que hayamos sacado provecho de todas las lecciones vividas. Que tengamos presente que el mejor platillo en nuestra mesa en nuestro diario vivir es aquel que se come con gratitud; contentos. Que la mayor riqueza es la Familia. Que los ‘condenados mocosos’ que gritan, brincan y corren y tiran todo poniendo la casa de cabeza pueden ser nuestros seres amados que ya están de regreso con nosotros pero en cuerpo nuevo. Que esos ‘pingos’ inquietos sigan siendo la alegría de todos los hogares. Porque si algo nos llevaremos de este mundo serán solo los momentos que componen nuestra vida. ¡Vaya! Tardes viendo caricaturas con mi nieto ‘Erizo’, cuando esta enfermito, o viendo las travesuras de otro nieto, Joaquinillo, alias el ‘Ay, ay, ay’; ¡hágame favor!... no cabe duda; las cosas más sencillas son las más valiosas. Y lo más hermoso es que todos tenemos esa oportunidad.
 
Por hoy es todo. Dios Mediante nos volveremos a leer en el 2013. Esta época es para alejarse de computadoras y de todo lo que no sea vivir con plenitud y tranquilidad. Busquemos paz interior, paz en el alma y más comunicación y acercamiento con el MERO-MERO. “Todo el que está seriamente involucrado en la búsqueda de la ciencia se convence de que un Espíritu se manifiesta en las leyes del Universo, un espíritu muy superior al del hombre, frente al cual, uno, con nuestros modestos poderes debe sentirse humilde”. ¡¡VIVA MÉXICO SEÑORES!! Ajúa.

Columnas recientes