Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Senador itinerante

Por: Luciano Blanco González

21/12/2012

alcalorpolitico.com

Comienza bien el Señor Presidente de la Republica Don Enrique Peña Nieto, su programa de Gobierno puede que no sea del agrado de todos los sectores de la población Mexicana, pero no podemos criticar hasta que no veamos los resultados.

Enerva y crispa su disposición a viajar por todo el territorio Mexicano, a pesar de la inseguridad que existe en todo el país, pues Peña Nieto con su programa va a afectar grandes intereses de grupos económicos, de carteles de enervantes, partidos y equipos políticos. Los atentados y magnicidios son causa de la desgracia de muchos pueblos.

En estas giras ya se ha enseñado el rostro insolente, grosero, procaz del 132, cuyos hilos son movidos por los titiriteros de Morena que le increpan, le gritan, lo ofenden y Don Enrique aguanta serenamente todas las insolencias.

Recientemente anunció en Chihuahua que su gobierno será itinerante y que en los primeros cien días, visitará todo el país, para estar cerca de la gente, escuchar a la gente en sus problemas y aspiraciones, haciendo a un lado las palabras y los discursos de complacencias. Pronto tendremos gobernadores, presidentes, senadores y diputados itinerantes, como el de la Procuraduría de Justicia de Veracruz, que tiene sus agentes itinerantes. Y así llegaran a estar cerca de la gente a pesar de los riesgos y exponer su seguridad personal, renunciando a la comodidad que brindan las principescas oficinas.

A Peña Nieto no le arredró aquella emboscada Jesuita que le prepararon en la Ibero, aliados con el 132, la Suástica y la última letra, sabe de los peligros y está dispuesto a encararlos, con ello se está forjando una imagen de atento y valiente, con esa actitud revertirá todas las ofensas que le infligen, el pueblo ya sabe de su cordura y de su paciencia, ojala no revienten el hilo, está muy delgado.

Por eso ahora que recientemente estuvo en Tantoyuca el Senador itinerante Héctor Yunes, como siempre brioso, como si ya estuviera en el salidero, en una reunión con la estructura priista, en su saludo y agradecimiento a los líderes y militantes del PRI, les destaco su gratitud al apoyo que le brindaron a él y a su compañero de fórmula, su amigo, Don Pepe Yunes. Significando a los presentes que su gira por el norte (venía de Pánuco) es para promover la unidad en torno al partido y al jefe político de los priistas veracruzanos, al doctor Javier Duarte. Y como si sus escuchas esperaran que llevara más leña al monte, todos los aspirantes a presidentes, síndicos y regidores presentes, permanecían atentos al discurso, les advirtió que él va a apoyar a todos los aspirantes, que designe el partido como sus candidatos, con todas sus ganas y con todas sus fuerzas, hasta alcanzar el triunfo, inteligente el Senador.

Por cierto, en su gira lo vimos llegar al poblado de Lindero Tametate, muy próximo a la ciudad, pero uno de los poblados más marginados, llevando decenas de cajas que contenían zapatos y tenis para mujeres y niños de las clases populares más necesitadas, y a quienes él personalmente estuvo repartiendo, conmovió su actitud y su discurso, es cierto lo que dijo, con esto no vamos a resolver el problema de la pobreza, pero es un signo de que queremos cumplir.

Suena a demagogia para los abúlicos y perezosos que lo tienen todo y se la pasan criticando, pero quienes estuvimos presentes, pudimos contemplar la gratitud a flor de piel, en los rostros de cientos de niños y decenas de mujeres agradecidas, que jamás han tenido unas chanclas, unos guaraches, ya no se diga zapatos o tenis.

Difícil de entender por aquellas que tienen una veintena de zapatillas o zapatos y tenis marca palacio, muy difícil de entender para aquellos que nunca han sentido el frío de la madrugada, o el candente sol de mediodía, al tener que caminar con los pies descalzos, bendito sea dios, por este gesto de Héctor, aunque haya tanta desigualdad.

Es motivo para recordar al Doctor Salvador Allende en su campaña por la Presidencia Chilena, cuando la oposición representada por la Democracia Cristiana anunciaba “que en su gobierno iba a regalar zapatos a todos los niños pobres”, les refuto Salvador Allende, “Con el apoyo del pueblo, vamos a luchar para que no haya niños pobres” las fuerzas del obscurantismo cegaron este propósito divino.

También como lo afirma una afamada Filosofo Regia, refiriéndose a los Zapatos “Los aprecio de verdad, ellos son mi historia, mi pena y mi gloria, son mi personalidad”. Así lo recordarán los chiquitines afortunados.

Columnas recientes