Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Farandula

La máquina tejana del éxito

Beyoncé se prepara para actuar ante el presidente de EU y después en el Super Bowl, en un año que pinta hacia más triunfo

El Universal Nueva York 21/01/2013

alcalorpolitico.com

Ganó 16 premios Grammy, es multimillonaria, tiene su propia marca de ropa, fue nombrada la mujer más bella del mundo y es madre. Todo, con apenas 31 años. Beyoncé Knowles es una estrella desde varios puntos de vista.
 
Ahora tiene dos grandes presentaciones: primero cantará durante el acto de toma de posesión del presidente estadounidense Barack Obama, luego actuará durante el entretiempo del Super Bowl de la liga de estadounidense de Futbol (NFL).
 
Madonna protagonizó el año pasado el espectáculo en el Super Bowl y ambas artistas tienen varios puntos en común: provienen de familias sencillas en las que se valoraba el trabajo duro. Además el éxito les acompaña, si bien Madonna tiene 54 años y Beyoncé 31.
 
No obstante, desde el punto de vista económico, Knowles superó a Madonna hace tiempo.
 
En la lista de las mujeres del mundo del espectáculo con mayores ingresos por año de la revista financiera Forbes la texana figura en el segundo lugar —con 87 millones de dólares— después de la presentadora Oprah Winfrey.
 
Madonna ocupa el quinto lugar con 58 millones de dólares.
 
Todo comenzó con el dúo “Girl’s Tyme”, cuando Beyoncé tenía ocho años. Esta banda infantil se convirtió luego en Destiny’s Child, integrada por Beyoncé Knowles, Kelly Rowland y Michelle Williams. Se convirtieron en estrellas mundiales y vendieron más de 50 millones de discos.
 
El último álbum se llamó Destiny Fulfilled y verdaderamente se había cumplido el destino de la banda. En 2005 el trío se separó.
 
Las tres cantantes ya habían lanzado previamente álbumes como solistas, pero Beyoncé dejó muy atrás a sus ex compañeras. Vendió unos 75 millones de discos y en algunas listas figuró en los primeros lugares.
 
Para Forbes ocupa el primer puesto entre los “100 músicos más influyentes”. Entró a formar parte de la lista de los “100 artistas más destacados de todos los tiempos” de la emisora de música VH1 y en su haber tiene, además de los 16 Grammy, 12 MTV Video Music Awards y otros premios.
 
Beyoncé también se dedicó a la interpretación, si bien con un éxito moderado. Por lo menos alcanzó para dos Golden Globes. En la película Dreamgirls interpretó a una cantante, que fundó ya de niña una banda con amigas y posteriormente se hizo exitosa como solista. Se trata de la historia de Diana Ross y las Supremes, pero también podría ser la de Knowles y Destiny’s Child.
 
Beyoncé es una marca, no sólo en el ámbito de la música y el cine, sino también para perfumes, moda, cosmética y joyas y hasta juegos de video.
 
La persona más importante en su vida es, aún antes de su esposo Jay-Z, Blue Ivy, la niña que nació hace un año. Para ella, sus padres alquilaron todo un piso de un hospital y se ganaron la antipatía de otras mujeres parturientas.
 
En tanto, por otro lado, Knowles publicó las primeras fotografías de su hija en Internet sin restricciones, mientras que muchas otras celebridades venden las fotos de sus hijos por millones.
 
Hasta ahora, la vida de Beyoncé Giselle Knowles va por el carril rápido y por ahí discurre. Las presentaciones ante Obama y en el estadio donde se disputará la Super Bowl son sólo el comienzo del año.
 
En sus planes figura también regresar con de Destiny’s Child. “¡Estoy tan orgullosa de poder anunciar la primera canción propia de Destiny’s Child en ocho años!”, escribió en Internet.
 
El nuevo álbum será lanzado al mercado el 29 de enero, entre las presentaciones ante Obama y el Super Bowl. Sólo hay un tema nuevo: “Nuclear”.

Publicidad