Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Es un sector vulnerable, muy amplio

Esfera Política

Por: Ricardo Vázquez Salazar

10/12/2012

alcalorpolitico.com

Los problemas viales que afectan a la capital del estado tienen orígenes muy diversos, comenzando simplemente por sus calles y banquetas tan estrechas. Así como las pendientes, lo que hace complicada no solo la circulación vehicular, también resulta problemático para el peatón que tiene que sortear su paso en medio del caos vehicular; los de a pie, que son la mayoría.

Si para los peatones que se desplazan en condiciones normales resulta difícil transitar entre la complicada vialidad, imaginemos solo por unos momentos lo problemático que resulta para una persona con capacidades distintas desplazarse en esta misma vialidad.

No es ocupar este espacio únicamente para abordar un tema como es el de las personas llamadas discapacitadas, como lo hemos hecho anteriormente, sin embargo, en una entidad como Veracruz, donde residen más de 750 mil personas con algún tipo de discapacidad; un sector vulnerable del que forman parte personas sumamente valiosas en diversas áreas, veracruzanos que han destacado en otros países como ya lo hemos visto, o simplemente personas productivas que a diario salen de la manera que pueden a la calle a trabajar, a ganarse el pan de cada día.

Por todas estas personas vale la pena abordar el tema una vez más, porque sean escuchadas sus necesidades, porque sea atendida la problemática a la que se enfrentan. En México el sector de personas con capacidades distintas vive de diferente manera en cada entidad.

El Programa Vial para Xalapa, que en estos días habrá de dar a conocer el jefe del Ejecutivo estatal Javier Duarte, ha despertado la expectativa entre la misma comunidad de personas con capacidades distintas para que dentro de las medidas operativas, sean consideradas los problemas viales que de manera particular enfrentan.

Si bien es cierto que fue recibida con agrado la medida que diera a conocer el gobernador Javier Duarte, de otorgar placas para vehículos que transporten personas discapacitadas, sin ningún costo; el problema es que en cualquier centro comercial, o en cualquier otro lugar, los espacios destinados para personas con discapacidad están ocupados en su totalidad por vehículos conducidos por personas “normales”, por la sencilla razón de que no hay nada que los obligue a respetar esos espacios, que a diferencia de otros estados como Nuevo León, Coahuila o Jalisco, por mencionar solo estos tres, en que las multas van de mil 500 a dos mil 500 pesos para quien se atreva a estacionarse en un espacio para discapacitado.

El problema es más numeroso con las personas con algún tipo de discapacidad de a pie, que son la mayoría, por lo que muchos de estas personas opinan que sería de mucha valía, que fueran tomadas en cuenta dentro del Programa Vial, algunas consideraciones:

Que se asignen paradas especiales de autobuses urbanos para pasajeros discapacitados, con resguardo para la lluvia, ya que las paradas de autobuses comunes, cada día son más distantes unas de otras.

Que los taxis colectivos, camionetas tipo urban, que por cierto están considerados de prestar buen servicio, puedan ser abordados en cualquier lugar por una persona con capacidad distinta, sin que tenga que ser precisamente una parada.

Implementar una campaña entre los automovilistas, más que de cultura, de concientización, para ceder el paso de manera obligada a los peatones, pero con mayor razón a una persona con capacidades distintas.

La problemática que enfrenta una persona con capacidad distinta es extremadamente complicada, pero se torna cruel cuando no se eliminan barreras que obstruyen todavía más sus actividades. Esta misma problemática la enfrentan personas de la tercera edad, como también mujeres con embarazo avanzado. Es decir, millones de personas.

[email protected]

Columnas recientes