Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Vía Correo Electrónico

Evangélicos no se entretienen en desgastar tradiciones, sino en difundir la palabra de Dios, dice

05/11/2012

alcalorpolitico.com

Psic. Joaquín Rosas Garcés
Director de alcalorpolítico.com

Respetuosamente solicito su autorización para que se publique mi comentario a lo manifestado por el portavoz de la iglesia católica, José Juan Sánchez Jácome, en el boletín dominical.

José Juan Sánchez, me permito aclararle que el marco jurídico que garantiza la libertad de cultos ya existe en México, por lo que un servidor como ciudadano y cristiano evangélico ignoro a qué “nuevo marco legal” se refiere usted, le invito a leer el artículo 24 de la Constitución Política, así como la ley de asociaciones religiosas y culto público y, desde luego, la biblia.

Por otra parte señala usted a “los hermanos de otras iglesias”, entiendo que quiso usted decir “iglesias evangélicas”, pero no se atrevió a decirlo y que “desgastan” la tradición del día de muertos, me tomaré la libertad de aclararle que sería un empeño muy pobre y vacío de nuestra parte estar atacando las tradiciones y costumbres que se profesan a lo largo y ancho del país, tenemos una tarea más gloriosa que eso, nuestra misión en la tierra es anunciar a Jesucristo, quien es la resurrección y la vida, Dios nos ha puesto para exaltar a su hijo unigénito en quien está la vida verdadera, no para perder el tiempo en “desgastar tradiciones”, usted conoce muy poco de la fe evangélica y para su desgracia no tiene buenos asesores en la materia.

Pero si su tiempo se lo permite le haré una breve exposición basada en la biblia de lo que creemos los evangélicos en cuanto al tema de la muerte y la resurrección:

"Y dijo (Jesús) a otro: sígueme. Él le dijo: señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: deja que los muertos entierren a sus muertos y tú ve y anuncia el reino de Dios. Lucas 9:59-60 con esto el señor Jesucristo deja en claro que ningún culto que esté relacionado con la muerte o los difuntos pertenece a la esencia del evangelio y del reino de Dios, Jesús nos ha llamado a una vida en abundancia, el creyente debe celebrar la vida, no la muerte, en México debido al sincretismo de las tradiciones indígenas con el catolicismo, quedó muy arraigada esta fiesta espuria que se presenta como algo "muy cristiano".

La religión popular maneja las conciencias a través de un sentimentalismo supersticioso y vacío, en contraste, Jesucristo nos proporciona una genuina esperanza de vida y resurrección que va estrechamente ligada a la fe en su obra salvadora, Jesús declara "yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mi, aunque esté muerto, vivirá" Juan 11:25, lo dice antes de resucitar a Lázaro, Juan capítulo 12:1 describe con claridad a Lázaro como "el que había estado muerto", la muerte ha sido vencida y quedó atrás, el pasaje declara que se ha preparado una cena con Jesús, es un momento festivo, Lázaro está a la mesa con Jesús, quien le resucitó y lo regresó a su casa en la aldea betania para vivir una nueva realidad y ser un testimonio viviente ante los ojos de quienes lo vieron morir, las hermanas de Lázaro y los demás discípulos presentes contemplan la escena sobrecogidos por el portento obrado por el señor, la resurrección es la posesión de la vida plena y glorificada de alguien que depositó su fe en Jesucristo.

Respetable Pbro. José Juan Sánchez, ¿piensa usted que teniendo esta monumental revelación de la resurrección de los muertos en Cristo, íbamos a entretenernos en desgastar tradiciones?, claro que no, porque estamos llamados a anunciar cosas mucha más grandes y excelentes de parte de Dios.

Por mi parte es todo, gracias señor Director.

Carlos Othón Flores
  • Escuela Cervantes
  • La Parroquia Xalapa
  • Casas Murano