Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Xalapa, problema a atender

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

03/01/2013

alcalorpolitico.com

Con el inicio del año, la presidenta municipal de Xalapa, Elizabeth Morales García, anunció (según el primer boletín oficial de 2013) que con el apoyo de la federación y del gobierno estatal su administración emprenderá “un gran programa” de obras y acciones para “cerrar con fuerza” su trienio, que concluye dentro de 10 meses.

Por el bien de la capital del estado, ojalá y logre todos sus propósitos. Pero haría bien la alcaldesa en destinar un día también, un rato (una tarde o una mañana), o enviar a la persona de su más absoluta confianza a conocer y observar un problema que no se ve desde la cómoda oficina del palacio municipal ni desde la suburban.

Desde hace mucho tiempo, decenas, cientos, miles de xalapeños y de visitantes que tienen la necesidad de utilizar el transporte urbano, de camiones y de “combis”, están abandonados a su suerte y expuestos a un grave riesgo por el desorden en algunas “paradas” como la que está a las afueras del edificio de la Secretaría de Educación de Veracruz o la de Plaza Ánimas.

En esas “paradas”, el tiempo y el uso hizo que en los lugares donde se deben abordar los camiones o “combis” se hayan producido hundimientos en el asfalto, por lo que se forman lagunetas, hoyos que se llenan de agua y que dificultan el libre movimiento de las personas.

Por otro lado, por las características propias del clima de Xalapa, las pequeñas casetas, se supone que para proteger de las inclemencias del tiempo a los usuarios mientras esperan, resultan insuficientes para el gran movimiento que tienen esas “paradas” y cientos, miles de personas están expuestas a diario al inclemente sol o al chipi-chipi, la llovizna o la lluvia muy típicos de la capital.

Pero si todo eso ya es molesto, hay un problema más grave: desde hace mucho, sin que ninguna autoridad haga algo para remediarlo, los taxistas se han apropiado de esas “paradas” y como ya hay muchos taxis en Xalapa y se ve que no saben cómo tener pasajeros, en lugar de andar circulando hacen “sitio” exactamente frente a los lugares destinado para abordar camiones o “combis”, por lo que los usuarios tienen que “torearlos” y salir hasta la carretera, al arroyo de circulación, para abordar su unidad.

Me ha tocado ver el verdadero problema que pasan en especial las personas de la tercera edad o con alguna discapacidad para poder abordar un “urbano” o una “combi”.

La “parada” frente a la SEV es la que tiene el más grave problema porque ahí convergen a diario las personas que por alguna razón van a Plaza Américas y no tienen vehículo propio, los trabajadores de ese complejo comercial, los trabajadores de la SEV, los del hospital que está enfrente, los de los hoteles cercanos y de Torres Ánimas, los de las empresas automovilísticas que están cerca, los de algunas dependencias de gobierno también del área, así como los maestros que vienen a tramitar algún asunto a la dependencia del ramo educativo. La de Plaza Ánimas presenta el mismo problema por la gran cantidad de personas que trabajan en esa área y por quienes van a hacer ahí sus compras y no tienen vehículo propio.

Pero nadie atiende el problema. Ninguna autoridad del Ayuntamiento ni tampoco de Tránsito del Estado. Esos lugares públicos son una verdadera tierra de nadie. Ahí se refleja a diario la ineficacia oficial, el abandono, el descuido, el desinterés, la negligencia.

Las autoridades de Tránsito no tienen idea de cuánto les aplaudiría la ciudadanía y la población en general si enviaran a algunos agentes a vigilar y a meter al orden a los taxistas, a destinarles, en todo caso, un espacio especial, donde no estorben para que hagan “sitio”.

La presidenta municipal no se imagina cuánto le agradecerían miles de personas si gestionara que se rellenaran los huecos que se han formado en las “paradas” y que forman un lodacero, o de plano mandara a reparar con concreto hidráulico; si dignificara esos sitios públicos en bien de sus representados mandando a agrandar las casetas de protección, jardinándolos, iluminándolos incluso. Pero en general lo ideal sería que revisaran el problema en todas las “paradas”, porque no son las únicas.

Esas son las verdaderas obras sentidas que hacen falta realizar, los problemas urgentes que es necesario atender. Tal vez el regidor del ramo, Omar Miranda, que está preocupado por los problemas de vialidad de la capital, podría ir un día y vivir el problema y pasar un reporte completo y una propuesta de solución a la presidenta municipal.

Este año, mucho de la obra pública está pensada con sentido electoral, esto es, para tratar de ganar el reconocimiento y el voto ciudadano. Las autoridades no tienen idea de cuántos votos se ganarían si atendieran y solucionaran el problema.

Américo Zúñiga, Dulce Dauzón, Abel Cuevas y todos los que aspiran a ser el futuro presidente municipal también podrían ir a conocer, a observar y a vivir el problema para incluirlo en su lista de pendientes urgentes de atender cuando lleguen al poder si las actuales autoridades no hacen nada al respecto.

Mientras, la población está desprotegida, sufre y no ve para cuándo alguien actuará para que vivan y se les trate con toda dignidad a la que como seres humanos tienen derecho, pero también porque pagan sus impuestos. A ver hasta cuándo.

Por el lado positivo, por acciones dignas de encomio del Ayuntamiento, debe reconocerse a la alcaldesa Morales García que nos facilite el pago del impuesto predial y el del servicio de limpia pública. Ayer, al poner en servicio oficialmente la Tesorería Virtual de Xalapa, mediante la cual podremos hacer nuestro pago vía internet, anunció que además de en los tradicionales módulos, también se podrá pagar en todas las sucursales bancarias y en tiendas de autoservicio, pero, además, durante todo el año y las 24 horas del día a través de la página www.tvx.gob.mx con lo que, ahora sí, se moderniza el sistema de pago, porque el que funcionaba era de la época de María Tablita y resultaba molesto, incómodo y hacía a uno perder mucho tiempo.

Columnas recientes