Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Cruzada nacional contra el hambre?

Tierra de Babel

Por: Jorge Arturo Rodríguez

13/12/2012

alcalorpolitico.com

 En lo que se ponen realmente de acuerdo. En lo que aprueban el presupuesto de egresos 2013 –vaya, el billullo. En lo que son peras o manzanas… La realidad y el tiempo nos van consumiendo, nos van ganando la partida. Pero eso, ¿a quién chingaos le importa? ¿A nuestros políticos y autoridades?

Encuentro entre las 13 decisiones presidenciales de EPN, una que me suena a más de lo mismo: “Cruzada nacional contra el hambre?” Me esperaré a ver cómo madres piensan hacerlo, en qué términos, qué alcance tendrá y qué resultados… Por lo pronto el alcalde de Boca del Río, Salvador Manzur, ya se lanzó a unirse a esta acción, convocando a los medios sociales, a las escuelas, a los padres de familias, a los sindicatos y trabajadores, al mismo Ayuntamiento para hacer una colecta fuerte en esta cruzada.

¿De qué se trata, entonces? ¿Continuarán las migajas y las dádivas? Porque lo que realmente se requiere es crear las oportunidades y las condiciones necesarias para que, trabajando, ellos mismos puedan, al menos, subsistir. Y así ocurre en otros ámbitos, como los jóvenes que no encuentran oportunidades de chamba, de desarrollo laboral y profesional. Hay que ayudar, sí, pero no quedarnos ahí. Es preciso que los gobiernos establezcan los medios, los espacios, el ambiente, apresuren las herramientas, destierren viejas prácticas caciquiles, de coyotaje y un chingo etcétera que vienen a chingar a la gente pobre y muerta de hambre que quiere salir, pero se lo impiden… En fin, esperemos a que echen a andar esa dichosa cruzada y luego vemos.

Mientras, hay que estar pendiente y acordarnos de Jonathan Swift, cuando dijo que podemos observar en la república de los perros que todo el Estado disfruta de la paz más absoluta después de una comida abundante, y que surgen entre ellos contiendas civiles tan pronto como un hueso grande viene a caer en poder de algún perro principal, el cual lo reparte con unos pocos, estableciendo una oligarquía, o lo conserva para sí, estableciendo una tiranía.

Pero hablando de comida, Chamfort expresó que la sociedad está dividida en dos grandes clases: la de los que tienen más comida que apetito y la de los que tienen más apetito que comida. Lo cual me recordó que hace unos días en la página sinembargo.com, se publicó una nota que refiere que frutas, verduras, lácteos, alimentos envasados y cientos de productos en buen estado terminan en la basura todos los días, por millones de toneladas. Y mientras, cientos de millones de personas padecen hambre a nivel mundial. El mayor despilfarro, dicen las estadísticas, es de las grandes tiendas y restaurantes, pero no sólo ellos: los hogares también tiran. Tan sólo en México diariamente se desperdician, según cifras de la Sedesol, 30 mil toneladas de alimentos.

Y según la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos, en México hay más de 12 millones de personas en extrema pobreza, por lo que a todos ellos se les podría dar diariamente un kilo de lo que se tira en el país, reduciendo así parte de sus carencias.

Aunque yo insisto, ojalá tomemos conciencia y todos apoyemos a la causa; sin duda es loable, pero que nadie se pare el cuello. Porque si bien es bueno darles pescados, también y lo más importante es proporcionarles lo necesario para que ellos mismos puedan pescar.

De cinismo y anexas

Bernard Shaw escribió que no hay amor más sincero que el amor a la comida. Y como ya entramos en la temporada de fiestas navideñas y de fin de año, un amigo me envió el siguiente “Comunicado oficial”: “Por medio del presente, se les informa que a partir del día de hoy, estaremos ausentes tomando un muy merecido descanso, para regresar con ustedes el 7 de enero del 2013. Les deseamos felices fiestas y lo mejor para el próximo año.

“Atentamente: La Lechuga, el Pan Integral, La Granola, La Verdura, La Fruta, La Leche Descremada, El Pescado, El Pepino y El apio.

“P.D. En nuestra ausencia, les atenderá con el mismo gusto de siempre: Los Tamales, El Ponche, El Pavo, La Pierna, la Ensalada de Papa, La Rosca de Reyes, El Chocolate, Los Dulces, el Pastel de Frutas... Por su atención gracias”.

Hasta la próxima
[email protected]

Columnas recientes