Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Yunque y PRD

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

17/01/2013

alcalorpolitico.com

Este miércoles 16 debieron encenderse los focos rojos en el Palacio de Gobierno de Xalapa y en el edificio del CDE del PRI.

Y es que apenas dos semanas después de aquella “reunión de amigos” en el rancho San Julián, de la familia Yunes Suárez, de Perote, entre el gobernador Javier Duarte de Ochoa y el dirigente estatal priista Erick Lagos con destacados personajes del Partido de la Revolución Democrática –entre ellos el coordinador de los senadores Miguel Barbosa, el diputado local Rogelio Franco y el presidente del CEE del sol azteca, Juan Vergel–, ayer, en el puerto de Veracruz, los representantes nacionales del PAN y PRD, Juan Manuel Oliva y Guadalupe Acosta Naranjo, acompañados de los líderes de ambos institutos políticos en la entidad, anunciaron su pretensión de ir aliados en el proceso electoral del 7 de julio próximo en el que se renovarán los 212 ayuntamientos y la Legislatura del estado.

Hasta ahora no ha quedado suficientemente claro cuál es el verdadero trasfondo de esta pretendida coalición entre ambas fuerzas partidistas que ideológicamente son las más antagónicas. Sin embargo, el perredista refirió que “el principal enemigo de esta alianza está en palacio de gobierno” ya que, dijo, “las alianzas son veneno puro para el PRI”.

Acosta compartió el micrófono con Oliva Ramírez, secretario general adjunto de Elecciones del CEN del PAN, quien se atrevió a expresar que esta alianza en Veracruz va a ser un gran resultado “en la luna de miel” del presidente Enrique Peña Nieto en su primer año de gobierno, ya que, según apuntó, “va a ser un mensaje muy concreto” puesto que “en México existen reductos de totalitarismos, como éste en Veracruz”.

Pero Oliva, quien en 2010 se entrometió en la sucesión gubernamental de Veracruz –en la que fracasó al no poder convencer al ex panista Gerardo Buganza Salmerón para que se sumara a la candidatura impuesta de Miguel Ángel Yunes Linares–, pareció olvidar sus antecedentes “totalitaristas” como gobernador de Guanajuato, cargo que ocupó de 2006 hasta marzo de 2012, cuando luego de la visita del papa Benedicto XVI a esa entidad se separó de la gubernatura para incorporarse como mapache electoral al CEN del PAN en apoyo de la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota.

Oliva, quien el próximo 21 de enero cumplirá 53 años de edad, estudió periodismo en la escuela “Carlos Septién” y trabajó como reportero en periódicos de la región. En 1989 ingresó al PAN; fue funcionario municipal en León y secretario de Gobierno en la administración de Juan Carlos Romero Hicks, al cual sucedió en la gubernatura tras ganar las elecciones de 2005 como candidato de la alianza PAN-PANAL.

Desde la década de 1990, Oliva se dio a conocer por su apoyo a la jerarquía católica y a la censura moralista implantada en territorios gobernados por el PAN. En 1995, en plena campaña de Fox para la gubernatura, Oliva encabezó reuniones secretas de carácter político religioso presididas por un sacerdote, según consigna el reportero de la revista “Proceso”, Álvaro Delgado, en su libro “El engaño. Prédica y práctica del PAN”, de editorial Grijalbo.

A principios de marzo de 1997, en León, el pintor Antonio Henaine hizo público que su exposición “Deseos, tentaciones y pecados” no había podido ser exhibida en el museo de la ciudad dado que las autoridades panistas la censuraron, alegando que su título “sugiere una obra pornográfica”. Oliva, entonces presidente del PAN en la entidad, apoyó la prohibición.

Al asumir la gubernatura integró a su gabinete a personajes de ultraderecha: como secretario de Gobierno designó a Gerardo Mosqueda Martínez, quien en la entidad formó la organización “A Favor de lo Mejor”, creada por el empresario Lorenzo Servitje para ejercer la censura moralista en los medios; como director del Instituto Estatal de Planeación de Desarrollo Local y Regional nombró a Elías Villegas Torres, acaudalado personaje considerado como uno de los principales promotores del Yunque en Guanajuato, y en la dirección del Instituto Estatal de la Mujer Guanajuatense designó a Luz María Ramírez Villalpando, quien al encabezar el organismo homólogo en León, aplicó cuestionarios a las empleadas de su dependencia en los cuales preguntó si eran solteras, cuántas veces habían sostenido relaciones sexuales y, de estar casadas, qué método anticonceptivo empleaban.

