Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

“¡Oye cabrón, dile algo!”

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

17/01/2013

alcalorpolitico.com

“¡Oye cabrón, dile algo!”. El hombre, de aproximadamente 50 años de edad, de tez blanca, calvo en la frente y de pelo canoso atrás, desde su coche encaraba al agente de auxilio vial o de tránsito que sólo hacía gestos de “ya qué”.
 
Era la tarde del jueves pasado 10 de diciembre, como a las 3:30, abajo del puente Bicentenario, casi frente a Plaza Crystal, en el entronque de Maestros Veracruzanos y Lázaro Cárdenas.
 
Y es que, de pronto, de Maestros Veracruzanos había salido a toda velocidad, a bordo de una motocicleta de lujo, ¿color moradita?, ¿Harley Davidson?, un joven que parecía rockero y quien en forma audaz y sin ninguna precaución había cruzado hacia Lázaro Cárdenas, con rumbo a Plaza Crystal.
 
Se ve que llevaba prisa, quizá algún asunto importante lo esperaba y por eso al tratar de avanzar, sin guardar ninguna precaución pasó encima de las boyas o topes metálicos que hay ahí y se cruzó de un carril a otro entre la hilera de carros que circulaba, lo que hizo que varios conductores dieran el frenón, lo que les molestó.
 
Y el hombre que protestaba, le reclamaba al agente también porque el motociclista, que vestía informalmente, tampoco llevaba casco de protección. Encabronado repetía al agente: “¡Dile algo”, “¡A ver, porqué a él si no lo persigues y lo multas!”, “¡No fuera uno de nosotros, cabrón!”.
 
El agente, sólo hacía gestos con la cara y aguantaba vara, el reclamo ciudadano. Para esto, el diputado Américo Zúñiga Martínez ya se había perdido a bordo de su potro de hierro sobre Lázaro Cárdenas, quizá rumbo al Palacio Legislativo.
 
Checo el Facebook y la imagen me llama la atención: alguien, que se supone que iba pasando, desde su vehículo captó una camioneta mal estacionada sobre la banqueta en la avenida Xalapeños Ilustres casi en la esquina con Mata.
 
La subió a las redes con el comentario respectivo. “Cómo quiere resolver los problemas de tránsito o de tráfico desde la alcaldía si sus camionetas contribuyen al caos”. La camioneta mal estacionada tenía un logotipo y una leyenda que decía: “Panaderías Dauzón”.
 
Pareciera que no, pero al menos en Xalapa los ciudadanos están informados, conocen a los actores políticos, los vigilan y no están dispuestos a dejarles pasar una.
 
De Américo Zúñiga, cuasi candidato a presidente municipal de la capital del estado por el PRI, vale decir que, como joven, no se ve mal en motocicleta, incluso, para mi gusto, le quita lo acartonado, lo formal, lo ceremonioso. Así, refleja un aire de frescura.
 
Pero en nada le ayuda que teniendo en cuenta sus aspiraciones políticas viola las leyes de Tránsito, rompe el orden, expone y hace ver mal a servidores públicos como los agentes de vialidad o de tránsito, su falta de precaución expone al peligro a conductores que sí circulan en orden y, anticipadamente, le confieren una imagen de prepotencia, de impunidad. Si Xalapa está convertida ahora en una plaza totalmente antipriista, ¿el joven precandidato no reparará en que es ahora cuando más debe observar la mejor conducta, un comportamiento ejemplar? ¿Así es como se quiere ganar el voto de los xalapeños?
 
Pero, más, ¿no se habrá puesto a pensar que ahora es cuando más se debe cuidar pues si le pasara algo, un accidente de moto, por ejemplo, el PRI no puede improvisar un candidato, y además ya ha invertido una buena cantidad de recursos en él?
 
De Dulce María Dauzón, candidata ciudadana y precandidata de Movimiento Ciudadano a presidir la capital, deberá llamar a cuentas a los empleados de su empresa y de sus negocios porque error que cometan se lo van a cobrar a ella, la van a cuestionar como lo hicieron ya también con el entonces diputado federal Ricardo Ahued porque, igual, las camionetas de su negocio invadían la banqueta y la calle.
 
Todo lo anterior aparte, lo cierto, lo único cierto es que el xalapeño es un ciudadano alerta, atento, que ya no se queda callado y que sabe cobrar su inconformidad con quienes aspiran a gobernarnos en las urnas, como ya se demostró en julio pasado.
 
¡Ay de aquel que no lo tenga presente!
 
2013, año del empleo… político
 
En verdad, creo a nadie se le ha ocurrido, pero las autoridades del estado bien podrían proclamar al 2013 como el año del empleo… político.
 
Si alguien tuviera tiempo y curiosidad podría sacar el lápiz y el papel, la calculadora, y acercarse, lo más preciso posible, al número real de la bolsa de trabajo que está esperando.
 
A partir de este enero, por lo pronto, habrá cobijo directo para 52 personas, que es el número de delegaciones federales en la entidad, en las que habrá cambios, pues saldrán todos los panistas para dar lugar a los priistas.
 
Pero, ya se sabe, con el nuevo titular llegan nuevos mandos medios, nuevas secretarias, nuevos auxiliares y nuevos choferes, en promedio, como mínimo 10 personas, así que hay ahí ya, esperando, por lo menos 520 plazas laborales.
 
En julio, habrá renovación de diputados locales, 50 en total, propietarios, entre uni y plurinominales, más 50 suplentes, más, mínimo, cinco personas auxiliares de los propietarios (la secretaria, el cargamaletas, el chofer, el mandadero, el guarura), por lo que ahí habrá otras 250 plazas de empleo, contándose los suplentes, que si bien en su calidad de tales no están en una nómina, luego consiguen algún avioncito en alguna dependencia o en algún ayuntamiento. Como quiera que sea, se trata de un ingreso.
 
Lo más grueso, se renovarán, también el 7 de julio, 212 ayuntamientos con sus respectivos alcaldes, síndicos y regidores, tesoreros, jefes de obra, etcétera, un promedio de 10 por cada comuna, o sea que 2212 personas encontrarán un nuevo empleo, en algunos casos algunos muy bien, bastante bien remunerados.
 
Se tiene contemplado que en algunos casos algunos presidentes municipales y algunos diputados locales actualmente en funciones pidan licencia para aspirar a una nueva representación, por lo que ahí habrá nuevos empleos para quienes los suplan.
 
Los nombramientos de los nuevos delegados federales y las candidaturas a cargos de elección popular motivarán algunos movimientos más en el gobierno del estado, donde habrá otras designaciones, por lo que se acumularán algunas plazas más de trabajo.
 
Así, al menos, se abrirán 3 mil nuevas fuentes de empleo, por lo que bien se podría presumir la cifra y decir que el 2013 será el año del empleo… político.
 
Acerca de las delegaciones federales, lo que se sabe es que, en efecto, en diciembre pasado y con toda oportunidad, el gobernador Javier Duarte de Ochoa hizo propuestas para ocupar las 52 dependencias en el estado.
 
Lo que se sabía también, no obstante que ya se han manejado nombres y posiciones, es que el Presidente o algunos secretarios se reservaban el derecho de designar y enviar a los titulares de las delegaciones, pidiéndose no olvidar que se trata de dependencias federales.
 
Alguien que tiene experiencia y sabe muchas de estas cosas, me comentó que si le conceden al gobernador al menos 50 por ciento de las posiciones, será un excelente resultado.
 
Por supuesto, más de un político priista tiene encendidas 52 veladoras y se la ha pasado rogando al Señor… de Los Pinos, que le haga el milagro de una chambita.

Columnas recientes