Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Reto y nuevo rostro para el campo Mexicano

Metrópoli

Por: Francisco L. Carranco

07/01/2013

alcalorpolitico.com

Luego de 12 años de ausencias presidenciales al acto de la conmemoración de la Ley Agraria de 1915, el Presidente Enrique Peña Nieto, regresó a Veracruz a celebrar el 98 aniversario de la promulgación realizada por Venustiano Carranza el siglo pasado, ante centenares de campesinos, por un lado, y una élite política representante de los ordenes de gobierno de la republica, por el otro.

Unas barreras metálicas y un fuerte dispositivo de seguridad dividió a los asistentes, sin embargo, los discursos del Gobernador Duarte y del Presidente Peña Nieto, evidenciaron que el problema agrario es un verdadero problema si se sigue con las prácticas ancestrales que, desde 1915, poco han hecho para sostener la autosuficiencia alimentaría del país. La pobreza quizás rebase los 98 años de la Ley Agraria.

Ambos mandatarios, en sus discursos, delinearon los problemas que enfrenta el campo y hablaron sobre el compromiso de asumir el reto para que el campo en Veracruz y el resto del país con actividad agrícola, vuelva a ser el pilar fundamental para la erradicación de la pobreza alimentaria.

No es posible que, si en Veracruz, el territorio rural que concentra el 38% de la población del estado, que tiene tierra fértil, agua y un gran litoral no sea capaz de sostener la autosuficiencia en la producción de alimentos.

El reto es hacer rentable al campo, no sólo en Veracruz, sino en el resto del país, aprovechar los servicios ambientales que presta el campo para el bienestar de todos los mexicanos, pero ahora, a costa de la planeación y orden para realizar las actividades agrícolas.

Peña Nieto, dijo, que impulsará el desarrollo del campo a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario y Urbano (SEDATU), con nuevas facultades emanadas de la Reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal que resume la nueva política pública federal del campo en los siguientes atribuciones: Uno, potenciar el desarrollo agrario en un clima de paz, certeza jurídica y armonía con el medio ambiente. Dos, promover el desarrollo habitacional y urbano del país. Tres, dar un renovado impulso a la planeación para el desarrollo regional, Cuatro, Contribuir al crecimiento ordenado de los asentamientos urbanos y centros de población.

El acto político agrario fue un buen evento organizado por el Gobierno del Estado, de dieron cita varios gobernadores, senadores, diputados y alcaldes, que deberán interpretar las palabras del Presidente en las cuatro atribuciones principales de de la Política Pública Presidencial.

Es decir, que uno de los principales problemas que enfrenta el campo, en general, es la transformación del suelo que, en lugar de invertir y desarrollar la industria agrícola. Se está utilizando el uso de suelo para crear viviendas, lo que ocasiona pérdida de biodiversidad y eliminación de cultivos, por ello el campo ha dejado de producir alimentos.

La zonificación para un buen desarrollo urbano debe de respetar la tierra cultivable y, a esa, debe de ser la beneficiaria del desarrollo del que habla en Presiente, quizás la industrialización del campo y la administración de los bienes ambientales para lograr la sustentabilidad tan necesaria en el futuro próximo.

Las palabras de Peña Nieto sonaron bien, se plantea el reto para un nuevo rostro del campo y, bajo esas premisas se crea un compromiso, habrá que esperar como baja la política con los reglamentos que, de la ley emanen, para acabar con los intereses particulares de aquellos pocos que tienen mucho y que los pocos que no tienen casi nada se pongan a trabajar.

La calidad de vida para los mexicanos que viven en el campo deberá dejar atrás la marginación y la pobreza para dar un giro importante para el bienestar de todos los mexicanos, si el campo mexicano vuelve a producir alimentos, podemos empezar hablar de un desarrollo económico y una auténtica justicia social.

Esperemos que la voluntad, la planeación, ejecución y supervisión y aplicación de la política pública presidencial hacia el campo, logre convertirse en acción, en el breve tiempo, para capitalizar al campo veracruzano y que este vuelva a ser como alguna vez dijo un gobernador en turno: “Granero y Yunque de la Nación…” mientras todo se queda en que fue un gran evento.

Suburbio 1

Xalapa un nuevo año, con grandes esperanzas y los añejos problemas… más severos.

[email protected]

Columnas recientes