Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Exmonaguillo roba baúl de limosnas en parroquia San Isidro Labrador de Sayula de Alemán

Fue detenido y encarcelado por la policía; apela al perdón del párroco Juan López Velarde

César González Paulino Sayula de Alemán, Ver. 30/10/2013

alcalorpolitico.com

Un solitario sujeto, presuntamente drogado y armado con una navaja, se introdujo ayer al mediodía en la iglesia San Isidro Labrador, se robó  la caja de las limosnas y huyó con ella. No obstante, en una rápida acción de la policía municipal, logró ubicarlo cerca del lugar y detenerlo, recuperando todo lo robado.
 
De acuerdo a los datos proporcionados por la policía municipal, el detenido  responde al nombre de Roberto Zetina Mortera de 24 años de edad, sin trabajo fijo y originario del municipio de Sayula de Alemán.
 
Su aseguramiento se llevó a cabo poco después del mediodía al interior de la escuela primaria "Beatriz Velazco", que se encuentra a un costado de la parroquia.  Al encontrarse cerrada, los guardianes del orden tuvieron que brincarse la barda e introducirse, justo  en el patio, Zetina Mortera muy tranquilo abría el baúl de las limosnas con una navaja.
 
Por su parte, Juan López Velarde, párroco de la Iglesia San Isidro Labrador, dio a conocer que el robo del baúl con dinero, producto de las limosnas otorgadas por la feligresía este lunes 28 con motivo de las festividades de San Judas Tadeo, se cometió al interior de su dormitorio-despacho.
 
-En el momento que se metió el muchacho,  ¿dónde  estaba usted?
 
"Aquí se metió, dijo refiriéndose al dormitorio. ¿Por dónde?  Quién sabe, fue cuestión de cinco minutitos.  Estaba confesando a unas personas que venían de lejos, yo estaba en la iglesia, aquí trabajando en el escritorio y me fui para allá. En esos momentos vi que entraban por la iglesia unos policías y corrían unas personas por muchos lados, entonces ya me di cuenta que algo pasaba, regresé aquí y ya me dijo el sacristán que habían agarrado a un muchacho y que llevaba la caja de las limosnas".
 
Indicó que fue el sacristán Alejandro Bonilla quien al subirse  a la azotea de la iglesia  a realizar unos trabajos de mantenimiento, se dio cuenta que el muchacho estaba en el patio de la escuela primaria con la caja de las ofrendas. Además vio que ya la había roto a pesar que la madera era gruesa y estaba sacando el dinero. Por ello, fue a darle parte a la policía, que de inmediato envió una unidad y pudieron atraparlo aún con la caja.
 
"Creo que le quitaron una navaja... creo que estaba drogado...ya no le dieron tiempo de huir y la policía lo pescó. Eso es todo".
 
Del mismo modo, el párroco dijo que interpondrá su formal denuncia para proceder penalmente en contra del detenido, quien además conocía bien el lugar, debido a que aproximadamente hace dos años, fue monaguillo de esta parroquia.
 
El párroco añadió: "ya fui hablar con la mamá y yo comprendo el sufrimiento de una madre, me duele mucho eso. Su mamá está muy enferma, tiene un tipo de embolia y chueca la boca  y está muy necesitada.  El papá del chamaco no responde... no viven juntos, además de su enfermedad, tiene que atender a un hermano que está muy delicado con retraso mental.  La señora entiende y prefiere que esté ahí  (En la cárcel)  y que parece que (su hijo) anda en una banda con otro chamaco y se droga(...).
 
Y agregó: Entiendo el dolor de la madre, yo quisiera ayudarlo (a él) pero la misma madre dice: "No, pues está bien. Yo no puedo hacer nada, que le sirva de correctivo, que se ayude a corregir, pues ¿yo que hago? ".
 
El representante de la Parroquia de San Isidro Labrador, comentó  que antes de dialogar con los reporteros, ya había hablado con el detenido y que al preguntarle sobre lo que le había pasado y el por qué había robado las limosnas, dijo que simplemente le respondió: "Creo que se me metió el demonio".
 
Por su parte, la policía municipal informó que el monto total hallado en el baúl que había sido robado, fue por la cantidad de mil 697 pesos.
 
Por otra parte, Roberto Zetina Mortera entrevistado en la cárcel municipal,  apeló a obtener el perdón del párroco Juan López Velarde, tras precisar que él como humano es propenso a equivocarse y por lo tanto, recibir la misericordia de Dios. Con sus 24 años a cuesta, aceptó cometer muchos errores en su vida, pero que está dispuesto a cambiar, si le dan una oportunidad
 
“Fue una estupidez mía”.
 
-¿Le pediste perdón al sacerdote?
 
“No me contestó. Bueno, yo lo comprendo porque no me contestó.  Si me perdonaran, ahora sí neta que le hecho ganas.  Si yo digo que amo a mi hermano, pero lo odio ¿De qué sirve? No saben perdonar la acción de un hermano que actuó mal, yo no soy nadie para juzgarlo; si él me quiere juzgar por lo que hice, pues que me juzgue. Si Dios también me quiere castigar, lo acepto. Sé que tuve mi error y tendré que aprender de eso".
 
-¿Tú fuiste monaguillo?
 
“Sí”
 
-¿Qué  le pedirías a Dios en este instante?
 
“No sé; me quieren castigar, si no saben perdonar algo (...)  no saben perdonar una cosa, adelante, que siga el plan, tampoco le deseo mal al párroco, porque también estoy consciente de lo que hice”.
 
-¿Tú ya sabias donde estaban las limosnas?
 
“No. No sabía. Solamente fue un error, me metí al dormitorio del párroco, nada más”.
 
-Se habla que te hacías acompañar de otra persona...
 
“No, no había nadie más, era yo solo. La caja no pesa, se me hizo fácil. Solamente fue un error, me metí nada más”.
 
-¿Algo que quieras agregar y que quieras que sepa el lector?
 
“Nada más quiero saber dónde está el perdón del padre”.
  • Chef y nutriólogo a la puerta de tu casa
  • Caserío del Lago
  • Escuela Cervantes
  • Zapatillas Castle Shine
  • El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player