Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Discriminación y desigualdad, realidades que afectan la economía del país: IVM

- En el núcleo familiar se construyen estereotipos que apartan socialmente a la mujer
- Sólo con la equidad de género tendremos una sociedad responsable: Deyanira Pérez

Ángeles Godoy Morales Xalapa, Ver. 10/12/2012

alcalorpolitico.com

“La economía se ve afectada cuando no están a la par hombres y mujeres; hay más mujeres, somos el 52 por ciento de la población, obviamente si la mitad de la población tiene una situación de falta de acceso a la educación, al trabajo que son derechos humanos, el desarrollo de un pueblo se ve afectado. Seríamos un pueblo más rico, con más progreso si ambos tuviéramos las mismas oportunidades”, destacó Deyanira Pérez Hernández, subdirectora de Promoción de la Igualdad del Instituto Veracruzano de las Mujeres.

Comentó que la sociedad no ha resuelto problemas de género en aras de la equidad, ya que muchas veces se delega la responsabilidad de acuerdo a si son mujeres u hombres. Muchas veces se les prepara de distinto modo y una de las razones suele ser el género.

Por este tipo de acciones se da pie incluso a la discriminación, ya que muchas veces la masculinidad está asociada con el poder, aún y cuando sea de forma impositiva.

Añadió que el género analiza relaciones sociales que repercuten entre mujeres y hombres, de ahí que analizar la condición y posición de cada uno sea importante para el desarrollo de la sociedad.

“La posición de mujeres y hombres no es igualitaria, cuando hablamos de equidad de género, hablamos también de una óptica de justicia; buscamos la igualdad entre mujeres y hombres. Por esa razón el Plan Veracruzano de Desarrollo tiene la palabra y apartado de igualdad de género”.

Del mismo modo se ha detectado un aumento en embarazos entre adolescentes y universitarias, por lo que tienen que truncar su carrera, ya que el papel de madres les impide seguir adelante.

Durante su conferencia “Género y Derechos Humanos”, indicó que la familia se construye en torno a estereotipos y roles que van encajonando a mujeres y hombres; por ello muchas veces las mujeres pierden oportunidades por permanecer en la casa.

“Cuando decimos que las mujeres cumplen roles, estamos asumiendo que ellas van a trabajar, se comportan de una manera determinada y los hombres de otra forma. Esos son estereotipos que rigen el comportamiento, preconcebidos y que no necesariamente se apegan a la realidad”.

Destacó que muchas veces en el campo y en el medio rural se establece que la mujer debe permanecer en su casa, mientras que los varones asumen que su papel está fuera de casa.

“Esto se debe a una división del trabajo que tiene que ver con este origen de la diferencia biológica. Es decir, cómo las mujeres tienen una parte natural biológica de ser madres, asumen que ese es su papel y si esto fuera cierto, las mujeres se embarazarían de otra manera. El hombre cumple un papel en la reproducción, si ambos tienen un papel, no pueden esperar que sólo una parte se encargue de lo que requiere la especie”.

Pérez resaltó que para construir relaciones igualitarias y equitativas debe establecerse el empoderamiento, no como una situación de poder, sino como un factor para mantener el mismo nivel entre hombres y mujeres.

Finalmente, detalló que es necesario que desde temprana edad se inculque en las nuevas generaciones el respeto a todo ser humano, sea hombre o mujer, sobre todo porque es así como se construirá una sociedad de sólidos valores que podrá salir adelante en todos los aspectos.
  • Escuela Cervantes
  • La Parroquia Xalapa
  • Casas Murano