Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Comunidad en las faldas del volcán Pico de Orizaba, entre la pobreza y la marginación

- 85 familias aseguran que el alcalde Baldomero Montiel no los apoya
- Llegará la temporada de frío que y padecerán de las bajas temperaturas

Miryam Rodríguez Hernández San José Pilancón, Mariano Escobedo, Ver. 18/11/2012

alcalorpolitico.com

Pobreza, marginación, falta de apoyos, escuelas muy lejanas y solo de nivel básico, así como un centro de salud lejano, viviendas míseras y pobladores en el olvido por parte de los tres niveles de Gobierno, son algunas de las características que podrían describir esta comunidad enclavada en las faldas del volcán Pico de Orizaba.

Las 85 familias que viven en este lugar sufrirán como cada año con la llegada de la época de frío, el alcalde Baldomero Montiel acusaron los pobladores, no los apoya y la única opción que tienen al vivir en sus humildes casas de madera es calentarse con el anafre en su casa.

La clínica más cercana para ser atendidos está a una hora de camino, los niños que estudian tiene que caminar más de hora y media para poder llegar a su escuela; esa es la realidad de esta comunidad enclavada en las faldas del Pico de Orizaba.

Entrevistadas mujeres de este lugar, manifestaron que además de sufrir los intensos fríos en esta época, de no ser apoyados por las autoridades municipales, las condiciones del clima les afectan sus siembras.

Las bajas temperaturas que se presentan en esta comunidad, llegan a congelar todas las mañanas los recipientes en donde estos recolectan agua “mire las casitas nuestras son de madera, son bien rendijudas y nos entra el aire, el DIF de
Mariano no nos ofrecen apoyo, el presidente Baldomero nunca se para por ahí para ayudarnos”.

Indicaron que para poder si no remediar el fuerte frío, sí disminuirlo un poco, prenden el anafre, el problema es que lo hacen adentro de sus viviendas “buscamos palitos y hacemos lumbre, así nos ayudamos para soportar el frío, pero los niños bien que se enferman de las vías respiratorias”.

Pero aunado a lo antes citado, para poder recibir consulta tiene que caminar una hora y media hasta llegar a Tuzantla “cuando hay enfermo de gravedad buscamos alguien que nos preste una camioneta vieja y lo llevamos a Esperanza, porque los médicos luego no están en Tuzantla y pues nos dan atención hasta las dos de la tarde y sólo de lunes a viernes”.

En esta comunidad las familias son de seis a diez integrantes, las mujeres se han visto en la necesidad de tener que trabajar también en el campo para poder tener un poco de dinero “nos pagan cien pesos por día, pero no siempre trabajamos todos los días. Luego sembramos para comer nosotros, pero con este tiempo todo se hela, la papa, el maíz”.

La situación de pobreza y marginación en la que viven estos pobladores ha obligado a los jóvenes a sólo estudiar hasta la secundaria, pues deben trabajar para ayudar a sus papás, además que no hay escuelas cercanas, los que estudian el Nivel Básico deben caminar más de una hora y media para poder llegar al sitio donde reciben clases.
  • Seminario
  • La Parroquia Xalapa
  • Casas Murano