En enero de 2011, luego de que el arzobispo de León, José Guadalupe Martín Rábago, se pronunciara a favor de la educación religiosa en las escuelas públicas, Oliva declaró que la Secretaría de Educación en el estado analizaría la posibilidad de impartir esa enseñanza confesional. A su vez, su hermano Jaime Oliva tramitó como diputado local apoyos por cerca de 15 millones de pesos para la restauración de templos en Irapuato y Silao.

Como muchos otros mandatarios y políticos del PAN, Oliva alternó la santurronería con las prácticas de nepotismo y otros abusos de poder. En enero de 2007, precisamente el dirigente estatal del PRD, José Luis Barbosa Hernández, presentó una denuncia ante la Secretaría de la Gestión Pública contra el gobernador guanajuatense y su secretario de Finanzas, Gustavo Adolfo González Estrada, por nepotismo y abuso de autoridad, ya que nombraron a Jaime Oliva coordinador de asesores de Finanzas pese a que este ex seminarista sólo acreditaba estudios de preparatoria.

Oliva también siguió los pasos de algunos de sus predecesores, como Carlos Medina Plascencia, quien recurrió a los amagos judiciales para acallar a sus críticos. En noviembre de 2010, el periódico AM, de León, expuso ante relatores especiales de la ONU y de la OEA los ataques sistemáticos contra la libertad de expresión por parte del gobernante panista, que incluían la suspensión de la publicidad oficial así como una denuncia penal contra ese periódico por haberlo criticado en una de sus columnas.

No obstante Oliva, quien al interior de El Yunque es identificado como “Eugenio Passelli, Pío XII”, quien fue papa de 1939 a 1958 durante la Segunda Guerra Mundial, periodo en el que alcanzó el concordato con la Alemania de Adolfo Hitler, ahora como promotor de la coalición PAN-PRD en Veracruz dijo que se proponen acabar con los últimos reductos del “totalitarismo” priista y expuso que “no estamos a favor de alianzas serviles donde unos sirven de porristas a otros como están acostumbrados en el PRI, (sino que) esta es una alianza de partidos que van a sumar lo mejor para una alternativa de gobierno en los municipios y Congreso local”.

Pero a Oliva –quien como gobernador casi sextuplicó en cinco años el monto de la deuda pública de Guanajuato, pues ésta pasó de mil 303 millones de pesos en 2006 a 7 mil 595 millones a mediados de 2011, de los cuales mil 500 millones los invirtió en la Expo Bicentenario, donde el papa Benedicto XVI ofició la multitudinaria misa– ya ni los propios panistas le creen, pues en su administración la vida política se degradó con conductas de defraudación electoral para aplastar a sus adversarios al interior del PAN.

En 2012, por ejemplo, el entonces secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, acusó a Oliva de implementar una elección de Estado para imponer en la gubernatura a su delfín, Miguel Márquez, otro prominente juramentado de El Yunque.

Otro caso fue el de Javier Usabiaga, ex secretario de Agricultura con Vicente Fox y quien fue aplastado por disputar la candidatura al Senado al ex gobernador Juan Carlos Romero Hicks.

“Hemos convertido el voto en una mercancía”, dijo Usabiaga luego de enumerar todas las prácticas fraudulentas desplegadas por Oliva, quien como presidente del PAN, en el 2000, también las ejerció. Ese año, Oliva hizo todo para aplastar a Eliseo Martínez y se impuso a Romero Hicks, en cuyo gobierno construyó su proyecto para relevarlo, lo que ocurrió en 2006.

Oliva, sin embargo, ya no es electoralmente tan eficaz como se ufana: En las elecciones de 2010, aparte de su fallida intromisión en Veracruz, se hizo cargo de la operación en Aguascalientes y Tlaxcala para retener los gobiernos para el PAN. Pero en esas entidades terminó ganando el PRI. Ahora viene agarrado del PRD por la revancha contra el gobernador Duarte de Ochoa.

Columnas recientes