Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Pacto por México

Por: Guillermo H. Zúñiga Martínez

08/12/2012

alcalorpolitico.com

Causa grata impresión que el Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, haya propuesto a las fuerzas políticas del país aceptar y firmar un Pacto por México. La idea es muy clara y contundente: entre todos deben encontrar las coincidencias que permitan el desarrollo y progreso de la nación.

En el aspecto de Sociedad de Derechos y Libertades, quién podría oponerse a una educación de calidad, donde exista el cumplimiento del deber de cada uno de los mentores, porque es falsa la afirmación de que la excelencia educacional depende de un funcionario, dado que, quienes tenemos experiencia en el campo pedagógico, sabemos perfectamente que cuando el maestro da más de sí mismo frente al grupo y logra sembrar confianza y deseos de superación entre sus alumnos, entonces se alcanza lo que es una virtud: la transformación integral de los aprendientes.

Un acuerdo sobre el cumplimiento de los Derechos y Libertades dentro de la sociedad, es trascendental porque tiene que ver en forma directa con la estricta aplicación de las leyes, la observancia del derecho y la ética en el desempeño de las funciones públicas, lo cual significa una relación muy directa entre la actitud del funcionario y el desarrollo de las posibilidades inmensas para conquistar la armonía y una mejor convivencia social.

En lo que se refiere al Crecimiento Económico, Empleo y Competitividad, creo que el Presidente de la República plantea, con energía, la necesidad de sentar las bases para que los aspectos de carácter económico se dinamicen y se den toda clase de facilidades a quienes desean invertir, por lo que tiene que responderse a este enfoque con la paz social porque si algo ahuyenta a los distintos capitales es la inseguridad, la zozobra, el miedo y las dudas; consecuentemente, se debe garantizar plena seguridad a los inversionistas. Lo importante será encontrar ecos satisfactorios que permitan ingresos justos para vivir en la medianía, pero con satisfacción de las carencias básicas.

Y algo que usted y yo reclamamos desde nuestro interior, y a veces públicamente, es que donde vivimos haya Seguridad y Justicia, que significa algo totalmente obvio, el respeto a la integridad física y un comportamiento ceñido a las normas de coexistencia culta y recreativa, esto, ni más ni menos, está vinculado con el bienestar de cada familia y el observar y vivir la confianza que se necesita para crear las condiciones que propicien el desarrollo sano de la niñez y la juventud. Este tema es de lo más importante porque exige un comportamiento honesto de los responsables de asegurar la impartición de la justicia.

El Presidente Peña Nieto ha tenido la capacidad, desde el inicio de su administración, de convocar a quienes son importantes para lograr los objetivos más elevados de la convivencia humana.

Desde el Poder Ejecutivo se ha comprometido a privilegiar la transparencia, informar, rendir cuentas de sus actos y combatir la corrupción, tema este último que lamentablemente nace desde que llegó Hernán Cortés a estas tierras y que es un fenómeno que no se ha podido desterrar porque tiene mucho que ver con la formación humana, con hábitos, costumbres y con la capacidad del hombre para conducirse con honradez en todos y cada uno de sus actos.

Combatir la corrupción es poner ejemplos, aplicar la ley y hacer intolerables los abusos que la misma sociedad resiente de muchos falsos servidores públicos que sólo buscan enriquecerse en el ejercicio del poder o de otros comerciantes que viven espléndidamente gracias a la explotación del pueblo. La honorabilidad no tan sólo debe exigirse a quienes participan en el gobierno, sino a la sociedad en su conjunto.

El quinto punto del Pacto por México es la Gobernabilidad Democrática y en este enfoque se conjugan las intenciones más puras de lo que es gobernar al amparo de la ley y de las normas, así como inspirado en el cumplimiento de los compromisos y de plantear una verdadera pulcritud en el proceder cotidiano.

Deseo, al igual que millones de mexicanos, que este Pacto por México sea una realidad porque urge alcanzar la convivencia basada en la cultura y en el respeto, tal y como lo desea el Gobernador del Estado de Veracruz, Dr. Javier Duarte de Ochoa, quien de manera inmediata anunció que el Pacto propuesto por el Presidente debe tener su correspondencia exacta en nuestra entidad.

[email protected]

Columnas recientes