Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La forma <<se suele afirmar>>, es fondo…

Nuevo Siglo

Por: Jenaro del Angel Amador

08/01/2013

alcalorpolitico.com

Ya pasó también el día de Reyes...

Después de la visita de Enrique Peña Nieto, Presidente de la República, al estado, algunos suponían que estaría poniendo pie en la escalerilla del avión, y por otro lado, se desgranaría la lista de los Delegados Federales que sustituiría a los que aún siguen despachando desde la trinchera PANista. ¨

Pero no. Las cosas siguen como estaban.

Ahora bien. El Presidente Peña Nieto en su visita al estado <<la primera>>, mostró la cara que debe poner quien es presidente de todos los mexicanos. Serio a veces; amable en otras; festivo en algunas, y populachero en otras más. No la cara agria que siempre exhibió el ex Calderón cuando Fidel Herrera gobernaba el estado. O la muy seria cuando Javier Duarte de Ochoa le acompaña, salvo las dos últimas en las que se mostró displicente y hasta gracioso.

Peña Nieto cumplió su papel. Fue amable incluso en sus atenciones para el Gobernador. Lo que quiere decir exactamente eso. Que no tiene porqué ser hosco o huraño para quien gobierna una entidad; sea gobernada por servidores públicos emergidos del PRI o de otro color o siglas. Ver otros signos o interpretar gestos, es tarea de otro tipo de gentes, pero en política, los gestos también cuentan. Peña Nieto observó las formas que identifican a un gobernante serio porque precisamente en esa actitud, cumple la forma que debe observar todo gobernante del país.

No más, pero tampoco menos. El Presidente ha leído mucho sobre estas actitudes.

Porque vea: Hay servidores públicos, del gobernador hacia atrás, que apenas tienen un cargo de primer u octavo nivel, se trepan a un ladrillo y mandan a sus colabores a recibir audiencia que debieran atender ellos. Y no sólo eso. Le sueltan a un solicitante, todo un interrogatorio, previo a que le digan si pasa o se queda fuera.

En seguida se nota que Veracruz tendrá proceso electoral este año.

Fintas y fotos no amarran alianzas. La verdadera alianza se teje con los electores no con los dirigentes. Amarrar alianzas es, en cierto modo, una forma de protegerse de presuntas derrotas o de confirmar triunfos anticipados.

Si, son válidas las alianzas interpartidistas. Lo permite la ley y lo soportan los electores en cierto grado, porque hay modos de mostrar inconformidades. El resultado de la elección del primer domingo de julio del 2011 en el distrito con cabecera en Xalapa, es el mejor testimonio de ello, porque si hoy el mismo personaje ganador de aquélla elección se presentara como candidato a presidente municipal, no le ganaría ni a Cuevas Melo, que es mucho decir.

Cosas de las circunstancias.

LA DEBACLE.

No todo está perdido en el PANismo. La pela en su padrón de miembros es engañosa. Pueden tener pocos militantes, pero siempre tendrán los votos de los que no están de acuerdo con otros partidos.

Ese es el beneficio de las oposiciones silenciosas. Esas que no se ven pero que sí se sienten. El PAN no es ni nunca ha sido un partido de masas, es, más bien, un partido que tiene muchos intereses, sobre todo, los económicos.

Vean: Más de 19 millones de votos fueron para el PRI y Peña Nieto. Menos de 15 para el PAN y Vázquez Mota. Pero eso no se puede desaparecer de un año para otro. El PAN vive y no hay que darlo anticipadamente como difunto.

Ahora navegarán contra el viento. Sentirán el peso de la fuerza en contrario, pese a que desde dentro de la nave, hay grumetes que se quieren apoderar de la nave.

En esa lucha por la supervivencia, veremos quién gana.

P.D. El cinismo de los investigadores por la justicia, se tapa con procedimientos administrativos para cuidar la piel. Queda claro.

P.D. ¿Saben quién es Mario DiConstanzo y en qué cargo del gobierno federal está?

Columnas recientes