Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Hacia una renovación de la UV

A salto de mata

Por: Gino Raúl De Gasperín Gasperín

12/12/2012

alcalorpolitico.com

Constantemente leemos o escuchamos a algunos rectores universitarios quejarse de la falta de apoyo económico de parte de los gobiernos centrales o estatales. Desde luego, pichicatear dinero a la educación solo revela le mediocridad de los gobernantes. Pero, sentarse a lanzar lamentaciones bajo el nopal, sin hacer algo más, también revela la mediocridad de miras de un supuesto líder universitario.

Cuando leo que una universidad, la Politécnica de Valencia, se sitúa actualmente como la universidad española líder en la explotación de patentes, no solo en volumen económico, sino también en el número de contratos por licencias, según el último informe de la Red de Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación (Red OTRI), pienso en las grandes posibilidades que las universidades nacionales (y especialmente, la UV) están desperdiciando al no valorar la urgencia de generar, dentro de ellas mismas, una auténtica Sociedad del Conocimiento, que integre Investigación, Innovación, Docencia y Transferencia del saber.

Con más detalle, leo la información: “Y es que el actual entorno competitivo y el necesario progreso tecnológico han llevado a la Universitat Politècnica de València (UPV) a intensificar sus relaciones con las empresas, hecho que se ha visto traducido en un aumento apreciable no solo en el número de contratos de explotación, sino también en los ingresos generados por licencias de patentes”. ¿De cuánto ha sido este ingreso? “En concreto, esta institución académica ingresó 398 000 euros por licencias. En este mismo grupo se sitúan, tras la UPV, la Universidad de Zaragoza (308 000 euros), la Universidad Politécnica de Madrid (257 000 euros), la Universidad Pontificia de Salamanca (200 000 euros) y la Universidad Politécnica de Cataluña (180 000 euros)”. Y algo más: “Respecto a los indicadores relacionados con la competitividad, la UPV es la sexta universidad española en importe de contratos de Investigación y Desarrollo (I+D) y consultoría, y la tercera en importe facturado por prestación de servicios. Concretamente, en 2011 el volumen de contratación por actividades de I+D ascendió a 13 982 000 euros y a 4 085 000 euros por facturación de servicios. Por otro lado, consiguió el año pasado 19 083 000 euros en ayudas correspondientes a convocatorias competitivas de investigación, e ingresó 10 702 000 euros por proyectos de investigación competitiva”.

Por supuesto, esto no se logra con lamentos y gastando en campañas de autopromoción de sus dirigentes universitarios, sino con lo siguiente:

1) Esa Universidad tiene un Vicerrectora de Investigación, que cuenta con 40 Departamentos que son “los órganos encargados de coordinar las enseñanzas de una o varias áreas de conocimiento y de apoyar las iniciativas docentes o investigadoras del profesorado. Entre otras funciones, los Departamentos elaboran los programas de las asignaturas que imparten, y proponen las metodologías docentes y los sistemas de evaluación. Y, como apoyo a la investigación, fomentan la creación de grupos y promueven proyectos de investigación”.

2) Tiene 15 Institutos Universitarios que son centros de gran relevancia e intensa actividad dedicados a la investigación científica, técnica y artística, y 29 Estructuras propias de investigación, es decir, los centros que se dedican a la investigación, desarrollo e innovación y tratan de dar respuesta a la demanda de productos tecnológicos y artísticos tanto de la Universidad como del entorno social. Y otro dato más: cuenta con 350 Grupos de Investigación, Desarrollo e Innovación, que constituyen la estructura básica para el desarrollo de la investigación en la Universidad. Estos centros “resultan de la libre y voluntaria agrupación de investigadores y de otro personal en torno a unas determinadas líneas de investigación”.

Entre las Estructuras de apoyo a la investigación, esa Universidad cuenta con un Centro de Trasferencia de Tecnología, formado por un Centro de formación permanente de investigadores, un Instituto de Ideas para la creación y desarrollo de empresas y el Servicio integrado de empleos. Para no abundar en datos, solo señalo que esa Universidad cuenta con La Ciudad Politécnica de la Innovación que constituye el Parque Científico de la Universidad. “Este se estructura en tres planos de actuación complementarios: el local, en el que participan más de 25 ayuntamientos, agrupaciones empresariales y entidades promotoras de la provincia; el nacional, con colaboraciones con más de 100 entidades públicas y privadas del sistema de Investigación español, y el internacional, con colaboraciones con más de 200 entidades públicas y privadas de investigación y de promoción de la innovación de todo el mundo”.

Este año, la Universidad ejerce el siguiente presupuesto para Investigación: a) para Asistencia a congresos y estancia en centros de investigación: 275 000 euros; b) para Iniciativas de investigación, organización de congresos científicos, primeros proyectos de investigación e iniciación de nuevas líneas de investigación: 960 000 euros, y c) para Formación de personal investigador y becas de excelencia, 1 581 585 euros.

Suficiente para recomendar a la comunidad universitaria que, liberándose de la vorágine de imposiciones y herencias, ahora sí elija un rector que se informe de qué hacen en otros lados las universidades y a qué distancia estamos de ellas. Y luego, en lugar de cambios revisionistas y faenas de maquillaje, tenga voluntad de emprender una labor de reforma en serio. Estoy seguro que la comunidad universitaria lo apoyará.

¿Se podrá?

*Academia Mexicana de la Educación

[email protected]

Columnas recientes