Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Baja California 1989-2013: ¿el fin del ciclo panista?

Por: Eduardo de la Torre Jaramillo

12/01/2013

alcalorpolitico.com

Es pertinente mencionar que esta semana estuve en Baja California por invitación de amigos panistas y por organizaciones civiles vinculadas a la izquierda partidaria para que les explicáramos el complejo proceso local de la construcción de la coalición en Veracruz 2012-2013.

Dado lo anterior es importante hacer un poco de historia, allí puedo decir que México experimentó la primera alternancia local en una entidad emblemática como lo fue en su momento Baja California, cuyo primer gobernador panista fue el empresario Ernesto Ruffo Appel, director general en México de una de las empresas de George Bush padre, llamada “Pesquera Zapata”, indudablemente ganó la elección porque gobernó bien el municipio de Ensenada de 1983 a 1986, pero también por tres hechos que hizo el viejo sistema político priísta con su candidata Margarita Ortega Villa: a) no la financiaron desde el centro del país, b) el 25% de los representantes de casilla del PRI no cubrieron físicamente el día de la elección, y c) la inscripción para votar se abrió un mes antes de la elección para los mexicanos que vivían y/o trabajaban en los Estados Unidos. Basta recordar que Carlos Salinas necesitaba otro tipo de legitimación democrática en su gobierno, más allá del desmantelamiento de sus adversarios políticos que se localizaban en los sindicatos, de allí el proceso de democratización selectiva emprendida en ese periodo gubernamental.

Ernesto Ruffo- a quien conocí en la precampaña de Josefina Vázquez Mota-, personaje que aún hablaba como los viejos panistas sobre la importancia de la ciudadanía, a aquel singular político le debemos la credencial de elector con fotografía, ya que en el oscuro priismo reacio a transparentar la identidad ciudadana tenía una credencial color naranja sólo con el nombre de la persona, la primera vez que se usó esa credencial fue en la elección local de Baja California en 1990, posteriormente la copió el salinismo, inclusive los bajacalifornianos la recuerdan con orgullo que esa era su real identificación ciudadana.

Posteriormente gobernó Héctor Terán Terán, indudablemente el mejor gobernador panista de este ciclo de 24 años, lo recuerdan como el gobernador que ciudadanizó su gabinete, muchos secretarios de despacho no pertenecieron a Acción Nacional, construyó la mayor red carretera, así como también el incremento de la construcción de hospitales del IMSS, quien decía: "si ustedes pagan sus cuotas como trabajadores, tienen derecho a la salud". Por cierto en el debate público y abierto que mantiene el panismo local hoy en día, donde participa el propio gobernador Osuna Millán, exsecretarios de despacho, dicen que muchos de los que se acercaron a Acción Nacional fue sólo por trabajo no por convicción, algunos de ellos dicen que se debe regresar al modelo de gobierno de Héctor Terán, quien lamentablemente falleció en su tercer año de gobierno y lo sustituyó Alejandro González Alcocer.

El tercer gobernador fue Eugenio Elorduy, cuyo gobierno se caracterizó como de mano dura, éste le entrega el poder a José Guadalupe Osuna Millán quien casi pierde la elección en 2007 con Jorge Hank Rhon.

Actualmente, Acción Nacional se enfrenta al posible regreso del PRI en la entidad, institución política que en 2010 ganó los cinco municipios: Tijuana, Mexicali, Tecate, Ensenada y Rosarito; algo que no sucedía desde hace 30 años, tomando en cuenta esa fecha de la elección, de los 16 distritos locales obtuvo 13, invirtiendo la fuerza política en la entidad federativa; por otra parte en la elección federal del año pasado ganaron todas las diputaciones federales y no ganó el Senado porque le invalidaron 100 mil votos porque no hizo coalición con el PVEM en ese estado.

Ya en este año donde se votará el nuevo gobernador, y en el PRI existen dos candidatos muy visibles: Fernando Castro Trenti, actual diputado federal, quien pertenece al grupo político de Manlio Fabio Beltrones, y nuevamente Jorge Hank Rhon, hijo del continuador del Grupo Atlacomulco, quien por cierto en un programa de noticias cuando fuera candidato a gobernador dijo: "el animal que más me gusta, es la mujer" (sic), lo convirtieron en mártir del gobierno de Felipe Calderón; el primero no puede ser candidato por su línea beltronista pero Hank Rhon que nació en el estado de México, basta recordar que esa entidad federativa es un mosaico de regiones, por ejemplo en Tijuana vive un millón de indígenas, hoy urbanos y que con sus organizaciones tienen fuerza política .

Por otra parte, el PAN tiene muchos suspirantes: Francisco de la Vega, Héctor Osuna, Óscar Vega, Óscar Arce y Cuauhtémoc Cardona, todos con carreras políticas locales y nacionales; empero ninguno por si sólo garantiza un quinto triunfo de Acción Nacional en la entidad; por lo tanto desde hace meses se planteó una coalición con el PT, PRD y MC, paradójicamente el primer partido es el que tiene más presencia política no fuerza; como dato importante resalto que en las elecciones presidenciales de 1988, 2006 y 2012, los candidatos de la izquierda han ganado en ese estado, lo que todo apunta que el voto switcher es hacia la persona y no con algún determinado partido.

En este escenario, todo parece indicar que no existirá coalición entre el PAN y PRD porque el PT tiene un candidato con presencia política y para que el partido amarillo no salga borrado del mapa electoral de Baja California tendrá que optar por la otra coalición, lo que favorecerá el voto al candidato del PRI, lo que significaría perder esa gubernatura panista, lo cual tendrá repercusiones a nivel nacional, ya que al ser la primera entidad gobernada por Acción Nacional, impactara aún más en la situación interna, además de mandar un mensaje al país que el PRI llegó para quedarse otros 71 años en el poder político; aunado a las críticas internas de los militantes activos de Acción Nacional sobre sus errores, omisiones, la corrupción (uno de los militantes afirmó que un ex secretario le dijo:( "así es, hay que pedir dinero, porque con el sueldo no alcanza"), los pueden llevar a la derrota, porque finalmente los bajacalifornianos decidirán el futuro inmediato del PAN, cuyo resultado se vislumbró desde 2010 y 2012, donde los ciudadanos votaron mayoritariamente por el PRI.

Columnas recientes